Ir al contenido principal

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya varios siglos.

Si bien es cierto que por lo general el nombre más utilizado por la historiografía actual es el de Corona de Aragón (Corona Aragonum), dicha denominación no es la única que aparece en los textos históricos, en los cuales se hace referencia también a Corona regni Aragonum (Corona del reino de Aragón), Corona Regnum Aragoniae (Corona de los Reyes de Aragón), e incluso fórmulas más largas como Regno, domino et corona Aragoniae et Cataloniae. Otras denominaciones más actuales como Corona catalanoargonesa o Confederación catalanoaragonesa, utilizadas sobre todo por sectores catalanistas, carecen de cualquier rigor histórico. Con todo, entre los siglos XII y XIV, la denominación más habitual en la documentación conservada para referirse a dicha unión de territorios no es ninguna de las anteriormente citadas, sino la de Casal d'Aragó (Casa de Aragón, en catalán). Ahora bien, si la onomástica de la propia Corona se nos antoja confusa y enrevesada, no lo es menos la de los distintos gentilicios de sus habitantes, especialmente cuando aparecen nombrados en textos y crónicas extranjeros. De este modo, nos podemos encontrar, por ejemplo, con que se hace referencia a la presencia de "aragonesi" en Sicilia, cuando en realidad se trata básicamente de tropas catalanas, o al ápodo de "catalani" dado en Roma a la familia Borja, cuando realmente era originaria de Gandía (Valencia), por no hablar de la denominación de hispanos que durante mucho tiempo recibieron los habitantes de los condados catalanes por parte de los francos.

Remontémonos a los orígenes 

Petronila y Ramon Berenguer IV
La Corona de Aragón nació el 11 de agosto de 1137 tras los esponsales entre Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, y Petronila, hija de Ramiro II de Aragón. La boda, como venía (y viene) siendo habitual entre la realeza, no fue fruto del amor -más que nada porque por entonces Petronila contaba con poco más de un año de edad- sino de la unión de distintos intereses, en especial por el lado aragonés. Ramiro II había heredado el reino de su hermano Alfonso I El Batallador, quien falleció sin dejar descendencia. En un principio, y según lo estipulado en el testamento del monarca, tras la muerte de Alfonso, los territorios de la Corona habían de ser entregados a las órdenes militares, pero gran parte de la nobleza aragonesa, que veía peligrar sus privilegios, se opuso a tal decisión. También generaba bastante rechazo la pretensión al trono aragonés de Alfonso VII, soberano de Castilla, reino que ya por entonces empezaba a ansiar extender su hegemonía por toda la península. Ante tal panorama, la nobleza aragonesa escogió como nuevo monarca a Ramiro, hermano del anterior rey, que gobernaría con el nombre de Ramiro II. Éste, apodado el Monje, era un hombre de iglesia, nada interesado en los asuntos mundanos del poder monárquico, así que una vez habiendo engendrado a su sucesora, Petronila, decidió literalmente entregarla a Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, junto a los territorios del reino aragonés, tal y como se dispone en las cláusulas del acuerdo nupcial:

En nombre de Dios. Yo, Ramiro, por la gracia de Dios, rey de Aragón, te doy a ti, Ramón, conde y marqués de Barcelona, mi hija por esposa, con todo el reino de Aragón íntegramente, tal como mi padre, el rey Sancho, y mis hermanos Pedro y Alfonso no lo tuvieron nunca mejor.

De esta manera, ambos lados salieron ganado ya que Aragón conservaba su independencia política y evitaba entrar en la órbita castellana, retrasando así varios siglos una castellanización que a mediados del siglo XV, sin embargo, ya sería más que evidente. Por su parte, el Condado de Barcelona ganaba enteros para ver reconocida su independencia de los francos. En conclusión, se juntaron el hambre y las ganas de comer.

Idiomas de la corona

Llibre dels feits de Jaime I
Si se echa un vistazo a los datos de los primeros fogajes realizados, en el momento de máximo apogeo de la Corona, el siglo XIV, los distintos territorios llegaron a sumar cerca de un millón de almas, que se repartían de la siguiente manera: 500.000 en Cataluña, 200.000 en Aragón, 250.000 en Valencia y 50.000 en Baleares. De ellos, un 60% tendría el catalán como idioma materno, y un 20% el aragonés (cada vez más castellanizado); el resto se repartiría entre otros idiomas como el árabe (dada la gran población musulmana que habitaba en el sur de Aragón y en las comarcas interiores valencianas), el castellano, el euskera y el occitano. Así pues, ¿cuál era el idioma de los monarcas aragoneses? Hemos de suponer que anteriormente al matrimonio entre Ramon Berenguer IV y Petronila, el idioma habitual de los soberanos del Reino de Aragón era lo que en lingüística se conoce como navarro-aragonés, idioma romance hoy en día extinto cuyo texto más antiguo son las famosas Glosas Emilianenses halladas en en el monasterio riojano de San Millán de la Cogolla, y que durante mucho tiempo han sido consideradas las primeras palabras escritas en castellano. Sin embargo, tras la unión entre el Reino aragonés y el Condado de Barcelona, varios detalles parecen indicar que la lengua materna de los miembros de la Casa real se trató, por lo general, del catalán (aunque no siempre en exclusiva). Dicha posibilidad se ve reforzada por varios factores, como el de que la mayor parte de los monarcas residiera durante su reinado en Barcelona o que casi todos ellos fueran enterrados a su muerte en monasterios catalanes como Poblet o Santes Creus, máxime si tenemos en cuenta la relación de tira y afloja que los monarcas mantuvieron históricamente con la nobleza aragonesa; el tradicional juramento de fidelidad al rey en Aragón que empezaba con "nos, que valemos tanto como vos y juntos podemos más que vos" es un ejemplo palpable de la tensa relación entre ambos bandos. Sea como fuere, la prueba de mayor calado se halla en los documentos recopilados en la Cancillería Real, el organismo administrativo de la Corona de Aragón, cuya sede central se encontraba en Barcelona (hoy en día convertida en el Archivo de la Corona de Aragón). Dicha institución, fundada por Jaime I, se encargaba de redactar y copiar todo tipo de documentos reales, eclesiásticos y nobiliarios. Durante el reinado de dicho monarca, se redactaba principalmente en latín, pero a medida que se fueron sucediendo los distintos reyes, los documentos redactados en aragonés y, especialmente, en catalán fueron aumentando. En la correspondencia con otros reinos el plurilingüismo era la norma: en la comunicación con Portugal y Castilla se utilizaban el latín y el castellano (con más o menos aragonesismos); en las relaciones con Navarra, Francia, Chipre y los países itálicos, el latín era, en cambio, la lengua exclusiva y de preferencia; por último, el catalán se empleaba en los textos cuyo destino eran las lejanas Armenia y Babilonia. No obstante, esta distribución lingüística no fue ni mucho menos uniforme a lo largo del tiempo. Tanto es así, que a mediados del siglo XV, la mayoría de la documentación se redactaba exclusivamente en catalán. Asimismo, la mayor parte de las crónicas que nos legaron algunos de los monarcas aragoneses fue escrita por lo general en catalán. Sin embargo, en las mismas queda patente que en la corte se hablaban diferentes lenguas. Por ejemplo, en la crónica de Jaime I - el Llibre dels feits-, impera el catalán como idioma; nos encontramos, empero, con que el infante Pedro (el futuro Pedro el Grande) se dirige en aragonés a su padre. La correspondencia privada que se ha conservado también nos puede proporcionar alguna pista de los "hábitos lingüisticos" de los reyes de la Corona de Aragón; Jaime II, el gran valedor del catalán como lengua de trabajo en la Cancillería Real, se escribía en castellano con Fernando IV de Castilla, siendo probablemente el precursor de una costumbre que aún hoy perdura entre los catalanohablantes. En lo que respecta a la comunicación epistolar con su familia más directa, Jaime II se comunicaba con sus dos hijos mayores, Jaime y Alfonso (el futuro Alfonso IV) principalmente en catalán, con su hijo Juan (arzobispo de Toledo) en latín, y con sus hijas las infantas María, Constanza y Blanca (residentes en Aragón y Castilla) se escribía indistintamente en aragonés o castellano.

El cambio de tendencia 

Compromiso de Caspe
de Salvador Viniegra (1891)
Tras la muerte sin descendencia del que habría de ser el último rey aragonés perteneciente a la Casa de Barcelona- Martín I- y con la consiguiente llegada al trono aragonés de la familia castellana de los Trastámara, a raíz del Compromiso de Caspe de 1412, el castellano fue ganando peso en la Corte aragonesa. Dicha tendencia no fue siempre del agrado de muchos; prueba de ello es el rechazo que generó en 1416 la alocución de Alfonso V (más cónocido como el Magnánimo) ante las Cortes de Barcelona en lengua castellana. En relación a dicho episodio, comenta David Ruiz González en su obra Breve historia de la Corona de Aragón lo siguiente: "ante este cambio de coyuntura, el arzobispo de Tarragona, en representación de la oligarquía catalana, advirtió al rey "si vis amaris, ama" ("si quieres ser amado, ama") en una clara alusión a la necesidad de respetar la lengua y las instituciones, como lo habían hecho sus predecesores, si quería recibir un trato recíproco. Tras este tenso episodio, Alfonso V rectificó y en la siguiente convocatoria ya se dirigió a sus vasallos en catalán, leyendo él mismo el discurso". Asimismo, durante este mismo periodo, en la mayor parte del Reino de Aragón se estaba produciendo un proceso de castellanización imparable, lo que resultaría en la práctica desaparición del aragonés, que quedaría relegado a la zona más septentrional del territorio (la actual provincia de Huesca, donde aún hoy en día se conserva el aragonés en varios valles pirenaicos). Si bien el catalán continuó siendo la lengua administrativa interna de gran parte de las instituciones catalanas, valencianas y mallorquinas hasta el siglo XVIII, así como el idioma mayoritario en dichos territorios, tras el matrimonio en 1469 entre Fernando II de Aragón e Isabel de Castilla (los conocidos Reyes Católicos), y el posterior traslado de la Corte hispánica a tierras castellanas, estaba ya claro que los reyes de la Corona de Aragón ya no tenían el catalán o el aragonés como lengua materna.


ENLACES EXTERNOS: 

- Lengua aragonesa. Historia y situación actual de Cristian Marco Villanueva 

Comentarios

  1. Es falsa la proporción de catalanohablantes en el siglo XIV, la mayoría de los valencianos eran mudéjares (2/3 según Jaume Vicens Vives) y solo hablaban árabe. Tampoco es cierto que Barcelona fuera la capital, en realidad no la había pues la monarquía aragonesa era itinerante, no había una capital como hoy la entendemos, se pueden consultar itinerarios reales en Internet. En cuanto a la lengua materna, depende. Jaime I y su hijo Pedro III se comunicaban en aragonés, luego debía ser su lengua materna; y Pedro IV utiliza el aragonés casi en exclusiva desde su infancia hasta sus conflictos con la Unión Aragonesa. Desde entonces si que predomina el catalán continuando con Juan I y Martín I. Los Trastámara en cambio mantienen el castellano como lengua materna, no utilizan el catalán y parece que no lo aprendieron, aragonés y castellano se parecían mucho y por tanto siempre se podían comunicar con sus cortesanos y funcionarios en castellano y ser entendidos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me pareció que se inventó algunos datos

      Eliminar
    2. Que el idioma materno de Jaime I fuera el aragonés parece poco probable. Si nació en Montpellier, hijo de Maria de Montpellier y nieto de Guillermo VIII de Montpellier, y vivió con su madre en Montpellier, lo más probable es que su lengua materna fuera la que se hablaba en Montpellier, fuera lo que fuera. Otra cosa muy distinta es que posteriormente Jaime I "también" hablara aragonés, cosa lógica, pero no que esta fuera su "lengua materna".

      Eliminar
    3. Los porcentajes son estimaciones. De hecho, el dato que indicas de que se calcula que 2/3 de la población del Reino de Valencia era de origen mudéjar se tiene como cierto, por lo que los hablantes de árabe rondarían entre el 15 y el 20% de la población de la Corona. Un saludo.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Hay errores en el artículo. La conquista de Valencia fue aragonesa, desde las tierra altas de Teruel, desde la Extremadura aragonesa, era la continuación natural de Aragón. Pero Jaime I traicionó a la nobleza aragonesa creando un nuevo reino: El reino de Valencia. En él para contentar a todos estableció que el interior se establecieran los Fueros de Aragón y se hablaba aragonés (Requena, Segorbe, etc), hoy queda el idioma "Churro". En la costa en cambio serían los Usos de Lérida y el idioma catalán. Así que el porcentaje de 50% catalán y solo 20% aragonés es falso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda alguna la repoblación de Valencia contó con más población aragonesa de lo que la gente tiende a pensar. Según los datos del “Llibre del Repartiment”, que detalla la procedencia de los pobladores que ocuparon las casas de la ciudad de Valencia tras la conquista de la misma en 1238, indica que 1018 provenían de los condados catalanes y 597 de Aragón. Imaginamos que muchos de los oriundos de Aragón tendrían como lengua materna el romance aragonés. Otros autores, como Emili Casanova, sin embargo concluyen que muchos de los repobladores provenían del Bajo Aragón (especialmente de la zona del Matarraña) y de la Ribagorza, zonas de habla catalana. Sea como fuere, se estaría hablando de cifras de 1238. Los porcentajes (que son meras estimaciones) a los que hago alusión yo en el artículo serían del siglo XIV, es decir, prácticamente un siglo después cuando la lengua mayoritariamente social de Valencia era el catalán (o el valenciano, como guste el lector). ¡Un saludo y muchas gracias por leer el blog!

      Eliminar
  4. Fernando el Católico hablaba catalán

    ResponderEliminar
  5. Muy grande. Todas las instalaciones y palacios de aquél tiempo que hay en Barcelona me habían mosqueado siempre, sobre todo el hecho de que el archivo de la Corona de Aragón esté aquí y no en Aragón... Ahora lo entiendo mucho mejor. Mil gracias.

    ResponderEliminar
  6. Artículo genial, enhorabuena. Que pena que para hacer política los de uno y otro lado quieran apropiarse de la historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, y, mientras tanto, la relevancia y la puesta en valor de lo que significó la Corona de Aragón permanecen en un segunda plano. En fin... ¡Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

Hangeul: el alfabeto coreano

A diferencia de sus vecinos chinos o japoneses, a la hora de escribir, los coreanos no utilizan los  ideogramas  que a la mayoría de occidentales se les antojan enrevesados e ininteligibles. En la península coreana cuentan con su propio alfabeto llamado hangeul (o hangul). Se considera uno de los alfabetos más eficientes y concisos del mundo, lo que le ha merecido elogios por parte de muchos lingüistas debido, principalmente, a su funcionamiento científico y racional:

"El hangeul debe ser considerado uno de los mayores logros intelectuales de la humanidad."
Geoffrey Sampson, lingüísta y profesor, Universidad de Sussex

"El hangeul es el mejor sistema de escritura del mundo ya que se fundamenta a partes iguales en principios filosóficos tradicionales y en teorías científicas."
Werner Sasse, profesor, Universidad de Hamburgo

"El hangeul es el sistema de escritura fonémica más avanzado del mundo y se sitúa por delante del alfabeto latino."
Umeda Hiroyuki, recto…

Rumanía, el bastión oriental de Roma

Si uno pasea por las calles de las principales ciudades de Rumanía (y Moldavia), como pueden ser Bucarest o Timisoara, tendrá más posibilidades de encontrarse con estatuas de la loba capitolina amamantando a Rómulo y Remo que en cualquier otro lugar del mundo, incluida la mismísima Roma. Basta con ver este enlace de Wikipedia para darse cuenta de la gran cantidad de réplicas de la Lupoiaca -como se la conoce en rumano- que habita por aquellas latitudes. Algunas de estas estatuas fueron regaladas en su día por Mussolini, y sobrevivieron milagrosamente al régimen de Ceaucescu, de signo político totalmente opuesto al del dictador italiano. Pero, ¿a qué se debe este fervor por la Luperca que va más allá de los ideales políticos?. Sin duda, en ello juega un gran papel el hecho de que Rumania y Moldavia sean una insula separada del continuum lingüístico que conforman el resto de idiomas romances. En otras palabras, el rumano no limita con otras lenguas de su misma familia, sino que lo hace…

El coreano y el paralelo 38

Al sur de la frontera que lleva dividiendo dos sociedades hermanas durante tanto tiempo, multitud de palabras nuevas llegan rápidamente a rebufo de la globalización. De este modo, para los surcoreanos, términos de origen inglés como "shampoo" (champú), "juice" (zumo, jugo) y "selfservice" (autoservicio), son palabras de uso diario. Para los desertores norcoreanos, en cambio, no significan absolutamente nada. Si se cambian las tornas, también se puede aplicar el mismo principio: la gente de Seúl se extraña al oír palabras tan norcoreanas como "salgyeolmul" (살결물), que literalmente significa "agua para la piel"  (lo que en el Sur sería "skin lotion" o crema hidratante). Dos países, enemigos mortales, unidos por lazos históricos, familiares... y lingüísticos, aunque hasta un cierto punto. La división de la península coreana, que dura ya más de siete décadas, ha creado una creciente barrera lingüística que da lugar a malentendidos…