martes, 25 de septiembre de 2012

El español como medio de exaltación nacionalista

Según los últimos estudios el castellano es hoy día el segundo idioma del mundo con más hablantes nativos, sólo por detrás del chino mandarín y justo por delante del todopoderoso inglés. La lengua de Cervantes es el idioma oficial u oficioso de 21 países repartidos entre América, Europa y África, amén de ser hablado por una significante parte de la población en lugares como Estados Unidos, Andorra, Belice o Gibraltar. Por este motivo, se puede considerar al español uno de los grandes idiomas de comunicación del siglo XXI junto al inglés o el francés. Sin embargo, a lo largo de la historia el castellano no siempre ha desempeñado únicamente esta misión comunicativa; también ha sido, aunque algunos quieran negarlo, idioma de represión o, como en el caso que hoy nos ocupa, un medio de exaltación nacionalista frente a lo "extranjero", especialmente en los lugares, digamos, más "exóticos" de la Hispanoesfera: Filipinas, Guinea Ecuatorial y el Sahara Occidental.


En el caso, verbigracia, de Filipinas, ha pesado a lo largo de siglo XX sobre el castellano una fuerte carga ideológica, ya sea en un sentido u otro. Tras la salida de España del archipiélago asiático en 1898, entre ciertos sectores intelectuales y políticos el idioma de los kastilas fue considerado (y aún lo sigue siendo) algo inherente a la filipinidad y un factor clave de diferenciación ante el nuevo poder colonial, el estadounidense. Así lo afirma Beatriz Álvarez Tardillo al referirse a la literatura filipina en español  en la edición crítica  publicada por el Instituto Cervantes de la obra de la escritora filipina Adelina Gurrea Los cuentos de Juana: "en este caso empezar a escribir en una lengua determinada conllevaba una postura política y social. Su literatura (del español) se vio politizada desde el momento mismo de su concepción, puesto que escribir unos versos en español (...) implicaba para algunos una opción por el pasado colonial, para otros una lucha contra el imperialismo americano". De igual modo, la experta en literatura hispanofilipina afirma que "después de la segunda guerra mundial y desde la proclamación de la República Filipina en 1946, el "hispanismo" se convirtió en una pose y fue identificado como una postura elitista que enfrentó a intelectuales. Durante la administración de Estados Unidos, las acciones del gobierno fueron encaminadas a hacer pensar que Filipinas necesitaba una lengua unificadora, y ésa había de ser el ingles.(...) Asimismo, el español fue asociado con lo reaccionario." Por otra parte, apostilla que paradójicamente "las condiciones políticas bajo el gobierno estadounidense trajeron consigo un aumento de la libertad de expresión que supuso la fundación de numerosos periódicos y revistas. Esto se tradujo en un gran desarrollo de la producción literaria, tanto en las lenguas vernáculas como en español y en inglés."

En parecidos términos parece referirse el profesor de la Universidad Normal de Filipinas, Isaac Donoso Jiménez, en el estudio introductorio de la mítica novela del escritor filipino Los pájaros de fuego publicada también por el Instituto Cervantes: "Desatada la Revolución filipina y obtenida la independencia política en 1898, la literatura se habrá constituido en pieza clave para crear y manifestar un ideario nacionalista filipino. Es así cómo la literatura filipina escrita en español pasa a ser expresión de la más genuina identidad y, con la invasión estadounidense, arma de denuncia político-cultural." Lamentablemente el que lea estas líneas será  seguramente conocedor de la suerte que ha corrido el castellano en la Perla del Oriente, donde actualmente tan sólo el 3% de la población lo tiene como idioma materno según el estudio del académico Antonio Quilis. La imposición del inglés como idioma vehicular en la educación durante la ocupación estadounidense, la propagación de la leyenda negra española o la destrucción de los barrios hispanófonos de Manila en 1945 han sido hechos cruciales para que ello sea así. Aún y así, existen todavía personalidades en el país asiático como Guillermo Gómez Rivera o Edmundo Farolán defensoras de la filipinidad hispana. 

Soy un bardo indo-hispano. En mi pecho cristiano
mi corazón es vaso donde mezclada está
la sangre de Legazpi, el capitán hispano,
con la sangre tagala de la hija del Rajá.
Con el talón hundido en olas y en espumas,
esperé sobre el mar el galeón español,
y España, al encontrarme, besó las áureas plumas
que en mi frente temblaban como rayos de sol.
Era hermosa, era buena, era plena de amores;
puse a sus pies mis lanzas, mis espigas, mis flores;
le di mi corazón salvaje y oriental;
y desde entonces va en mi pecho desnudo
sirviéndome de férreo y de glorioso escudo
con su idioma divino y su sangre inmortal.

Mi casa de Nipa, Jesús Balmori, Manila, 1941




El caso de Guinea Ecuatorial presenta similitudes con Filipinas, ya que durante años el español fue la lengua de la resistencia y de la oposición política. Tal y como indica Gloria Nistal Rosique en El caso del español en Guinea Ecuatorial, "inmediatamente después de la independencia, con la llegada de la dictadura de Macías, el español fue perseguido, aunque siguió siendo la lengua utilizada para dictar las leyes y en las relaciones internacionales. Por otra parte, era la única lengua escrita, dado que las lenguas vernáculas son  fundamentalmente ágrafas o de tradición oral. En el periodo de once años que va desde 1968 a 1979, se produjo un enorme daño, no sólo a la lengua española sino a todo el sistema educativo nacional (...). A partir del golpe de libertad del actual presidente Obiang Nguema en 1979, se normalizaron la educación primaria y secundaria y el uso del español, para culminar en 1982 con el reconocimiento constitucional de la oficialidad de la lengua española". Hoy en día la actitud del régimen de Obiang hacia el español es, cuando menos, ambigua; por una parte, el gobierno de aquel país presume de la condición singular y única de Guinea Ecuatorial como país hispanohablante en el contexto subsahariano, haciéndose valer para que el castellano sea una de las lenguas oficiales de la Unión Africana e incluso iniciando trámites para que se instituya una Academia ecuatoguineana de la lengua  a imagen y semejanza de las ya existentes en España, Filipinas y los países iberoamericanos. Por otra parte, sin embargo, no duda en oficializar a nivel nacional y constitucional el francés y el portugués por "motivos comerciales y económicos", amén de avivar de vez en cuando, tal y como ya hiciera el régimen de Macías, en el pueblo llano el odio hacia lo español por su carácter colonial. Las clases pudientes, claro está, se educan en español, mientras que aquellas con menos recursos viven en un limbo de semianalfabetismo propiciado por las propias instituciones. Ante tal situación, los únicos valedores del hispanismo en aquellos lares parecen ser las instituciones culturales españolas, apoyadas por el exilio guineano. Todo esto lo hace constar el intelectual ecuatoguineano Justo Bolekia Boleká en el Anuario 2005 del Instituto Cervantes: "El estado del español en Guinea Ecuatorial es pésimo, habida cuenta de que las instituciones públicas no promueven su conocimiento y mantenimiento regular y correcto. Es como si se tratara, de manera subrepticia, de acelerar su deterioro para que el francés se convierta en una lengua soberana de uso cotidiano. El sustrato demográfico con el que se justifica plenamente el español es todavía sólido y no acepta, por un decreto presidencial, la desaparición de esta lengua ya bicentenaria (1778-2004) en este país llamado Guinea Ecuatorial (...). El futuro del español en Guinea Ecuatorial, al margen de lo que puedan decir las autoridades del país, corre un serio peligro." Por si a algún lector inocente le cupiera aún algún tipo de duda, conviene aclarar que, por opiniones como esta, Bolekia es a los ojos del régimen de Obiang un paria y persona non grata en el país africano. 


¡Oh! Guinea, patría mía,
hoy gimes y lloras de dolor,
a voz en grito clamas
y lloras tu esclavitud;
en tus hijos buscas tu Libertad,
pero... éstos ¿dónde están?
(...)
¡Oh! Guinea errante,
Guinea del exilio, ¿dónde estás
y que haces para a tu madre salvar?
Lloras tu soledad y orfandad,
impasible y sordo
de espaldas vives al llanto y el dolor,
de aquélla que el ser te dio,
aislados hermanos a hermanos
buscas su Libertad,
pero juntos. ¡Oh! Guinea errante,
¿qué haces para a tu madre salvar?

¡Oh! Guinea errante,
Guinea del exilio, ¿dónde estás?

¿Dónde estás, Guinea?, Juan Balboa Boneke, Palma de Mallorca, 1978



El caso del Sahara Occidental es el más desconocido, quizás debido a la actitud de los diferentes gobiernos españoles que, indistintamente de su color político, se han desentendido de la cuestión saharaui, seguramente para no enojar demasiado al vecino marroquí. Pese a ello, parece ser que la situación del español en la antigua colonia es asaz óptima, tal y como recogen Bahia Mahmud Awah y Conchi Moya en la obra El porvenir del español en el Sahara Occidental: "A pesar de la política oficial de los gobiernos españoles de abandono frente a su ex colonia, el español como segunda lengua hablada en el Sahara se impone y constituye una realidad ineludible." Asimismo, a diferencia de la Filipinas de la posguerra o la Guinea de Macías, en que el castellano fue estigmatizado por los estamentos de poder, las autoras resaltan que "en la actualidad el español, a pesar de ser la herencia del antiguo poder colonial, es para los saharauis una lengua de gran importancia y prestigio. Desde el abandono español y el estallido del conflicto los saharauis tendieron un puente a través de ese legado con Latinoamérica y los pueblos de España". Sea como sea, nos encontramos un caso más en que el castellano pasa a ser una lengua de la resistencia y de identificación nacional frente a lo externo, en este caso el ocupante marroquí: "El español en el Sahara desempeña el papel de una lengua de resistencia ante la globalización y frente a la imposición francófona a la que les arrastra Marruecos, con la estrategia de diluir a los saharauis en una sociedad árabo-francófona para con ello borrar las huellas de la historia y su peculiar identidad, la de una sociedad hispano-árabe. La construcción de un mundo diferente que tiende indestructibles puentes a base de la lengua española y la historia común con dos continentes, es y seguirá siendo un referente esencial a velar y defender para la sociedad saharaui."



Me gusta verte desnuda como el sol
y tu calor me calcina
en un amor escondido.
Siembra en mi corazón
con tus valles la esperanza (...)
Vastos terrenos señalas
en una nube que recoge la arena.
la vieja leyenda no acaba
aunque persista la guerra.
Te abrazaremos con valor
en los días de tristeza,
desolación y muerte.
Imploren al fin tus enemigos
y admiren mi decisión
toda la vida y en cada
instante de historia severa
en senos de mujer amarga.
Aunque persista la guerra,
¡persistirás, Sahara!
¡pueblo mío, vencerás!



La amazona, Hadaya Daifal-la, 1990


A modo de conclusión en lo que al contexto hispanoafricano respecta, las autoras sentencian lo siguiente: "Hoy encontramos el porvenir de la lengua española en el mundo como indestructible puente de entendimiento a través del cual estas culturas estarán unidas desde Latinoamérica hasta los confines occidentes del continente africano, y en especial los espacios del Sahara Occidental y Guinea Ecuatorial, dos peculiaridades que están amenazadas por la real politik de la francofonía practicada por Marruecos en la parte que ocupa del Sahara y el plan llevado a cabo en Guinea Ecuatorial por Francia y el régimen de Obiang."




ARTÍCULOS RELACIONADOS: 

6 comentarios:

  1. y cataluña ???????????????????
    y el pais basco??????????????
    no tiene derecho a ?????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso que efectivamente haya gente en Filipinas que vinculen el español con la colonia.
      Digo que es curioso cuando Estados Unidos engaña a los líderes independentistas, se hace con la colonia (que para que España no reclame en un futuro, se la compra una vez vencida), y que ante la oposición del pueblo filipino Estados Unidos hace una guerra de exterminio en la que muere uno de cada diez filipinos.
      Además el español es la lengua de las élites, que o bien son de Manila, bien son mestizas, bien simplemente es la lengua dominante. En un país con un montón de lenguas, el español, lengua común, es la lengua que efectivamente se impone tras la revolución tagala tras haberlo sopesado racionalmente.
      Tal vez sea cierto eso de que las viejas generaciones, seducidas por el "amigo americano" "liberador" en la 2ª Guerra Mundial, y pensando que hablando su lengua o bebiendo su cocacola, iban a ser igual de ricos como él (y altos y de ojos azules)

      Después de varias generaciones independientes, ¿dónde queda el sueño de progreso e ilustración de los líderes independentistas? ¿qué ha pasado con la democracia? ¿cómo es posible que siendo Filipinas el país con la mayor renta per capita de Asia al comenzar su vida independiente, sea hoy el más pobre, quitando Corea del Norte? ¿por qué hay tanta pobreza y tantas pocas oportunidades?

      También es curioso que siendo el español la lengua de Manila, es decir la lengua materna de todos los manileños, se la haya extirpado primero y luego se la haya declarado extranjera,elitista y colonial. (es decir la lengua de los filipinos vencidos que hay que civilizar en la cultura estadounidense)

      Para mi, las imágenes que me hablan del nivel cultural filipino durante la colonia son dos fotos antiguas que andan por la red:
      la primera es un grupo de filipinos aprendiendo a tocar el piano en un patio cubierto de los jesuitas.
      La segunda es una foto del observatorio de Manila (también de los jesuitas catalanes)
      Alguien dirá que el "pueblo", no tiene esos lujos ni tiene ese nivel de vida.
      Pero es que las élites, que son las que arrastran el país hacen eso, una cosa que no es necesaria para ganarse la vida, pero que fomenta la belleza, el arte, la auto disciplina y la inteligencia.
      Tampoco es necesario para un país un observatorio astronómico. Y por eso mismo es una muestra del grado de civilización de un país.
      Porque básicamente la cultura es eso, no es ganar dinero.

      Eliminar
    2. Dejemos la matraca de que se impone la lengua común porque es común. No, se impone porque es de las élites, y si no hablas nuestra lengua pues te jodes. Las élites pasaron a hablar inglés y tagalo y se impuso el inglés y el tagalo después del español. Fin de la historia.

      Eliminar
  2. sí, ¿por qué no? Por cierto, vasco es con v...

    ResponderEliminar
  3. Me pareció bien lo que has mencionado de que Vasco es con V no con B jejeje. Bueno ya hablando del artículo, pues diría que es cierto lo que dices al dar al español sus antiguas colonias un símbolo de reconocimiento e identidad y al mismo tiempo ser una causa de represión en el pasado y diría que también en el presente.

    Conozco a dos Filipinos y me hablan en español, jejeje los encontré por casualidad y se sienten ligados a su pasado, pero incluso ellos me han dicho que la misma gente no aprende mucho español, sino más que eso, me han dicho que los chinos están hablando y aprendiendo nuestro idioma que los mismos filipinos. Aunque también me han contado que se siente como en familia cuando hablan con otros latinoamericanos, más con los mexicanos por que tenemos muchas cosas en común, todo por que en el pasado Filipinas era administrada no por España, sino por el Virreinato de Nueva España (México), y cada año antes de que México dejará de ser una colonia española (y durante los 300 años fue este viaje), se hacían dos viajes por la ruta de Acapulco-Manila por el Océano Pacífico, iba un Galeón conocido como Galeón Manila-Acapulco o Nao de China. Gracias a esta ruta, Filipinas y México intercambiaron muchas cosas, como cultura, gastronomía, vestimentas, palabras. Cómo por ejemplo, en México se cultiva y se come mucho "mango manila" con el nombre sabes de dónde es originario, mientras que en Filipinas hay muchos platillos con base en el cacao que se siembra en México y Centroamérica.
    http://www.youtube.com/watch?v=1OrBf90kotU

    Hablando de Sahara Occidental, conozco a un chavo que es de allí, y hablamos por face o msn, y pues el sabe español, árabe nativo y estándar, además francés, pero domina muy bien el español. Incluso hizo un blog y me mostró como es realmente la sociedad de Sahara Occidental, me quede con la boca abierta que es una sociedad abierta, dónde no hay tanto machismo, el islam es menos severo con las mujeres, son hospitalarios, nada que ver con los demás países y pueblos musulmanes y árabes. Lo malo de todo, es la invasión de marroquíes que ha comenzado desde la invasión de Marruecos, está pasando lo mismo que los judíos con Palestina, construyendo colonias para aumentar el número de personas y qué si por alguna razón se realiza un referéndum, pues la composición étnica será muy diferente, de lo que realmente era antes de su independencia de España. Defienden su identidad con el español, pero España se hace cómo que la virgen le habla y no muestra interés en ese país.

    Y sí vi tu respuesta de ayer, te mando un saludo, y aquí te dejo el link de mi pagina, la he tenido algo abandonada, pero sí quieres checar allí te la dejo, a un lado hay unas etiquetas, de las cuales te llevan al artículo del idioma que quieres ver, allí hay una dónde hablo del español y de las lenguas más influyentes del mundo, y perdón por las faltas ortográficas si he tenido o ves.

    http://lenguasromances.jimdo.com/g-12/grupo-de-los-12/

    Saludos, y haber cuando hablamos ciaoo. Ah y hasta ahora no he conocido a nadie de Guinea Ecuatorial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa es que los filipinos no conocen su legado cultural.

      Ni las palabras tomadas del español, que son muchas, ni la música tradicional filipina (las sarsuelas, la rondalla), los bailes tradicionales filipinos (la jota, el rigodon de honor...), la comida de origen español o mexicano (el chocolate, la horchata, la cerveza, el pan de sal, el queso, el café, el cocido...).

      Un ejemplo que me contó una filipina que compartió apartamento con una chilena en Londres: Se dan cuenta con asombro que tenedor (español) y tenedo (tagalo) entre otras muchas palabras, tienen el mismo significado.
      ¡cuántas cosas comparten gente tan distante: una de Filipinas y otra de Chile!
      esa es la magia del español

      Por eso para un filipino el español no es difícil (salvo los artículos)

      Me imagino que tiene que ser parecido a cuando un rumano aprende a hablar español.
      Los varios que yo conozco lo hacen perfectamente y sin acento.

      Eliminar