Ir al contenido principal

"Allévoy": la desastrosa localización de Final Fantasy VII

Allá por 1997 llegó al mercado español un videojuego que habría de hacer historia. El videojuego en cuestión, Final Fantasy VII, supuso en efecto un antes y un después en varios aspectos: fue la aceptación definitiva por parte del gamer español (y occidental, en general) de un género como el juego de rol japonés (JRPG), hasta entonces con una cuota de mercado más bien reducida; para Sony significó el espaldarazo definitivo para su recién nacida Playstation, que veía consolidado su catálogo con un videojuego que el devenir convertiría en obra de culto; y para los traductores sentó un precedente en la aún incipiente localización de videojuegos. Y no precisamente en el buen sentido... A día de hoy, no hay gamer español que se precie de ser llamado tal al que no le suene el "allévoy" de Cloud, el protagonista del juego en cuestión. Y es que, por si algún lector despistado aún no se ha percatado, la localización al español de la obra de Squaresoft se convirtió en un ejemplo de cómo no traducir jamás un videojuego.

Efectivamente, Final Fantasy VII también es recordado por su mediocre adaptación al español. El citado "allévoy" seguramente sea el ejemplo más memorable, ya que incluso fue objeto de mofa en la reciente localización de Final Fantasy XV, en el que vemos a uno de sus protagonistas, Prompto, decir "¡Allévoy!" cada vez que va a hacer una foto de grupo. 

FFXV choteándose de FFVII

Sin embargo, nos encontramos tan solo ante la punta de un iceberg que bien pudiera haber hecho naufragar en España a todo un coloso como Final Fantasy VII. Conviene recordar que una de las claves para que un videojuego de rol sea disfrutado en su totalidad es que éste sea comprendido plentamente en lo que a historia, giros argumentales y personajes respecta. La adaptación al castellano de FFVII no ayudaba a ello precisamente... Sea como fuere, el más que probable descalabro no fue tal. Es más, transcurridos más de 20 años desde semejante despropósito de traducción, son muchos los que aún la recuerdan con cariño (y mucha ironía).  

Quién no recuerda con cierta nostalgia cómo el posadero del pueblo de Kalm le dice a Cloud "su fiesta le espera en el piso 2" en un momento del juego más bien tenso, tras la huida de Midgar, como para andar de fiesta. Obviamente, a Cloud no lo esperaba ninguna "fiesta", sino su "grupo". El error está en que se tradujo la palabra "party" con la acepción errónea. Por suerte o por desgracia, éste y otros errores fueron subsanados en una reciente traducción del juego para las nuevas plataformas. 

La traducción de 1997 a la izquierda. La nueva traducción a la derecha

Los ejemplos son muchos y de lo más variado: traducciones literales, errores gramaticales, ortográficos y tipográficos, ausencia de concordancia en género y numero, frases incomprensibles y mal estructuradas, referencias a personajes equivocados, etc.  He aquí una pequeña recopilación:

- Personajes femeninos como Aeris o Tifa cuyo género a veces cambia de manera misteriosa. Nótese también la no concordancia de "una niño muy especial".



- Personajes como el antagonista Sefirot cuyo nombre aparece cambiado en hasta dos ocasiones con formas tan curiosas como "Sephiros" e incluso "Sífilo". Todo ello aderezado con frases sui generis.



- Traducciones erróneas: "cool" por "frío", en vez de "guay"; o "hot" por "peligrosa", en lugar de "sexy".



- Errores tipográficos de lo más variado.



- Frases algo incomprensibles (y cómicas).




Obviamente los gazapos que se colaron en la traducción de FFVII no fueron los primeros ni serían los últimos que se verían en la industria del videojuego. De hecho, en tiempos recientes ha habido localizaciones de videojuegos incluso más desastrosas que esta. ¿Pero por qué la adaptación al castellano del videojuego insignia de Squaresoft sigue siendo motivo de chanza por parte de los jugadores? Seguramente el efecto nostalgia juegue un papel fundamental en ello, y es que Final Fantasy VII -obra maestra de los videojuegos- marcó a toda una generación de incipientes gamers que hoy rondan la treintena y la cuarentena. Se trata de un título tan espectacular en la mayoría de aspectos que incluso con sus pocas sombras (como su localización al español) ha conseguido perdurar en la memoria colectiva más de dos decadas después desde su publicación.

Comentarios

  1. Recuerdo que por entonces no me enteraba de muchas cosas del juego. Luego con los años me enteré de que era porque la traducción era horrible xD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Quizás también te pueda interesar...

Catalunya, capital Girona

El president vicario de la Generalitat, Quim Torra, ha afirmado hoy en un acto de campaña de JxCat (la antigua Convergència) que, a su parecer, Gerona (o Girona, como gusten) ha asumido la capitalidad de Cataluña en detrimento de Barcelona, que ha preferido abdicar como tal. Nos encontramos en periodo electoral y lo cierto es que los políticos buscan el titular fácil. Sin embargo, las palabras de Torra no son peccata minuta; no tanto por la afirmación en sí, que resulta de lo más peregrina, sino por lo que se deduce de la misma. Es de sobras conocido el recelo (y, por qué no decirlo, el desprecio) que históricamente el mundo convergente ha sentido hacia Barcelona y su área metropolitana. 
En el imaginario convergente la Ciudad Condal representa el mestizaje, lo charnego; esa ciudad poblada por els altres catalans de Francesc Candel y cuya esencia Pérez Andújar ha sabido captar a la perfección en sus muchos escritos, para disgusto de Toni Albà . En contraposición, Girona es la quintae…

¡Camaradas! Tres libros y dos cómics para conocer Corea del Norte

Corea del Norte es, sin duda, uno de los estados más herméticos del mundo. Quizás sea por ello que despierte tanto interés y fascinación entre la gente. El último vestigio de la Guerra Fría, que con el paso de las décadas ha pasado a convertirse en la primera y única monarquía comunista del mundo, resulta un lugar del todo inaccesible para el común de los mortales, a no ser que uno esté dispuesto a desembolsar una cifra de dinero nada desdeñable a alguna de las agencias de viajes especializadas en realizar tours por el país o que nos encontramos ante el mismísimo Alejandro Cao de Benós, unico occidental que, por lo visto, entra y sale del país asiático como Pedro por su casa...  El resto de la humanidad se tiene que conformar con las noticias que de vez en cuando nutren los medios de comunicación y que contribuyen a perpetuar la imagen de régimen cuando menos sui generis: la última y surrealista purga dentro de las élites norcoreanas; el lanzamiento de un misil balístico intercontinen…