Ir al contenido principal

Del tuteo y el moderneo...


En estos tiempos de modernidad de salón, parece ser que la cortesía que otorga el usted no encuentra su lugar en el discurso del vulgo. Imperan, en cambio, el colegueo y el amiguismo, la malentendida cercanía del tuteo y la falsa progresía de una sociedad cada vez más deshumanizada presa de complejos y prejuicios. Es tal el delirio colectivo que hoy en día se nos tutea en todas partes: en tierra y aire, en la calle, por teléfono, en televisión... El usted, por lo visto, queda muy antiguo y es más bien propio de otras épocas en blanco y negro.

Según un estudio de la Universidad de Murcia, de 211 anuncios analizados
un 63% usaron el tú, mientras que un 37% optó por el usted
Todo ello no es sino síntoma de la incapacidad cada vez más frecuente y generalizada de saber cambiar de registro según el interlocutor que se tiene delante y la circunstancia ante la que uno se encuentra, y del empeño por parte del maniqueísmo progre, quizás sabedor de su paupérrimo nivel lingüístico, de elevar el registro vulgar y/o familiar a la categoría de único válido. Dicha situación tal vez se deba al endémico problema de la educación en España, basada en gran parte en el buenismo, o acaso la causa radique en cuestiones meramente sociales o en una simple moda pasajera (que demasiado estaría durando...). Sea como fuere, lo cierto es que cada vez menos gente tiene interiorizada la adecuación lingüística al contexto, haciendo que la deshumanización del lenguaje, disfrazada siempre de fingida modernidad, campe a sus anchas en amplios sectores de la sociedad española. De hecho, hoy en día no resulta extraño toparse con individuos esclavos del tuteo que a duras penas saben conjugar las formas verbales propias del usted. Los hay también quienes confunden el respeto con la edad. “No me tutees, que aún soy joven”, dirán ofendidos; desconocedores, seguramente, de que el ustedeo a uno no lo hace viejo, sino que es una prueba de igualdad y de respeto entre hablantes, a diferencia del tuteo cuyo uso excesivo, según el contexto,  puede resultar incluso agresivo y forzado. 

Señores, el tutear a todas horas ni es más guay, ni más joven, ni más moderno, sino que supone un empobrecimiento progresivo del lenguaje y de la capacidad de adaptación del hablante a un contexto más o menos formal. Aunque si de ser formal se trata, qué se puede esperar de un país cuyos iconos parecen ser aquellos que hacen del barriobajerismo y la ordinariez su modus vivendi... Y es que así nos luce el pelo.



¿Me entiendes?



Comentarios

  1. Aunque el blog me parece muy interesante y ameno, me gustaría dar mi opinión al respecto. No creo que el tutear más a menudo se deba a que la gente no sabe adaptarse a los contextos donde se requeriría, lo que realmente ha de estar sucediendo es que ya, afortunadamente, no hay abismos entre clases sociales y esa homogeneización de las clases tiene su reflejo en el uso que se hace de la lengua. Como sabrás, en las sociedades fuertemente estratificadas socialmente, cada capa social tiene llamativas diferencias con las demás y cuando estas capas interactúan también hay códigos bien diferenciados para cada una, en función del poder y la desigualdad.
    Creo que las élites conocedoras de la lengua culta tendemos en no pocas ocasiones a despreciar el uso que hace la gente menos educada, pero: no hemos de olvidar que las fórmulas y palabras que emplean son las que a ellos en SU realidad les son más útiles y expresivas y, de hecho, con matices que los hablantes de élite ni podríamos entender.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Quizás también te pueda interesar...

Catalunya, capital Girona

El president vicario de la Generalitat, Quim Torra, ha afirmado hoy en un acto de campaña de JxCat (la antigua Convergència) que, a su parecer, Gerona (o Girona, como gusten) ha asumido la capitalidad de Cataluña en detrimento de Barcelona, que ha preferido abdicar como tal. Nos encontramos en periodo electoral y lo cierto es que los políticos buscan el titular fácil. Sin embargo, las palabras de Torra no son peccata minuta; no tanto por la afirmación en sí, que resulta de lo más peregrina, sino por lo que se deduce de la misma. Es de sobras conocido el recelo (y, por qué no decirlo, el desprecio) que históricamente el mundo convergente ha sentido hacia Barcelona y su área metropolitana. 
En el imaginario convergente la Ciudad Condal representa el mestizaje, lo charnego; esa ciudad poblada por els altres catalans de Francesc Candel y cuya esencia Pérez Andújar ha sabido captar a la perfección en sus muchos escritos, para disgusto de Toni Albà . En contraposición, Girona es la quintae…

"Allévoy": la desastrosa localización de Final Fantasy VII

Allá por 1997 llegó al mercado español un videojuego que habría de hacer historia. El videojuego en cuestión, Final Fantasy VII, supuso en efecto un antes y un después en varios aspectos: fue la aceptación definitiva por parte del gamer español (y occidental, en general) de un género como el juego de rol japonés (JRPG), hasta entonces con una cuota de mercado más bien reducida; para Sony significó el espaldarazo definitivo para su recién nacida Playstation, que veía consolidado su catálogo con un videojuego que el devenir convertiría en obra de culto; y para los traductores sentó un precedente en la aún incipiente localización de videojuegos. Y no precisamente en el buen sentido... A día de hoy, no hay gamer español que se precie de ser llamado tal al que no le suene el "allévoy" de Cloud, el protagonista del juego en cuestión. Y es que, por si algún lector despistado aún no se ha percatado, la localización al español de la obra de Squaresoft se convirtió en un ejemplo de có…

¡Camaradas! Tres libros y dos cómics para conocer Corea del Norte

Corea del Norte es, sin duda, uno de los estados más herméticos del mundo. Quizás sea por ello que despierte tanto interés y fascinación entre la gente. El último vestigio de la Guerra Fría, que con el paso de las décadas ha pasado a convertirse en la primera y única monarquía comunista del mundo, resulta un lugar del todo inaccesible para el común de los mortales, a no ser que uno esté dispuesto a desembolsar una cifra de dinero nada desdeñable a alguna de las agencias de viajes especializadas en realizar tours por el país o que nos encontramos ante el mismísimo Alejandro Cao de Benós, unico occidental que, por lo visto, entra y sale del país asiático como Pedro por su casa...  El resto de la humanidad se tiene que conformar con las noticias que de vez en cuando nutren los medios de comunicación y que contribuyen a perpetuar la imagen de régimen cuando menos sui generis: la última y surrealista purga dentro de las élites norcoreanas; el lanzamiento de un misil balístico intercontinen…