miércoles, 3 de abril de 2013

María Moliner, una académica sin sillón


El pasado 30 de marzo se cumplieron 113 años del nacimiento de María Moliner. La figura de esta gran mujer nunca ha sido lo suficientemente reivindicada ni valorada, a pesar del inmenso legado como lexicógrafa que dejó tras su fallecimiento en 1981. Su principal obra, el Diccionario de uso del español, sigue siendo 50 años después de su primera publicación en 1966 un referente para periodistas, escritores, estudiantes y, en fin, todo aquel que guste de expresarse correctamente en castellano. 

Represaliada por el régimen fascista debido a su papel activo durante los años de la República en pro del conocimiento y de políticas abiertamente progresistas y de izquierdas, así como ninguneada durante años en su labor como lexicógrafa  por su condición de mujer, la vida de esta aragonesa no fue nunca fácil. "A las cinco de la mañana ya la oíamos teclear la maquina", recordó en una ocasión uno de sus hijos, preguntado por la obra de su madre. María Moliner dedicó nada más y nada menos que quince años a elaborar, siempre desde casa durante unas diez horas diarias y al margen de su trabajo como bibliotecaria, el que es hoy en día para muchos el mejor diccionario de español. La principal diferencia del Diccionario de uso del español (conocido popularmente como "el María Moliner) con el de la RAE radica en el carácter descriptivo del primero, en contraposición al modelo normativo de la obra académica. Donde la Academía prescribía, Moliner iba más allá y describía el uso cotidiano de la lengua, incluyendo además términos que aún no habían sido aceptados por la institución pero cuya utilización en el habla popular era plenamente vigente. 

Es precisamente la relación que guardó con la Real Academia uno de los aspectos que más polémica siempre ha levantado en torno a la vida de María Moliner. La RAE rechazó en su día su candidatura como miembro (o "miembra") de la institución, lo que la habría convertido en la primera mujer académica de la historia. El motivo oficial esgrimido por algunos: su biografía como autora es más bien "escueta". El motivo oficioso apuntado por la mayoría: su condición de mujer era un impedimento en un entorno históricamente machista como el académico de entonces. Tal fue la injusticia que en la necrológica de EL País un día después de su fallecimiento el 22 de enero de 1981 se la describió como "una académica sin sillón". Sea como fuere, su influencia sobre la construcción del lenguaje cotidiano es innegable aún hoy. Sirva la presente entrada, pues, como homenaje por su perseverancia y dedicación en un entorno abiertamente hostil para las mujeres emprendedoras como el de la España franquista, y como ejemplo de esfuerzo en una sociedad a menudo tan carente de éste como la actual.

2 comentarios:

  1. Hace un par de años se publicó una biografía de María Moliner. Por si a alguien le interesa, dejo un enlace donde se puede comprar http://www.casadellibro.com/libro-el-exilio-interior-la-vida-de-maria-moliner/9788475069302/1833020

    ResponderEliminar
  2. Siempre ha sido una mujer que me ha interesado mucho.

    ResponderEliminar