domingo, 23 de febrero de 2014

Personajes olvidados en el callejero

El pasado martes 18 de febrero se publicó en El Periódico de Catalunya una columna de opinión a colación de la reciente campaña iniciada por ciertos colectivos políticos y ciudadanos para que Pepe Rubianes tenga una calle en Barcelona, y con la que servidor no está de acuerdo en cierta medida. He aquí el texto tanto en castellano como en catalán:

Personajes olvidados en el callejero
La campaña iniciada por EL PERIÓDICO para que el nombre de Pepe Rubianes figure en el callejero de Barcelona me ha motivado un incrédulo estupor ya que, si bien es cierto que hizo reír a muchos, a otros tantos no. Aún así, celebro que lleve el nombre del comediante gallego una de esas no plazas que tanto gustan a nuestro ayuntamiento, como las de la Bella Dorita, Raquel Meller o Ildefons Cerdà. Eso sí, no puedo evitar recordar a aquellos barceloneses (tanto de nacimiento o de adopción) que el nomenclátor parece haber condenado al ostracismo: Mary Santpere, una humorista con mayúsculas que debe conformarse con un desapercibido monumento en La Rambla, caído en desgracia y objeto constante del vandalismo de fin de semana; Joan Antoni Samaranch, el principal artífice de nuestros Juegos Olímpicos; el grandioso e irrepetible Salvador Dalí que, a pesar de no ser barcelonés, bien merece una calle en nuestra ciudad por su condición de catalán universal, y tantos otros personajes de tan diversa índole que tampoco figuran en el callejero local como Joan Oró, Xavier Cugat, Alicia de Larrocha o Joan Gili, que a falta de no se sabe muy bien qué criterio, por el momento, deberán esperar a que alguien en el ayuntamiento se acuerde de ellos.

FUENTE: Barcelona, 18/02/2014, El Periódico


Personatges oblidats al nomenclàtor

La campanya iniciada per EL PERIÓDICO perquè el nom de Pepe Rubianes figuri al nomenclàtor de Barcelona m'ha motivat un incrèdul estupor ja que, si bé és cert que va fer riure a molts, a uns altres no tant. Tot i així, celebro que porti el nom del comediant gallec una d'aquestes no-places que tant agraden al nostre ajuntament, com les de la Bella Dorita, Raquel Meller o Ildefons Cerdà. Això sí, no puc evitar recordar els barcelonins (tant de naixement com d'adopció) que el nomenclàtor sembla haver condemnat a l'ostracisme: Mary Santpere, una humorista amb majúscules que s'ha de conformar amb un desapercebut monument a la Rambla, caigut en desgràcia i objecte constant del vandalisme de cap de setmana; Joan Antoni Samaranch, el principal artífex dels nostres Jocs Olímpics; el grandiós i irrepetible Salvador Dalí que, malgrat no ser barceloní, bé es mereix un carrer a la nostra ciutat per la seva condició de català universal, i tants altres personatges de tan diversa índole que tampoc figuren al nomenclàtor local com Joan Oró, Xavier Cugat, Alicia de Larrocha o Joan Gili, que a falta de no se sap molt bé quin criteri, de moment, hauran d'esperar que algú a l'ajuntament se n'enrecordi.

FONT: Barcelona, 18/02/2014, El Periódico

1 comentario:

  1. Nuevo artículo de opinión de Antonio Tena Corredera publicado en La Vanguardia digital sobre El Castillo de Montjuïc:

    Entrada de pago en el Castillo de Montjuïc

    En 2007 Zapatero y Hereu anunciaron a bombo y platillo que, tras años de demandas infructuosas por parte de las instituciones locales, finalmente el Castillo de Montjuic, otrora escenario de funestos acontecimientos para la historia barcelonesa, retornaba a la ciudad. Si durante años se nos dijo que el recinto del castillo albergaría un denominado “centro por la paz” en memoria de todos los que allí sufrieron y perecieron, resulta que ahora el alcalde Trias ha decidido de nuevo desposeer a la ciudad de tan importante lugar para hacer de él la nueva turistada de pago, siguiendo la estela del Park Güell, vilmente arrebatado a los barceloneses hace algunos meses.

    Parece ser que al alcalde y su equipo, tan preocupados supuestamente por la reparación histórica, poco les pesa la memoria de personalidades como Francesc Ferrer i Guardia, Lluís Companys o José Rizal, por no hablar de todos los anónimos que pasaron por la fortaleza, algunos de ellos para no salir nunca más con vida. Lo importante es hacer del parque temático en que se ha convertido Barcelona un engranaje perfecto para seguir haciendo dinero. ¿Cuál será el siguiente lugar emblemático en sucumbir a dicha tendencia? A esperar tocan.

    Leer más: http://www.lavanguardia.com/participacion/cartas/20140226/54401761830/entrada-pago-castillo-de-montjuic.html#ixzz2uphh5ZkU
    Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

    ResponderEliminar