Ir al contenido principal

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"


El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar muy duro... 

En cualquier caso, la semana pasada, al intentar ponerme al día con la serie antes del estreno de los nuevos episodios, descubrí indagando por internet que Élite había sido doblada por Netflix al denominado español "latino" o "neutro".  Y quien no se lo crea, aquí tiene la prueba:

* ¡Ojo porque hay spoiler para aquellos que no hayan acabado la primera temporada!


Realmente es algo que me sorprendió y que, de buenas a primeras, no logré entender demasiado bien. Aun y así, no es la primera vez que ello sucede. Con anterioridad, otras series españolas como Médico de familia o Hay alguien ahí habían sido dobladas al "español neutro" para su consumo al otro lado del charco. El motivo aducido por los showrunners de turno: el uso de demasiada jerga ibérica y, en definitiva, el poco atractivo del español europeo para el telespectador medio latinoamericano. Por estos lares, sin embargo, tampoco nos libramos. A pesar de que la mayoría de películas y series (principalmente telenovelas) que llegan a nuestras pantallas desde América Latina lo hacen en su versión original, alguna que otra vez se ha recurrido al doblaje patrio por motivos más o menos claros. Valga como ejemplo la película de terror mexicana Kilómetro 31 cuyos actores fueron doblados al español europeo, con la excepción de Adrià Collado quien, por ser español, vio respetada su voz. 

Sea como fuere, lo cierto es que la tendencia a "redoblar" una serie a otra variante de un mismo idioma es una práctica cada vez menos frecuente, al menos en el caso de las series españolas, tal y como apuntan los creadores de las mismas. Si antaño colocar una producción española en América Latina resultaba infinitamente más difícil que hacerlo en Francia, Italia o la Europa del Este, lugares en donde las series españolas gozan de enorme popularidad, ya sea dobladas o subtituladas a los respectivos idiomas; actualmente la creciente popularidad en el extranjero de series como La casa de papel, Las chicas del cable, El tiempo entre costuras o Isabel han hecho que el español de España sea cada vez más aceptado entre los televidentes latinoamericanos. 

La mexicana Danna Paola y el chileno Jorge López
son los únicos actores del reparto de Élite que no han sido doblados


¿Entonces por qué se ha considerado oportuno doblar Élite, una serie en castellano, al español "neutro"?


Netflix no ha dado ningún tipo de explicación al respecto pero imagino que la frecuente utilización de jerga juvenil y modismos exclusivos de España por parte de los actores debe de tener algo de "culpa". Palabras como peluco, tolay o pijo, al igual que expresiones como "montar un pollo", "dar el coñazo" o "comerse el marrón" a un latinoamericano le pueden sonar más bien a chino. Quizás sería hora de que, de cara a posicionar sus productos en el mercado hispanoamericano, las producciones españolas se planteasen recurrir a un uso más estandarizado del idioma, sin tener que renunciar por ello a su acento ni a la naturalidad del habla. Esta podría ser una medida más que razonable, máxime si se tiene en cuenta que los tiempos en los que las series españolas eran para consumo meramente interno ya son historia. 

Otro aspecto que habría podido influir en la decisión de doblar Élite al español "latino" podría ser algo de lo que muchos espectadores en España vienen quejándose y mofándose a partes iguales desde hace tiempo: la pésima vocalización de muchos actores españoles, en especial la de aquellos más jóvenes. Obviamente el reparto de Élite tampoco se libra de dichas críticas. A menudo se da la paradoja de que a un español que siga la serie le resulte más fácil entender lo que dice Lucrecia (interpretada por la actriz mexicana Danna Paola) que cualquier frase que pueda salir por la boca de Nano (interpretado por el actor murciano Jaime Lorente). Y es que ponerse en la piel de un macarra de periferia no debería estar reñido con una impostación y una vocalización correctas... Por motivos como este, cada vez hay más espectadores (entre los que me incluyo) que activan la opción de subtítulos para entender claramente los diálogos, aun tratándose de series españolas. No estaría mal, por ende, que se exigiera una mejor declamación a ciertos actores. Los telespectadores españoles (y los latinoamericanos ya ni me imagino) lo agradeceríamos sobremanera...

¿Y tú qué piensas? ¿El doblaje de Élite al español "latino" te parece justificado o, por el contrario, piensas que es una decisión más bien absurda?

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Comentarios

  1. Qué tal, soy uno de los actores de doblaje que participó de la adaptación latina de Élite (soy Christian). Primero quiero aclarar que el video que figura acá no es nuestro doblaje original sino un fandub. Segundo, que este tipo de trabajos se realizan para acercar el material al público latino, ya que muchas veces nos cuesta entender lo que se está diciendo en español ibérico, por falta de costumbre. A esto, claro, se le suma la jerga utilizada, que no nos es común. Saludos y gracias por hablar de nuestro trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy colombiano y en general entiendo lo que allí comunican, bajo esa lógica en países multiculturales como el mio donde practicamente son varias naciones en una sola, tocaría hacer una para los paisas, otra para los costeños, otra para los pastusos, es decir considero que era innecesario el doblaje ademas ni el acento Colombiano de los noticieros, ni los doblajes argentinos ni mexicanos son neutro
      s.

      Eliminar
    2. Hola, Jorge. En España sucede justamente lo mismo: hay multitud de acentos según la zona, cada uno más diferente del otro. Incluso hay sociolectos según la clase socioeconómica de cada cual. Por ejemplo, en Élite no hablan igual Polo o Clara (que se presuponen son de clase alta) que Rebeka o Nano (personajes de extracción social más baja). Imagino que todos esos matices en el doblaje se habrán perdido. Tal y como he indicado anteriormente, a mí no se me ocurriría ver una serie latinoamericana doblada en español peninsular, ya que normalmente entiendo casi todo lo que dicen. En caso de tener alguna dificultad para entender algún término o expresión, lo deduzco por el contexto y si no, tiro de internet. Yo, al igual que tú, tampoco creo que los denominados doblajes en "español neutro" sean realmente neutros. Un saludo desde España.

      Eliminar
    3. ¿Qué tal, Álex? Me gustaría ver/escuchar tu trabajo. ¿Podrías ponernos un enlace de uno de tus vídeos?

      Eliminar
  2. Hola, Álex. Muchas gracias por tu comentario. Yo personalmente no hubiera doblado la serie, pero puedo llegar a entender los motivos para hacerlo. Yo no vería una serie latinoamericana doblada en español ibérico porque me gusta escuchar otros acentos y descubrir expresiones nuevas. ¿Puedes facilitarme el enlace del doblaje oficial? En YouTube no he encontrado ninguno. ¡Gracias! Toni

    ResponderEliminar
  3. Hola, a mi me sorprendio por completo eso...lo descubri ayer, como tambien que la serie es muy exitosa en Estados Unidos. No es una serie excelente, ni la mas brillante de todas, pero tambien me tiene enganchado, me gustan ciertos puntos de diversidad en sus personajes...con respecto al idioma me ha pasado (soy argentino) de tener que verlo subtitulado, porque honestamente hay veces que hablan muy rapido y hay palabras que no llego a entender...aunque si, me choco un poco que este doblada al español latino, pero sin embargo lo veo como una fuente de trabajo para doblajistas, nose... quizas lo estoy justificando pero bueno, el punto es que tambien me resulto algo chocante o un pelin extraño.

    ResponderEliminar
  4. Yo opino que es un absurdo y un insulto a la inteligencia. Que en Latinoamérica escuchen español de España no les va a hacer daño y así de paso aprenden cosas nuevas. Y lo mismo la revés. Acaso vimos doblado el Chavo del 8? Precisamente ahi está la gracia: que se aprende y disfruta de lo diferente

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Musok: el chamanismo de Corea

Corea del Sur es un lugar heterogéneo en lo religioso. En el país asiático conviven diferentes credos, de entre los cuales destacan el budismo, el protestantismo y el catolicismo. Estos tres grupos suman algo más del 40% de la población surcoreana, mientras que el resto de la población sigue otros ritos (0,8%) o bien no se adscribe a ninguna filiación religiosa (entorno al 55%). Sin embargo, por lo general casi ninguno de estos censos parece dar especial relevancia a una religión, o más bien conjunto de creencias, que se podría considerar como la más antigua y la oriunda del país, y que ha influenciado la idiosincrasia coreana desde mucho antes de que la mismísima concepción de Corea como nación surgiese. Se trata del musok (무속), una religión de corte chamánico que llegó en su forma más primigenia a la península coreana desde Siberia en tiempos prehistóricos, de la mano de los hombres y mujeres que con el paso de los siglos acabarían conformando el pueblo coreano.
Tal y como se ha ind…

El monegasco, la lengua de Mónaco que (casi) nadie habla

Cuando uno visita el Principado de Mónaco, va sin duda con unas ideas preconcebidas de lo que se va a encontrar: lujo y riqueza a espuertas, el casino de Montecarlo, referencias a Grace Kelly y al resto de la familia real monegasca aquí y allá, además de otros tópicos de mayor o menos relevancia que durante años han nutrido el papel couché de medio mundo y que han contribuido a afianzar la imagen de este pequeño país de apenas 2 km² como quintaesencia de la abundancia y el glamur. Sin embargo, justo al cruzar la frontera del diminuto principado, aquellos visitantes más observadores seguramente repararán en los carteles de bievenida en los que se indica, junto al previsible nombre en francés, que se hallan en esos momentos en el "Principatu de Mùnegu". Algunos no le darán mayor importancia al asunto y continuarán con su viaje como si nada. Otros se preguntarán de qué trata aquello, mirarán en Wikipedia y descubrirán que Mónaco cuenta al parecer con una lengua autóctona, aunq…

Soliloquio de Fernanda del Carpio

Rescato en el día de Sant Jordi de hoy este fragmento de la gran obra de Gabriel García Márquez "Cien años de soledad", en el que la altiva y a la vez incomprendida Fernanda del Carpio, mi personaje favorito de la novela, estalla y, a modo de soliloquio en tercera persona, empieza a soltar lo que su viperina lengua ha callado durante tanto tiempo:
Aureliano Segundo no tuvo conciencia de la cantaleta hasta el día siguiente, después del desayuno, cuando se sintió aturdido por un abejorreo que era entonces más fluido y alto que el rumor de la lluvia, y era Fernanda que se paseaba por toda la casa doliéndole de que la hubieran educado como una reina para terminar de sirvienta en una casa de locos, con un marido holgazán, idólatra, libertino, que se acostaba bocarriba a esperar que le llovieran panes del cielo, mientras ella se destroncaba los riñones tratando de mantener a flote un hogar emparapetado con alfileres, donde había tanto que hacer, tanto que soportar y corregir desde …