Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2011

De teléfonos puteros y coches pajilleros...

Observo con estupor estos días durante los cortes publicitarios de la televisión que la compañía finlandesa Nokia vuelve a la carga, tras algunos años alicaída comercialmente hablando, con un nuevo smartphone bajo el sugerente nombre de Lumia 800. En un principio, al ser conocedor de la "buena" nueva, un mar de  dudas primigenias me asoló: ¿lanzaba Nokia un teléfono exclusivo para señoritas que fuman y te hablan de tú? ¿Se refería el 800 a la tarifa? De ser así, ¿era en euros? ¿quizás en dolares? Sin embargo, luego de varias elucubraciones, deduje que seguramente se debía de tratar de un error y que los directivos  no habían caído en la cuenta del significado de tal vocablo en castellano. Desgraciadamente, y a pesar de negarme a ver lo obvio, a los pocos días leí en alguna revista de high-tech que desde Nokia eran muy conscientes de la carga semántica de la palabra "lumia" en cervantina lengua; aún así no tenían ni la más mínima intención de cambiar el nombre para…

Primer aniversario

Por estas fechas hace más o menos un año empezó a gestarse este proyecto que, por inspiración súbita, acabó llamándose Divagaciones Babélicas. En este primer año de vida, y echando la vista atrás, puedo afirmar sin titubeo alguno que el blog ha supuesto para mí un motivo de satisfacción y júbilo, con pequeños grandes éxitos como su mención en diarios tan importantes como La Vanguardia o en revistas filológicas como Revista Filipina
He de reconocer que durante algunos meses el ritmo de la bitácora decayó por diferentes motivos que ahora no vienen a colación. Sin embargo, las últimas semanas han visto renacer el sitio, dando también cabida a contenidos más livianos pero relacionados con la lingüística, aunque siempre desde una óptica lo más profesional posible. Dada la buena acogida a este tipo de temática, he decidido que en los próximos meses se seguirán intercalando artículos más académicos con otros más bien satíricos. Asimismo, y siguiendo la estela de entradas como Sexoglosia o…

Del tuteo y el moderneo...

En estos tiempos de modernidad de salón, parece ser que la cortesía que otorga el usted no encuentra su lugar en el discurso del vulgo. Imperan, en cambio, el colegueo y el amiguismo, la malentendida cercanía del tuteo y la falsa progresía de una sociedad cada vez más deshumanizada presa de complejos y prejuicios. Es tal el delirio colectivo que hoy en día se nos tutea en todas partes: en tierra y aire, en la calle, por teléfono, en televisión... El usted, por lo visto, queda muy antiguo y es más bien propio de otras épocas en blanco y negro.

Todo ello no es sino síntoma de la incapacidad cada vez más frecuente y generalizada de saber cambiar de registro según el interlocutor que se tiene delante y la circunstancia ante la que uno se encuentra, y del empeño por parte del maniqueísmo progre, quizás sabedor de su paupérrimo nivel lingüístico, de elevar el registro vulgar y/o familiar a la categoría de único válido. Dicha situación tal vez se deba al endémico problema de la educación en E…