Ir al contenido principal

Hangeul: el alfabeto coreano

A diferencia de sus vecinos chinos o japoneses, a la hora de escribir, los coreanos no utilizan los  ideogramas  que a la mayoría de occidentales se les antojan enrevesados e ininteligibles. En la península coreana cuentan con su propio alfabeto llamado hangeul (o hangul). Se considera uno de los alfabetos más eficientes y concisos del mundo, lo que le ha merecido elogios por parte de muchos lingüistas debido, principalmente, a su funcionamiento científico y racional:

"El hangeul debe ser considerado uno de los mayores logros intelectuales de la humanidad."
Geoffrey Sampson, lingüísta y profesor, Universidad de Sussex

"El hangeul es el mejor sistema de escritura del mundo ya que se fundamenta a partes iguales en principios filosóficos tradicionales y en teorías científicas."
Werner Sasse, profesor, Universidad de Hamburgo

"El hangeul es el sistema de escritura fonémica más avanzado del mundo y se sitúa por delante del alfabeto latino."
Umeda Hiroyuki, rector, Universidad de Reitaku

"Probablemente el hangeul se trate del alfabeto de mayor base científica de entre los que hoy en día se utilizan en el mundo."
Edwin O. Reischauer, historiador y profesor, Universidad de Harvard


El origen

Estatua dedicada al rey Sejong en SeúlEl nacimiento del hangeul está estrechamente ligado al rey Sejong, cuarto monarca de la dinastía Joseon (1393-1910). Es a este rey a quien se atribuye la creación y la promulgación del alfabeto coreano, aunque dicha afirmación nunca ha sido del todo demostrada y permanece más bien en el terreno de la leyenda y de la propaganda regia de la época. Resulta, sin embargo, más plausible la teoría de que los artífices del nuevo alfabeto fueran realmente un grupo de eruditos de la corte real pertenecientes al Jiphyeonjeon (o Salón de los valiosos). Sea como fuere, el rey Sejong fue el gran promotor de dicha empresa.

El origen del hangeul implicó un complejo trabajo lingüístico para sus ideólogos. El proyecto se completó a finales de diciembre de 1443 o enero de 1444, y todo su desarrollo y funcionamiento fue descrito en 1446 en un documento titulado Hunminjeongeum Haerye (literalmente "Sobre los sonidos correctos para la educación de la gente"). Hunminjeongeum fue, también, el primer nombre que recibió el hangeul. La fecha de publicación del documento, el 9 de octubre, se convertiría con el tiempo en el Día del hangeul y, desde 2013, en una fiesta nacional (y día feriado) en Corea del Sur.

Al explicar la necesidad de la nueva escritura, el rey Sejong adujo que el coreano era fundamentalmente diferente del chino; el uso de caracteres chinos (conocidos como hanja) a la hora de escribir era tan difícil para la gente común que sólo los aristócratas más privilegiados (yangban, 양반), generalmente de sexo masculino, los sabía leer y escribir con fluidez. La mayoría de los coreanos eran a la práctica analfabetos antes de la invención del hangeul. Se creó, pues, el nuevo alfabeto como un sistema sencillo de lectura y de escritura para combatir la elevada tasa de analfabetismo de los súbditos del reino. En palabras del propio rey Sejong recogidas en el Hunminjeongeum Haerye, las letras del hangeul resultan tan eficientes a la par que sencillos que "un hombre sabio puede familiarizarse con ellas antes de que haya terminado la mañana y un hombre estúpido puede aprenderlos en un espacio de diez días."

¿Cómo funciona?

Cuando se decretó en 1446, el hangeul disponía de un total de 28 letras, de las cuales 24 son de uso corriente hoy en día: 14 consonantes (ㄱ, ㄴ, ㄷ, ㄹ, ㅁ, ㅂ, ㅅ, ㅇ, ㅈ, ㅊ, ㅋ, ㅌ, ㅍ, ㅎ) y 10 vocales (ㅏ, ㅑ, ㅓ, ㅕ, ㅗ, ㅛ, ㅜ, ㅠ, ㅡ, ㅣ). Las consonantes pretenden ser una representación de la posición de la boca y la lengua a la hora de pronunciar el sonido en cuestión, mientras que las vocales son combinaciones formadas por símbolos que representan el cielo (·), la tierra (ㅡ) y la humanidad (ㅣ). Mediante diferentes combinaciones entre letras se pueden crear hasta un total de 11.172 sílabas o caracteres compuestos, de los que se utilizan, en la práctica, unos 1832. De esta manera, las unidades silábicas pueden estar formadas por al menos dos letras, hasta un máximo de cinco. Seguidamente podemos observar las combinaciones básicas del hangeul, formadas simplemente por una consonante y una vocal:


En este esquema, vemos que las vocales se sitúan a la derecha de la consonante si se escriben de manera vertical; este es el caso de las vocalesㅏ, ㅑ, ㅓ, ㅕy ㅣ. Por el contrario, si las vocales se escriben horizontalmente, éstas se colocan debajo de la consonante: ㅗ, ㅛ, ㅜ, ㅠ y ㅡ.

Lo más común, no obstante, es que las unidades silábicas tengan una tercera letra en forma de consonante. Tomemos, por ejemplo, el mismo nombre del alfabeto: hangeul. Dicha palabra está formada por las letras ㅎ,ㅏ, ㄴ, ㄱ, ㅡ y ㄹ. Siguiendo la lógica del alfabeto latino, hangeul debería escribirse ㅎㅏㄴㄱㅡ ㄹ, es decir, una letra seguida de la otra. Sin embargo, tal y como se ha comentado anteriormente, en coreano las letras se combinan de manera que se formen unidades silábicas en forman de carácter. En el recuadro anterior hemos visto que de la combinación de la consonante ㅎ (h) y la vocalㅏ(a) resulta 하 (ha). Para formar la sílaba "han" hemos de añadir la consonante ㄴ (n). En el alfabeto coreano, si la última letra de una sílaba es una consonante, ésta siempre se sitúa debajo del todo, por lo que "han" quedaría 한. El mismo método se sigue con la siguiente sílaba de la palabra -"geul"-, formada por las letras ㄱ (g), ㅡ (eu) y ㄹ (l). Las letrasㄱ y ㅡ dan 그, si a éstas le añadimos la letra ㄹ, la unidad silábica resultante sería 글. De este modo, hangeul en coreano se escribe 한글.


¿Dónde aprender coreano?

Si quieres aprender hangeul y, por extensión, adentrarte en la lengua coreana, dispones de algunos cursos presenciales en diferentes ciudades de España como Barcelona (Casa Asia o la Escuela Oficial de Idiomas) y Madrid (Centro Cultural Coreano o la Universidad Complutense). También se encuentran disponibles cursos en línea mediante aplicaciones como Duolingo o en sitios web como Coursera, en donde la Universidad Yonsei (una de las más prestigiosas de Corea del Sur) ofrece diferentes niveles de cursos de lengua coreana. 




"...dado que el habla de este país difiere de la de China, nuestro idioma no puede ser expresado plenamente mediante caracteres chinos. Por ende, aunque los ignorantes quieran comunicarse, la mayoría de ellos no puede plasmar sus pensamientos. Afligido por ello, he creado estas 28 letras. Deseo que todo hombre las pueda aprender de manera fácil y que le resulten de utilidad en su vida diaria."


Rey Sejong, fragmento extraído del Hunminjeongeum (1446)

BIBLIOGRAFÍA: 

  1. Korea Foundation (2010): "Hangeul, Korea's Unique Alphabet", Seoul Selection, Seoul.
  2. Olalla Sánchez, Mónica (2008): "Alfabetos del mundo", Alderabán Ediciones, Cuenca.
  3. Bernabé, Marc (2019): "Corea del Norte, puerta abierta al país más enigmático del mundo", Norma Editorial, Barcelona.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Comentarios

Lo más visto de la semana

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

El monegasco, la lengua de Mónaco que (casi) nadie habla

Cuando uno visita el Principado de Mónaco, va sin duda con unas ideas preconcebidas de lo que se va a encontrar: lujo y riqueza a espuertas, el casino de Montecarlo, referencias a Grace Kelly y al resto de la familia real monegasca aquí y allá, además de otros tópicos de mayor o menos relevancia que durante años han nutrido el papel couché de medio mundo y que han contribuido a afianzar la imagen de este pequeño país de apenas 2 km² como quintaesencia de la abundancia y el glamur. Sin embargo, justo al cruzar la frontera del diminuto principado, aquellos visitantes más observadores seguramente repararán en los carteles de bievenida en los que se indica, junto al previsible nombre en francés, que se hallan en esos momentos en el "Principatu de Mùnegu". Algunos no le darán mayor importancia al asunto y continuarán con su viaje como si nada. Otros se preguntarán de qué trata aquello, mirarán en Wikipedia y descubrirán que Mónaco cuenta al parecer con una lengua autóctona, aunq…

Soliloquio de Fernanda del Carpio

Rescato en el día de Sant Jordi de hoy este fragmento de la gran obra de Gabriel García Márquez "Cien años de soledad", en el que la altiva y a la vez incomprendida Fernanda del Carpio, mi personaje favorito de la novela, estalla y, a modo de soliloquio en tercera persona, empieza a soltar lo que su viperina lengua ha callado durante tanto tiempo:
Aureliano Segundo no tuvo conciencia de la cantaleta hasta el día siguiente, después del desayuno, cuando se sintió aturdido por un abejorreo que era entonces más fluido y alto que el rumor de la lluvia, y era Fernanda que se paseaba por toda la casa doliéndole de que la hubieran educado como una reina para terminar de sirvienta en una casa de locos, con un marido holgazán, idólatra, libertino, que se acostaba bocarriba a esperar que le llovieran panes del cielo, mientras ella se destroncaba los riñones tratando de mantener a flote un hogar emparapetado con alfileres, donde había tanto que hacer, tanto que soportar y corregir desde …

Canta en catalán Rosalía... y se lía

La tarde del pasado miércoles Rosalía publicaba de manera inesperada un doble sencillo bajo el elocuente nombre de F*cking money man. La sorpresa vino, sobre todo, de la mano de uno de los dos temas que componen su nuevo trabajo, Milionària. Amén de una oda al dinero, la canción en cuestión supone la primera incursión de la cantante de Sant Esteve Sesrovires en la música en catalán. La publicación de Milionària ha sido, por lo general, motivo de celebración para la mayoría: algunos por lo pegadizo del tema; otros, además, por lo que supone que una artista cada vez más reconocida a nivel internacional cante en catalán. El tema está siendo, sin ningún género de dudas, todo un éxito. Cinco millones de visitas en Youtube en apenas tres días así lo certifican.


Los hay, sin embargo, quienes no han podido evitar la tentación para arrimar el ascua a su sardina y, erigidos en una suerte de descendientes del mismísimo Pompeu Fabra o en potenciales candidatos a ocupar un asiento del Institut d&#…