Ir al contenido principal

Parles catañol?

Todo y que a algunos esta manera mía de cherrar y escrivir pueda parecerles de eso más rara y fea, no cal que se empreñen. Estoy escriviendo en catañol, una barreja de castellano y catalán que en mi opinión hace mucho gozo y que de aquí a unos años será el idioma que más se haga servir en las conversas de Barcelona y rodalías. ¡Caborias! Me sabe grave que muchos digan que este modo de hablar nuestro no es maco, todo y que a mí, al cabo y a la fin, tanto me es: no me hace vergüenza cherrar así. Otros dicen que los catalanes nos hemos bebido el entendimiento, el seny y la rauxa, y que en Catalunya el castellano se está haciendo malbé, pero yo no creo que sea así ni de buen trozo. ¡Mecagundena! ¿No dicen en Madrit "pantumaca" y aquí ninguno no va a recurrir al Constitucional? Que no se preocupen, que cuando venga a la Meseta, ya miraré de esforzarme. Todo plegado, se está haciendo un grano demasiado, ¿no encuentran? No me gusta ser el típico catalán empreñado que se pasa el día quejándose de que aquí, en comparación con otros sitios, se penca demasiado, y que exige a toda hora al govierno lo que justamente le pertoca, pero como continúen tocándome los pimientos con el tema de que no me entienden, voy a enchegarlos a todos a pastar fango. Que no me vengan con romances, ¡collons!, que al tornavís y a la rachola se les llama así aquí y en la China Popular. Y ya podrán remugar tanto como quieran, que seguiré hablando catañol cuando me venga de gusto, ¡apa!

Dos de los grandes precursores del catañol


CASTELLANO:

Aunque a algunos esta manera mía de hablar y escribir pueda parecerles de lo más rara y fea, no hace falta que se enfaden. Estoy escribiendo en catañol, una mezcla de castellano y catalán que en mi opinión queda muy bien y que dentro de unos años será el idioma que más se utilice en las conversaciones de Barcelona y cercanías. ¡Diantres! Me sabe mal que muchos digan que este modo de hablar nuestro no es bonito, aunque a mí, al fin y al cabo, me da igual: no me da vergüenza hablar así. Otros dicen que los catalanes hemos perdido el norte, el seny y la rauxa, y que en Cataluña el castellano se está echando a perder, pero yo no creo que sea así en absoluto. ¡Me cago en diez! ¿No dicen en Madrid “pantumaca” y aquí nadie va a recurrir al Constitucional? Que no se preocupen, que cuando vaya a la Meseta, ya intentaré esforzarme. Con todo, se está exagerando un poco, ¿no creen? No me gusta ser el típico catalán enfadado que se pasa el día quejándose de que aquí, en comparación con otros sitios, se curra  demasiado, y que exige todo el rato al gobierno lo que justamente le corresponde, pero como continúen tocándome las pelotas con el tema de que no me entienden, voy a mandarlos a todos a la zurcir mierdas. Que no me vengan con historias, ¡cojones!, que al tornavís (destornillador) y a la rachola (baldosa) se les llama así aquí y en la China Popular. Y podrán refunfuñar lo que quieran, que seguiré hablando catañol cuando me apetezca, ¡venga!


CATALÀ:

Tot i que a alguns aquesta manera meva de xerrar i escriure els pugui sembla d’allò més estranya i lletja, no cal que s’emprenyin. Estic parlant en catañol, una barreja de castellà i català que en la meva opinió fa molt de goig i que d’aquí a uns anys serà l’idioma que més es faci servir a les converses de Barcelona i rodalies. Cabòries! Em sap greu que molts diguin que aquest mode de parlar nostre no es maco, tot i que a mí, al cap i a la fi, tant m’és: no em fa vergonya xerrar així. Altres diuen que els catalans ens hem bevut l’enteniment, el seny i la rauxa, i que a Catalunya el castellà s’està fent malbé. Mecagundena! No diuen a Madrid “pantumaca” i aquí ningú no va a recòrrer al Constitucional? Que no s’amoïnin que quan vingui a la Meseta, ja miraré d’esforçar-m’hi. Tot plegat, se n’està fent un gra massa, no troben? No m’agrada ser el típic català emprenyat que es passa el dia queixant-se que aquí, en comparació amb altres indrets, es penca massa, i que exigeix a tota hora al govern allò que justament li pertoca, però com continuïn tocant-me els pebrots amb el tema que no m’entenen, els engegaré a tots a pastar fang. Que no em vinguin amb romanços, collons!, que al tornavís i a la rajola els diuen així aquí i a la Xina Popular. I ja podran remugar tant com vulguin, que seguiré parlant catañol quan em vingui de gust, apa!




Comentarios

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Musok: el chamanismo de Corea

Corea del Sur es un lugar heterogéneo en lo religioso. En el país asiático conviven diferentes credos, de entre los cuales destacan el budismo, el protestantismo y el catolicismo. Estos tres grupos suman algo más del 40% de la población surcoreana, mientras que el resto de la población sigue otros ritos (0,8%) o bien no se adscribe a ninguna filiación religiosa (entorno al 55%). Sin embargo, por lo general casi ninguno de estos censos parece dar especial relevancia a una religión, o más bien conjunto de creencias, que se podría considerar como la más antigua y la oriunda del país, y que ha influenciado la idiosincrasia coreana desde mucho antes de que la mismísima concepción de Corea como nación surgiese. Se trata del musok (무속), una religión de corte chamánico que llegó en su forma más primigenia a la península coreana desde Siberia en tiempos prehistóricos, de la mano de los hombres y mujeres que con el paso de los siglos acabarían conformando el pueblo coreano.
Tal y como se ha ind…

El monegasco, la lengua de Mónaco que (casi) nadie habla

Cuando uno visita el Principado de Mónaco, va sin duda con unas ideas preconcebidas de lo que se va a encontrar: lujo y riqueza a espuertas, el casino de Montecarlo, referencias a Grace Kelly y al resto de la familia real monegasca aquí y allá, además de otros tópicos de mayor o menos relevancia que durante años han nutrido el papel couché de medio mundo y que han contribuido a afianzar la imagen de este pequeño país de apenas 2 km² como quintaesencia de la abundancia y el glamur. Sin embargo, justo al cruzar la frontera del diminuto principado, aquellos visitantes más observadores seguramente repararán en los carteles de bievenida en los que se indica, junto al previsible nombre en francés, que se hallan en esos momentos en el "Principatu de Mùnegu". Algunos no le darán mayor importancia al asunto y continuarán con su viaje como si nada. Otros se preguntarán de qué trata aquello, mirarán en Wikipedia y descubrirán que Mónaco cuenta al parecer con una lengua autóctona, aunq…

Soliloquio de Fernanda del Carpio

Rescato en el día de Sant Jordi de hoy este fragmento de la gran obra de Gabriel García Márquez "Cien años de soledad", en el que la altiva y a la vez incomprendida Fernanda del Carpio, mi personaje favorito de la novela, estalla y, a modo de soliloquio en tercera persona, empieza a soltar lo que su viperina lengua ha callado durante tanto tiempo:
Aureliano Segundo no tuvo conciencia de la cantaleta hasta el día siguiente, después del desayuno, cuando se sintió aturdido por un abejorreo que era entonces más fluido y alto que el rumor de la lluvia, y era Fernanda que se paseaba por toda la casa doliéndole de que la hubieran educado como una reina para terminar de sirvienta en una casa de locos, con un marido holgazán, idólatra, libertino, que se acostaba bocarriba a esperar que le llovieran panes del cielo, mientras ella se destroncaba los riñones tratando de mantener a flote un hogar emparapetado con alfileres, donde había tanto que hacer, tanto que soportar y corregir desde …