Ir al contenido principal

Eurovisión 2019: otro batacazo para España ¿Hay solución?

Una vez pasada la resaca poseurovisiva, ya va siendo hora de hacer balance de lo sucedido este año en el festival de Eurovisión. Tal y como viene siendo la tónica habitual de los últimos años, el representante español de este año, Miki, tampoco consiguió colarse entre los primeros clasificados. Su canción, "La venda", se alzó con el 22º puesto con un total de 54 puntos, de los cuales 53 provinieron del televoto (un nada desdeñable 14º puesto) y tan solo 1 punto por parte del jurado profesional (un sonrojante 25º puesto de un total de 26 países). Los 6 puntos otorgados en un principio por el jurado bielorruso finalmente fueron eliminados debido a una todavía agria polémica fruto de la descalificación de los miembros del jurado de aquel país por publicar sus resultados antes de tiempo.

La última vez que España (o más bien TVE) consiguió entrar en el TOP10 de Eurovisión fue en 2014 con el décimo puesto conseguido por Ruth Lorenzo, puesto que también había repetido dos años antes Pastora Soler en Bakú (Azerbaiyán). Para rememorar un TOP5 por parte de algún representante español, es necesario remontarse hasta nada más y nada menos que 1995, cuando la mítica (y olvidada) Anabel Conde se alzó con un segundo puesto. En total, entre ese año y el que nos ocupa (es decir, 24 años), TVE ha conseguido estar entre los 10 primeros clasificados del certamen musical europeo en tan solo 8 ocasiones: 1995, 1997, 2001, 2002, 2003, 2004, 2012 y 2014. 

Toñi Prieto y Manel NavarroEs obvio que, más allá de las típicas excusas de que en Eurovisión todo es política, algo no se está haciendo bien por parte de TVE. Son muchos los eurofans que llevan años señalando a quien tachan de la máxima culpable de la deshonra española en Eurovisión. Se trata ni más ni menos que de Toñi Prieto, la responsable de entretenimiento de la cadena pública y, a la postre, la encargada última de sentar las bases para la selección del representante y el tema españoles para el concurso musical. Lo cierto es que el currículum de la susodicha, en lo que al festival respecta, cuenta con más sombras que luces y que, si por algo es conocida entre los seguidores españoles de Eurovisión, es por su nula capacidad de autocrítica a la hora de evaluar los pésimos resultados y por escurrir siempre el bulto. Visto lo visto, quizás sería hora de confiar la tarea eurovisiva a algún talento más actualizado dentro de la plantilla de TVE y dejar a Prieto, que lleva en el ente público desde 1977, para otros menesteres. El festival ha cambiado muchísimo en los últimos 15 años. Obviamente hoy en día Eurovisión se halla más cerca de superproducciones televisivas de la talla de los premios MTV que de las trasnochadas galas de Jose Luis Moreno, de quien Toñi es precisamente íntima amiga y principal valedora. Sea como fuere, la actual responsable de entretenimiento de TVE ha demostrado con creces no haber entendido el progresivo pero drástico cambio de Eurovisión en los últimos lustros, por lo que su desvinculación del mismo podría resultar un revulsivo de cara a mejores resultados.

Por otra parte, nos encontramos ante la preocupante devaluación de la marca Eurovisión entre los artistas españoles. Mientras que el festival aun cuenta con el favor del público (a los índices de audiencia me remito), la mayoría de cantantes profesionales españoles descarta cualquier tipo de participación en el certamen musical por considerarlo más una desgracia que una ventaja en su carrera. Es más, son muchos los que se refieren al concurso musical con sorna e incluso desprecio. Lejos quedan los tiempo de Pasaporte a Dublín, la mítica preselección eurovisiva que TVE organizó en 1970 y que contaba entre sus filas con candidatos de la talla de Nino Bravo, Rocío Jurado, Karina o Junior. Algo similar, pero acorde a los tiempos que corren, sería hoy por hoy del todo impensable en España. Una vez más, TVE vuelve a ser la culpable por no cuidar un producto tan preciado como Eurovisión por el que cualquiera de las cadenas privadas de nuestro país mataría. 

Mientras que en otros países como Suecia o Italia cuentan con programas de reconocido prestigio como el Melodifestivalen o el mismísimo Festival de Sanremo a modo de preselección nacional, en España nos tenemos que conformar con galas noventeras más bien propias de Noche de Fiesta, copadas de cantantes venidos a menos o totalmente desconocidos, o tirar de concursante del talent show de turno que aun no cuenta con las tablas suficientes como para subirse a un escenario como el de Eurovisión con un público potencial de más de 200 millones de espectadores. Así las cosas, lo más sensato sería que por ahora TVE volviera a optar por una preselección interna (conocida informalmente como "dedazo") en la que se eligiera a algún cantante o grupo con una trayectoria medianamente conocida y estable. Eso sí, sería primordial que el artista y la canción se escogieran de manera conjunta y no por separado, tal y como históricamente ha ocurrido con Operación Triunfo, lo que ha dado lugar a casos como el de Beth en 2003, a quien no le gustaba Dime, o más recientemente el de María Villar que, además de aborrecer Eurovisión, tampoco era muy fan del tema que se le asignó, Muérdeme.

Mahmood, Eurovision 2017, ItaliaEn cuanto al idioma, se ha demostrado que cantar en inglés no es siempre sinónimo de éxito. O si no, que se lo pregunten a Barei... Soy de la opinión de que un tema puede ganar u obtener un buen puesto, independientemente del idioma en el que se cante. La cuestión es que guste tanto al jurado como al público. La victoria de Salvador Sobral en 2017 con Amar pelos dois o el impecable palmarés de Italia desde su retorno en 2011 cantando (por lo general) íntegramente en italiano son prueba de ello.

Comentarios

Quizás también te pueda interesar...

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma. su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

“Catalunya, capital Girona”

El president vicario de la Generalitat, Quim Torra, ha afirmado hoy en un acto de campaña de JxCat (la antigua Convergència) que, a su parecer, Gerona (o Girona, como gusten) ha asumido la capitalidad de Cataluña en detrimento de Barcelona, que ha preferido abdicar como tal. Nos encontramos en periodo electoral y lo cierto es que los políticos buscan el titular fácil. Sin embargo, las palabras de Torra no son peccata minuta; no tanto por la afirmación en sí, que resulta de lo más peregrina, sino por lo que se deduce de la misma. Es de sobras conocido el recelo (y, por qué no decirlo, el desprecio) que históricamente el mundo convergente ha sentido hacia Barcelona y su área metropolitana. 
En el imaginario convergente la Ciudad Condal representa el mestizaje, lo charnego; esa ciudad poblada por els altres catalans de Francesc Candel y cuya esencia Pérez Andújar ha sabido captar a la perfección en sus muchos escritos, para disgusto de Toni Albà . En contraposición, Girona es la quintae…

Los tres "idiomas" de Bosnia-Herzegovina

Lingüísticamente hablando, como practicamente en todas los aspectos, Bosnia-Herzegovina se encuentra hoy dividida. Sin embargo, la fragmentación lingüística es solamente simbólica. Hasta la desintegración de Yugoslavia a principios de los 90, el serbocroata era una lengua estandarizada con dos variantes (la occidental o croata, y la oriental o serbia) y dos variedades (la hablada en Bosnia-Herzegovina y la hablada en Montenegro). Las variantes contienen muchas palabras exclusivas e inexistentes en la otra, mientras que las variedades toman elementos de ambas variantes. El serbocroata seguramente se habría dividido en croata y serbio mucho antes si no hubiera sido por la situación multiétnica de Bosnia-Herzegovina. La tesis de "una nación, un idioma" no funcionaba en Bosnia ya que los miembros de todas las naciones hablaban la misma variedad de la lengua bosnia. Nadie podía distinguir a un serbobosnio de un bosnio musulmán o croata tan sólo por su manera de hablar. La lengua …