Ir al contenido principal

Los tres "idiomas" de Bosnia-Herzegovina

Lingüísticamente hablando, como practicamente en todas los aspectos, Bosnia-Herzegovina se encuentra hoy dividida. Sin embargo, la fragmentación lingüística es solamente simbólica. Hasta la desintegración de Yugoslavia a principios de los 90, el serbocroata era una lengua estandarizada con dos variantes (la occidental o croata, y la oriental o serbia) y dos variedades (la hablada en Bosnia-Herzegovina y la hablada en Montenegro). Las variantes contienen muchas palabras exclusivas e inexistentes en la otra, mientras que las variedades toman elementos de ambas variantes. El serbocroata seguramente se habría dividido en croata y serbio mucho antes si no hubiera sido por la situación multiétnica de Bosnia-Herzegovina. La tesis de "una nación, un idioma" no funcionaba en Bosnia ya que los miembros de todas las naciones hablaban la misma variedad de la lengua bosnia. Nadie podía distinguir a un serbobosnio de un bosnio musulmán o croata tan sólo por su manera de hablar. La lengua hablada por los serbobosnios era mucho más cercana a la de los bosnios musulmanes o croatas que a la hablada por los serbios de Serbia o Croacia. Del mismo modo, los bosnios croatas se encontraban lingüísticamente más cerca de sus vecinos musulmanes y serbios que de los croatas de Croacia. Sin embargo, a raíz de la creación de fronteras étnicas artificiales, los nacionalistas de las tres etnias empezaron a crear también fronteras lingüísticas.

Mapa territorial de las "lenguas" de Bosnia-Herzegovina


El giro más radical en lo que a lingüística política se refiere fue el emprendido por los serbobosnios a principios de la década de los 90 del pasado siglo. Estimulados  por un fuerte deseo de mostrar sus diferencias con sus vecinos musulmanes y croatas, dejaron oficialmente de hablar tal y como habían hecho durante siglos y adoptaron en su lugar la variante serbia, basada en el dialecto belgradense. El cambio ha tenido resultados tragicómicos. En la televisión pública, miembros de la élite política parecen semianalfabetos al esforzarse por hablar de una manera que les es poco familiar. De igual modo, el parlamento serbobosnio adoptó a mediados de los 90 una legislación mediante la cual se estipulaba que la única variante de uso oficial sería la oriental escrita en alfabeto cirílico. El problema resultó ser que prácticamente ningún profesor serbobosnio estaba cualificado para enseñar el dialecto de Belgrado.

Una consecuencia de dicho cambio ha sido el abandono de un rico patrimonio cultural. Hasta la secesión, el dialecto de la mayoría de serbobosnios había sido el estándard del serbocroata. Toda la literatura serbobosnia, así como toda la poesía épica -motivo de orgullo para sus habitantes- está escrita en ese dialecto. Sin embargo, a raíz de la guerra en Bosnia-Herzegovina, su habla ha sido sustituida progresivamente por el dialecto belgradense, en un intento de demostrar que su identidad nacional subyace en su identidad lingüística, ya que los nacionalistas serbobosnios son de la opinión de que su dialecto materno ha de ser una parte de su identidad territorial bosnia, por lo que prefieren escoger un dialecto exclusivo de los serbios.

La pureza lingüística también es de vital importancia para los serbobosnios. Durante estos años se ha intentado borrar del idioma todas las palabras de origen turco y "croata"; no obstante, sin palabras tomadas del turco, no podrían referirse a cosas tan básicas como calcetines, azúcar, tabaco, algodón, jabón, martillo, bolsillo, limón o incluso su arma favorita: el cañón.

Por su parte, los croatas de Bosnia ahora aseguran hablar croata. Sin embargo, mientras los croatas que viven en zonas urbanas de Bosnia hablan igual que sus vecinos musulmanes y serbios, los croatas de Herzegovina, bajo la influencia de los medios de comunicación croatas, han sido lingüísticamente "croatizados". A pesar de ello, aún hoy en día tanto a los croatas como a los musulmanes que viven en Móstar (capital histórica de Herzegovina) se les reconoce básicamente por su acento de Móstar, independientemente de la religión de cada cual.

Así las cosas, según la constitución del país, Bosnia-Herzegovina cuenta con tres idiomas oficiales: bosnio, serbio y croata. Asimismo, los alfabetos latino y cirílico comparten el mismo estatus y deben ser utilizados en todas las comunicaciones oficiales. Todo ello no refleja más que el sentir popular de la población; según el censo realizado en 2013, el 52,86% de los ciudadanos del país declaró el bosnio como su lengua materna, un 30,76% optó por el serbio, un 14,6% hizo lo propio con el croata y un exiguo 0,21% no respondió a la pregunta. Nadie, sin embargo, tiene problema alguno a la hora de comunicarse con sus paisanos, sea cual sea la comunidad nacional a la que estos pertenezcan, por lo que no resulta extraño ver a un bosnio, un serbio y un croata teniendo una animada conversación hablando en la lengua que cada uno de ellos denominará de manera diferente, pero a la que todos se referirán de manera ambigua como Naš jezik (nuestra lengua).


ARTÍCULOS RELACIONADOS:
- Macedonia: la inesperada bomba de relojería de los Balcanes
El serbocroata: cuatro idiomas en uno

Comentarios

Quizás también te pueda interesar...

Catalunya, capital Girona

El president vicario de la Generalitat, Quim Torra, ha afirmado hoy en un acto de campaña de JxCat (la antigua Convergència) que, a su parecer, Gerona (o Girona, como gusten) ha asumido la capitalidad de Cataluña en detrimento de Barcelona, que ha preferido abdicar como tal. Nos encontramos en periodo electoral y lo cierto es que los políticos buscan el titular fácil. Sin embargo, las palabras de Torra no son peccata minuta; no tanto por la afirmación en sí, que resulta de lo más peregrina, sino por lo que se deduce de la misma. Es de sobras conocido el recelo (y, por qué no decirlo, el desprecio) que históricamente el mundo convergente ha sentido hacia Barcelona y su área metropolitana. 
En el imaginario convergente la Ciudad Condal representa el mestizaje, lo charnego; esa ciudad poblada por els altres catalans de Francesc Candel y cuya esencia Pérez Andújar ha sabido captar a la perfección en sus muchos escritos, para disgusto de Toni Albà . En contraposición, Girona es la quintae…

"Allévoy": la desastrosa localización de Final Fantasy VII

Allá por 1997 llegó al mercado español un videojuego que habría de hacer historia. El videojuego en cuestión, Final Fantasy VII, supuso en efecto un antes y un después en varios aspectos: fue la aceptación definitiva por parte del gamer español (y occidental, en general) de un género como el juego de rol japonés (JRPG), hasta entonces con una cuota de mercado más bien reducida; para Sony significó el espaldarazo definitivo para su recién nacida Playstation, que veía consolidado su catálogo con un videojuego que el devenir convertiría en obra de culto; y para los traductores sentó un precedente en la aún incipiente localización de videojuegos. Y no precisamente en el buen sentido... A día de hoy, no hay gamer español que se precie de ser llamado tal al que no le suene el "allévoy" de Cloud, el protagonista del juego en cuestión. Y es que, por si algún lector despistado aún no se ha percatado, la localización al español de la obra de Squaresoft se convirtió en un ejemplo de có…

¡Camaradas! Tres libros y dos cómics para conocer Corea del Norte

Corea del Norte es, sin duda, uno de los estados más herméticos del mundo. Quizás sea por ello que despierte tanto interés y fascinación entre la gente. El último vestigio de la Guerra Fría, que con el paso de las décadas ha pasado a convertirse en la primera y única monarquía comunista del mundo, resulta un lugar del todo inaccesible para el común de los mortales, a no ser que uno esté dispuesto a desembolsar una cifra de dinero nada desdeñable a alguna de las agencias de viajes especializadas en realizar tours por el país o que nos encontramos ante el mismísimo Alejandro Cao de Benós, unico occidental que, por lo visto, entra y sale del país asiático como Pedro por su casa...  El resto de la humanidad se tiene que conformar con las noticias que de vez en cuando nutren los medios de comunicación y que contribuyen a perpetuar la imagen de régimen cuando menos sui generis: la última y surrealista purga dentro de las élites norcoreanas; el lanzamiento de un misil balístico intercontinen…