martes, 5 de marzo de 2013

El Sueño de Morfeo, 0 points... en gramática

"Contigo hasta el final"

La semana pasada tuve la suerte, o desgracia (según se mire), de acudir como público al programa que TVE realizó en los estudios de Sant Cugat del Vallès (Barcelona) para escoger la canción que El Sueño de Morfeo interpretará en la final del Festival de Eurovisión que tendrá lugar el próximo 18 de mayo en Malmoe (Suecia). De la gala tan sólo diré que, amén de resultar tediosa y producir vergüenza ajena en lo que a medios, realización y contenidos respecta, no obtuvo el respaldo de la audiencia, en gran parte debido a la decisión del iluminado de turno de TVE que hizo coincidir el programa con el partido de la copa del Rey entre el Barça y el Madrid; aunque podría ser que tal coincidencia no fuera tal y se debiera más bien a una más que premeditada y retorcida casualidad. A saber...

En cualquier caso, y ya centrándonos en lo musical, es sabido por todos que para ir a Eurovisión no es menester presentarse con un aria de Bach. Basta con echar un vistazo al repertorio eurovisivo para darse cuenta de que las composiciones que se han presentado al concurso no destacan por su profundidad musical o lírica... y ni falta que hace, oiga. Ahora bien, durante los días previos a la gala anteriormente mencionada, estuve escuchando los temas candidatos, de los cuales no comentaré nada, a excepción de un aspecto, un pequeño gran detalle gramatical, que desde entonces me tiene bastante intrigado en relación al tema que finalmente resultó elegido, "Contigo hasta el final".

El estribillo del tema en cuestión es el siguiente: "Eres esa luz que a través del universo tú me invitas a viajar contigo hasta el final". Nadie parece haber reparado (o eso es lo que quiero creer) en el hecho de que esta frase en sí no quiere decir absolutamente nada, puesto que es gramaticalmente incorrecta. Un anacoluto en toda regla. "Eres esa luz" reza el tema, una luz a la que sigue un pronombre relativo "que" al cual, a su vez, debería acompañar una frase subordinada con un verbo en tercera persona singular en referencia a esa misma luz que, como antecedente, ha de ejercer de sujeto de la oración subordinada. Raquel del Rosario y compañía deciden, en cambio, pasarse la sintaxis por el mismísimo arco del triunfo -perdonen tan soez expresión-, hacer del verbo viajar un transitivo (por lo visto, las luces se pueden viajar) y "deleitarnos" con un enunciado que chirría y hace aguas por todas partes.

Muchos aducirán que lo importante no es la letra, puesto que el castellano no es entendido mayoritariamente en el resto de Europa, y en efecto estarán en lo cierto. Aunque también estarán mezclando churras con merinas. Lo que se critica aquí no son ni el contenido ni la profundidad del texto, sino la falta de cuidado lingüístico, por decirlo de algún modo. "Eres esa luz que a través del universo tú me invitas a viajar contigo hasta el final" no significa nada por muchas licencias que un artista se pueda/quiera tomar. Desconozco la puntuación que obtendrá el grupo canario-asturiano en el certamen europeo, aunque si me he de basar en sus conocimientos de gramática para hacer una predicción, no les auguro un futuro demasiado halagüeño. A la espera de la revisión final de la letra por parte del grupo: El Sueño de Morfeo, 0 points. Cateado.

2 comentarios:

  1. En primer lugar, lo poco que sé de gramática lo aprendí en el instituto, por lo que, por favor, disculpa mi ignorancia. “Eres esa luz que a través del universo tú me invitas a viajar contigo hasta el final” - Dices que una de las razones por la que esta oración es incorrecta es porque se usa el verbo "viajar" como si fuese transitivo. Si "viajar" es transitivo en esa oración, yo no veo el objeto directo (o complemento directo). Yo creo que esa oración podría ser gramaticalmente correcta si hubiese concordancia entre el antecedente ("esa luz") y el verbo de la subordinada ("me invita"): “Eres esa luz que a través del universo me invita a viajar con ella [o quizás también "contigo"] hasta el final.”

    ResponderEliminar
  2. Si se dice "Eres esa luz que a través del universo tú me invitas a viajar" se está diciendo que "me invitas a viajar esa luz", lo que es incorrecto, ya que en la subordinada se hace de la luz un objeto directo y de viajar un verbo transitivo (cuando no lo es). Como tú bien dices, el desaliñado tiene fácil solución, aunque a El Sueño de Morfeo y TVE parece no importarles...

    ResponderEliminar