lunes, 12 de diciembre de 2011

Parles catañol?

Todo y que a algunos esta manera mía de cherrar y escrivir pueda parecerles de eso más rara y fea, no cal que se empreñen. Estoy escriviendo en catañol, una barreja de castellano y catalán que en mi opinión hace mucho gozo y que de aquí a unos años será el idioma que más se haga servir en las conversas de Barcelona y rodalías. ¡Caborias! Me sabe grave que muchos digan que este modo de hablar nuestro no es maco, todo y que a mí, al cabo y a la fin, tanto me es: no me hace vergüenza cherrar así. Otros dicen que los catalanes nos hemos bebido el entendimiento, el seny y la rauxa, y que en Catalunya el castellano se está haciendo malbé, pero yo no creo que sea así ni de buen trozo. ¡Mecagundena! ¿No dicen en Madrit "pantumaca" y aquí ninguno no va a recurrir al Constitucional? Que no se preocupen, que cuando venga a la Meseta, ya miraré de esforzarme. Todo plegado, se está haciendo un grano demasiado, ¿no encuentran? No me gusta ser el típico catalán empreñado que se pasa el día quejándose de que aquí, en comparación con otros sitios, se penca demasiado, y que exige a toda hora al govierno lo que justamente le pertoca, pero como continúen tocándome los pimientos con el tema de que no me entienden, voy a enchegarlos a todos a pastar fango. Que no me vengan con romances, ¡collons!, que al tornavís y a la rachola se les llama así aquí y en la China Popular. Y ya podrán remugar tanto como quieran, que seguiré hablando catañol cuando me venga de gusto, ¡apa!

Dos de los grandes precursores del catañol


CASTELLANO:

Aunque a algunos esta manera mía de hablar y escribir pueda parecerles de lo más rara y fea, no hace falta que se enfaden. Estoy escribiendo en catañol, una mezcla de castellano y catalán que en mi opinión queda muy bien y que dentro de unos años será el idioma que más se utilice en las conversaciones de Barcelona y cercanías. ¡Diantres! Me sabe mal que muchos digan que este modo de hablar nuestro no es bonito, aunque a mí, al fin y al cabo, me da igual: no me da vergüenza hablar así. Otros dicen que los catalanes hemos perdido el norte, el seny y la rauxa, y que en Cataluña el castellano se está echando a perder, pero yo no creo que sea así en absoluto. ¡Me cago en diez! ¿No dicen en Madrid “pantumaca” y aquí nadie va a recurrir al Constitucional? Que no se preocupen, que cuando vaya a la Meseta, ya intentaré esforzarme. Con todo, se está exagerando un poco, ¿no creen? No me gusta ser el típico catalán enfadado que se pasa el día quejándose de que aquí, en comparación con otros sitios, se curra  demasiado, y que exige todo el rato al gobierno lo que justamente le corresponde, pero como continúen tocándome las pelotas con el tema de que no me entienden, voy a mandarlos a todos a la zurcir mierdas. Que no me vengan con historias, ¡cojones!, que al tornavís (destornillador) y a la rachola (baldosa) se les llama así aquí y en la China Popular. Y podrán refunfuñar lo que quieran, que seguiré hablando catañol cuando me apetezca, ¡venga!


CATALÀ:

Tot i que a alguns aquesta manera meva de xerrar i escriure els pugui sembla d’allò més estranya i lletja, no cal que s’emprenyin. Estic parlant en catañol, una barreja de castellà i català que en la meva opinió fa molt de goig i que d’aquí a uns anys serà l’idioma que més es faci servir a les converses de Barcelona i rodalies. Cabòries! Em sap greu que molts diguin que aquest mode de parlar nostre no es maco, tot i que a mí, al cap i a la fi, tant m’és: no em fa vergonya xerrar així. Altres diuen que els catalans ens hem bevut l’enteniment, el seny i la rauxa, i que a Catalunya el castellà s’està fent malbé. Mecagundena! No diuen a Madrid “pantumaca” i aquí ningú no va a recòrrer al Constitucional? Que no s’amoïnin que quan vingui a la Meseta, ja miraré d’esforçar-m’hi. Tot plegat, se n’està fent un gra massa, no troben? No m’agrada ser el típic català emprenyat que es passa el dia queixant-se que aquí, en comparació amb altres indrets, es penca massa, i que exigeix a tota hora al govern allò que justament li pertoca, però com continuïn tocant-me els pebrots amb el tema que no m’entenen, els engegaré a tots a pastar fang. Que no em vinguin amb romanços, collons!, que al tornavís i a la rajola els diuen així aquí i a la Xina Popular. I ja podran remugar tant com vulguin, que seguiré parlant catañol quan em vingui de gust, apa!



1 comentario: