martes, 27 de septiembre de 2011

Güelcom tu Mayami, bievenidos a Miami


Repasando pocos días ha el encomiable “Manual de dialectología hispánica” del gran Manuel Alvar no he podido más que extrañarme ante las aseveraciones que en el mismo hace sobre el estado y el futuro del español en Estados Unidos, tales como “En todas partes el español está siendo eliminado”. Dicha afirmación, por ejemplo, no puede producirme más que extrañeza, aunque es comprensible si tenemos en cuenta que estas palabras se escribieron allá por el lejano y remoto  año en que las Spice Girls iniciaron su efímera dominación del mundo, 1996. Tres lustros después, la mala salud de hierro del castellano no puede ser más óptima al norte del Río Grande. Al menos esa es la sensación que tuvo servidor en su corta pero profunda estancia hará algunos meses en la antaño descubierta por Ponce de León  península de Florida.




Mi primera experiencia, digamos, hispana en territorio estadounidense tuvo lugar poco rato después de haber aterrizado en el aeropuerto de Fort Lauderdale, al ir a recoger el coche que mis amigos y yo habíamos alquilado para recorrer de cabo a rabo, y nunca mejor dicho, el conocido como “Pito de América”. Al escucharnos hablar en cervantina lengua entre nosotros, el empleado del rent-a-car se nos dirigió directamente en un castellano de marcada influencia habanera. Luego de algún que otro intercambio de opiniones, accedimos a contratar un seguro adicional que, según palabras del empleado, nos ahorraría problemas en caso de que la goma (rueda) del carro (coche) “ponchase” (pinchase)- Tiempo después, y tras algunos meses habiendo olvidado la cuestión, descubriría que, por mucho que en la Calle Ocho se “ponchen” las gomas de los carros, los de la calle Felipe IV nº 4 de Madrid, también conocidos como Real Academia Española, no recogen el verbo “ponchar” en su diccionario.- No pude percatarme más acerca de la conversación, puesto que mientras se realizaban los pertinentes trámites, estuve hablando (en inglés) con una señora muy simpática que tuvo a bien recomendarme un lugar para hacer buceo en los Cayos (que luego, obviamente, olvidé), y que, al saber de mi procedencia, me explicó que dos conocidos habían sido víctimas de los amigos de lo ajeno durante sus vacaciones en Barcelona... ¡Oh, la fama de los carteristasbarceloneses allende los mares cual carabela!






Una vez en Miami tuve que rendirme a la evidencia: allí servidor no podría dedicarse al feo vicio (lo sé) que tiene en el extranjero de criticar a diestro y siniestro, y a viva voz, a cuanto ser crea merecedor de cualquier reproche. El castellano era (es) la lengua mayoritaria y oficiosa (aunque no oficial) de aquellas contradas. Aún me sonrojo al recordar un momento en el que me vi impedido de tomarme una fotografía junto a uno de los bellos edificios Art decó que abundan en Ocean Drive, ya que una chica de voluptuosas formas ocupaba el ángulo de visión del objetivo de la cámara; ante tal situación, no pude evitar vociferar: “¡La petarda esta qué oportuna es!”, aunque mi comentario fue aún menos oportuno, puesto que la reprimenda por parte de la diana de mis críticas (o sea, la chica) fue telenovelesca (en español, se entiende). Con la lección aprendida, decidí que por aquellos lares el catalán me sería más práctico para ejercer el deleznable menester de la crítica... Mención aparte merecen mis experiencias en los comercios y restaurantes. Tras unos primeros y vanos intentos en inglés, realicé, cual Shakira o Gloria Estefan, mi particular crossover inverso al español, visto que la mayoría de dependientes/camareros eran hispanos. ¡Vago de mí! ¿O debería decir más bien práctico? Sea como sea, siempre he sido de la creencia de que va casi contra natura (ahora parezco del credo) el que dos individuos hablen entre sí en otro idioma cuando comparten la misma lengua materna... Por cierto, desde aquí aconsejo a todo aquel que se deje caer por Miami que acuda sin dilación alguna al restaurante cubano de galo nombre "Versailles", sito en la Calle Ocho 3555, en el que cada día es domingo de comunión y donde los comensales podrán disfrutar de una suculenta ropa vieja y una variedad infinita de postres tan cubanos como el flan de huevo de toda la vida o una crema catalana que hará las delicias de los paladares más exquisitos. Todo ello en un ambiente cordial que se presta a todo tipo de bromas anticastristas y antichavistas ¡Oído cocina!

Por otro lado, pude comprobar in situ que, dada su consistencia numérica, la comunidad hispanohablante de Estados Unidos cuenta con una amplia y diversificada red de medios de comunicación. Siendo como soy un amante de las ondas catódicas, hago especial hincapié en las dos principales cadenas de televisión en español del país, Telemundo y Univisión. A modo de curiosidad,  viendo Univisión descubrí que la retroalimentación entre programas no es patrimonio exclusivo de Telecinco. El reality show insignia de la cadena, "Nuestra belleza latina" (al cual, por cierto, me enganché) sirve tanto para copar el  prime time como para rellenar durante varias horas tertulias en programas posteriores. En dicho reality, diversas chicas procedentes de la más variada geografía americana conviven en una casa parecida a la de Gran Hermano a la espera de que una de ellas sea elegida, mediante pruebas varias y a través de nominaciones con sus respectivas expulsiones, la belleza latina de la edición en cuestión; todo ello aderezado con altas dosis de chismorreo, malrrollismo y puñaladas traperas entre concursantes, y con alguna que otra prótesis de silicona y rinoplastia más que evidentes. Y si a la concursante de San Bernardino (California), previa delación por parte de la concursante de San Antonio (Tejas), la expulsan por haberse filtrado fotos suyas subidas de tono en "la internet", tras lo cual acaban a "cachetadas" y "jaladas" de pelo a lo Laura Bozzo, ¡no hay problema! Ya tenemos polémica servida y audiencia asegurada en la tertulia del "Despierta América" de la mañana siguiente. Es tal el consumo de productos audiovisuales en español que  patidifuso y ojiplático se quedó servidor cuando vio que en una cadena local de Miami pasaban nuestro "Mujeres y hombres y viceversa" patrio. ¡Rafa Mora lloraría de la emoción al saberse conocido en la Florida! 


En otro orden de cosas, aunque siempre a colación con el tema que nos ocupa, me sorprendió gratamente que en Estados Unidos sectores como el de los publicistas se mostraran más puristas y sensibles de cara al castellano que en la propia madre patria. Prueba de ello es que el eslogan de la publicidad española de McDonald’s en la tierra del Tío Sam no es “I’m lovin’ it” como en España, sino un simple y castizo “Me encanta”.





Mi breve experiencia en Florida dio para mucho. En alguna que otra ocasión me vi en la tesitura de tener que hacer las veces de intérprete de español... a español, dado que mis compañeros de viaje, no demasiado versados en telenovelas (no saben lo que se han perdido...), a menudo no sabían hacerse entender correctamente, debido a diferencias léxicas, normales, por otra parte, en un idioma tan vasto como el castellano. Memorable fue la ocasión en que al ir a reservar una habitación en un motel, la recepcionista nos pidió un pasaporte para tomarnos los datos. Mi amigo respondió que en aquellos momentos tan sólo disponía del "carné de conducir", a lo que la chica respondió "¿mande?", "el carné de conducir...", repitió mi amigo confundido, tras lo cual yo espeté "la licencia de manejar", que la empleada del motel tuvo a bien aceptar una vez supo, gracias a mi aclaración, a qué nos referíamos, dando por zanjado un curioso episodio de variación intralingüística. ¡Benditas telenovelas!



Por otra parte, aproveché mi estancia floridana para hacer realidad uno de esos sueños frustrados que no pude llevar jamás a cabo durante mi no tan tierna infancia, dada la escasez de recursos económicos tanto propios como familiares. Tal anhelo no era otro que el de ir a Disneyworld (¡Qué original por mi parte!). Incluso allí, uno de los bastiones de la cultura gringa, es notable la presencia hispana en forma, principalmente, de "quinceañeras" con sus respectivos séquitos. Para atender las necesidades de tal público, los parques Disney disponen de todo tipo de servicios en español (desde folletos a señalizaciones), así como atracciones audiovisuales y megafonía en versión castellana. ¡Aún se me pone la piel de gallina con ese "Cuiden los niños" que salía a todas horas de los altavoces del parque en un perfecto español neutro, que me recordaba inevitablemente a los doblajes de las antiguas películas de Disney. En este sentido, debo reconocer que siempre he sido de la opinión de que el doblaje mexicano resulta más apropiado para las películas de Disney que el doblaje ibérico, por lo extremadamente meloso y edulcorado del primero en comparación con el segundo, en el cual abundan en demasía modismos propios y exclusivos de la Península. Y es que efectivamente no hay color entre escuchar a una ñoña sirenita Ariel diciendo: “Flounder, ¿dónde te hallas?” que oírla gritar como si de mi prima de Hospitalet se tratara: “Flounder, ¡¿dónde coño estás?!”. La Teletienda, en cambio, siempre me ha inspirado más confianza con ceceo de por medio… Una de cal y otra de arena, ¡oiga!


A modo de reflexión, podría afirmar sin ningún titubeo que, tras unos diez días en suelo yanki, cuando me fui de Florida, lo hice con la sensación de que más que un país anglosajón, dejaba atrás una especie de Gibraltar en el que los monos son cocodrilos. Eso sí, un Gibraltar a lo grande, ¡que para algo hablamos de América! 








3 comentarios:

  1. Como lector aficionado a tu blog que soy (he leído todas y cada una de las entradas, aunque siempre de manera sigilosa), he de decir que esta entrada me ha sorprendido. Siempre sueles tratar los temas desde un punto de vista bastante neutro (como el español de las películas Disney al que haces referencia) y en este texto, de repente, hemos descubierto un poco de ti.

    Enhorabuena por tu blog. Y que nos sigas descubriendo realidades lingüísticas (en muchas ocasiones totalmente ajenas a nosotros) por mucho tiempo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias! En serio, a veces pienso que no lo lee nadie... He decidido que a partir de ahora intercalaré visiones más académicas con otras más personales.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja me hiciste reír varías veces con lo que escribiste aquí, Laura Bozzo jajaja, o traducir del español al español jejeje, cuando conocí a mi primera amigo europeo, que fue un catalán me hablan en español y no entendía muchas palabras, luego comencé a ver series españolas, también en México pasan algunas en televisión abierta, novelas colombianas, series argentinas. Todas estás aprendí muchas palabras chistosas, como pavada en el español argentino o palabras castellanas como carnet, tio o tia.

    Aunque ya hablando del español en EU, conozco muchas personas que han ido o tienen familia allá, y sabes, algunos se van sin saber nada de inglés y regresan con un poco de conocimiento de inglés, por que dicen que en todos lados te hablan español ya, ya no necesitas tanto sobrevivir con el inglés, a excepción de los estados de Nueva Inglaterra, dónde casi no hay influencia de hispanos, pero si de brasileños y portugueses, hay estados donde el portugués es la segunda lengua más hablada después del español, y hasta los anuncios están en esa lengua y del francés en los estados que limitan con Canadá y Luisiana.

    En resumen, yo diría que EU, Canadá y las islas del Caribe están siendo romanizadas, y no solo hispanizadas, por que también el portugués ha aumentado su influencia, en menor medida el francés.

    ResponderEliminar