Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2012

Los últimos (hispanohablantes) de Filipinas

Hace algunos meses, me propuse la quijotesca empresa de localizar, internet mediante, hispanohablantes filipinos. En un principio, la tarea se presentó ardua y poco fructífera. El español era para la mayoría de filipinos con los que fui a dar un idioma extraño del que a duras penas conocían palabras sueltas como "gracias" o "señor". Sin embargo, poco a poco me fui topando con algunos isleños que hablaban en mayor o menor medida el idioma castellano. A pesar de ello, en la mayoría de casos, habían aprendido a hablarlo por iniciativa propia (ya fuera en la universidad o en el Instituto Cervantes), y nunca por transmisión familiar. Llegué a plantearme que el español como "idioma materno" en Filipinas estaba prácticamente extinguido. Hasta que, casualidades de la vida, fui a dar con R. Jiménez, un chico oriundo del sur de Luzón pero empleado en una multinacional con sede en Manila, descendiente directo de una familia hispanofilipina. Un auténtica rara avis, …

El brasileño, ¿la última flor del Lacio?

Paseando hace unas semanas con un buen amigo por el malecón de Ipanema, inesperadamente nos vimos rodeados por unos meninos da rua que para nuestra fortuna no querían de nosotros más que falar um pouco em inglês. Sin embargo, mayúscula fue la sorpresa de la cuadrilla cuando vieron que tanto mi amigo como yo, dois estrangeiros, les respondíamos en portugués. "Vocês falam brasileiro?", vociferaron. A lo que les respondimos que sí, que hablábamos portugués. "Mas falam brasileiro?", continuaron insistiendo. Fue llegados a este punto cuando servidor empezó a cavilar... Quizás era el poco grado de instrucción de los meninos lo que los llevaba a pensar que el portugués y el brasileño son lenguas distintas, o quizás aquello era el reflejo del sentir general de un país tan inmenso como Brasil. ¿Acaso yo le estaba dando demasiada trascendencia a una denominación meramente popular como la de "brasileiro"? Sea como fuere, aquel episodio con los niños fue el único pal…