Ir al contenido principal

Con la RAE hemos topado



Limpia, fija y da esplendor. Ese es el lema de la Real Academia Española (RAE). Se presupone que el objeto directo de los dos primeros verbos y el indirecto del tercero es siempre el mismo: la lengua española (según sus estatutos) y/o castellana (según la sacrosanta Constitución). En cualquier caso, si de algo no se puede acusar a dicha institución es de no haber estado en sus casi tres siglos de historia en la cresta de la ola. Ya sea por un motivo u otro, la RAE siempre ha dado de qué hablar. En los últimos días la Academia ha saltado de nuevo a la palestra de la mano de la nueva reforma ortográfica del castellano- consensuada, recordémoslo, con el resto de academias del continente americano y de Filipinas. La susodicha reforma no se encuentra exenta de polémica y ha levantado ampollas tanto en medios de comunicación como en foros de internet de un lado y otro del charco. Sea como fuere, aquellos que utilizamos y gustamos de cuidar el idioma deberemos a partir de ahora aprender nuevas normas, o mejor dicho, olvidarnos de algunas de ellas que, reforma mediante, han pasado a mejor vida. Si de pequeños en la escuela primaria nos juraron y perjuraron que había que distinguir entre “solo” adjetivo y “sólo” adverbio tildando a éste último (lo que en el mundo de la ortografía se conoce como acentuación diacrítica), y si luego nos remarcaron en secundaria que la tilde era opcional y que se podía omitir si así se deseaba, ahora los vetustos académicos han parecido, valga la redundancia, cambiar de parecer y han dejado a un lado las medias tintas y las ambivalencias. “Solo” no se acentúa; la ardua tarea de la distinción corre única y exclusivamente a cargo del contexto. Lo mismo vale para los pronombres demostrativos (cuya acentuación era hasta ahora igualmente opcional), así que se acabó tildar (y remarcar) “éste” o “aquél”, para escribir simple y llanamente "este" o "aquel". Finalizaron de una vez por todas las disyuntivas para la RAE, será por eso que con la nueva reforma la "o" disyuntiva entre cifras tampoco se acentuará ya. 

Sede de la RAE (Madrid)
                                              
A todo esto, servidor no puede cuando menos derramar alguna que otra lágrima figurada, pues es de la opinión de que tildar estas palabras confería a la ortografía castellana cierto estilo y clase, al igual que los circunflejos y los umlauts brindan peculiaridad al francés y al alemán, respectivamente. Asimismo, y si de deshacer lo andado se trata en lo que a tildes se refiere, vocablos tales como "guión" o "truhán" pasarán a ser a todos los efectos monosilábicos y, por lo tanto, no se deberán acentuar. Ver para creer.

Sin embargo, el aspecto que más porfía está ocasionando es el relacionado con la onomástica de las letras del abecedario (por no hablar de la previsible y ya definitiva jubilación de la elle y la che). Si hasta ahora en la Península la i griega lo era tanto como la Reina Sofía, en adelante pasará a ser una apátrida más del alfabeto para llamarse simplemente ye, tal y como se la denomina en las Américas. No obstante, y como contrapartida, nuestros hermanos americanos deberán referirse a la uve como tal, y olvidarse de otras formas añejas como ve, ve baja, ve corta o ve pequeña. Donde las dan las toman.

Hispanoesfera     
                                                                

Comentarios

Lo más visto de la semana

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

El coreano y el paralelo 38

Al sur de la frontera que lleva dividiendo dos sociedades hermanas durante tanto tiempo, multitud de palabras nuevas llegan rápidamente a rebufo de la globalización. De este modo, para los surcoreanos, términos de origen inglés como "shampoo" (champú), "juice" (zumo, jugo) y "selfservice" (autoservicio), son palabras de uso diario. Para los desertores norcoreanos, en cambio, no significan absolutamente nada. Si se cambian las tornas, también se puede aplicar el mismo principio: la gente de Seúl se extraña al oír palabras tan norcoreanas como "salgyeolmul" (살결물), que literalmente significa "agua para la piel"  (lo que en el Sur sería "skin lotion" o crema hidratante). Dos países, enemigos mortales, unidos por lazos históricos, familiares... y lingüísticos, aunque hasta un cierto punto. La división de la península coreana, que dura ya más de siete décadas, ha creado una creciente barrera lingüística que da lugar a malentendidos…

La otra realidad ibérica: el asturleonés

Iniciamos hoy con el asturleonés un periplo por otras realidades sociolingüísticas ibéricas de las cuales normalmente, y a diferencia de realidades como la gallega o la catalana, poco o nada se sabe.

La situación actual del asturleonés es muy desconocida tanto dentro como fuera de su dominio lingüístico. Aparte de la maraña de nombres que el idioma recibe (asturleonés, asturiano, bable, leonés, etc...), algo que supone que muchos se cuestionen todavía hoy en día la unidad o no de las hablas propias de Asturias y de parte del antiguo Reino de León, son aún muchos -propios y extraños- los que ponen en tela de juicio que aquello se trate realmente de un idioma diferente del castellano. A ello ayuda el hecho de que el asturleonés no sea lengua oficial en ninguna de las comunidades autónomas españolas de donde es propio, aunque si bien es cierto que los estatutos de autonomía de Asturias y Castilla y León lo citan y reconocen expresamente. Por otra parte, ningún movimiento político actual d…

Los tres "idiomas" de Bosnia-Herzegovina

Lingüísticamente hablando, como practicamente en todas los aspectos, Bosnia-Herzegovina se encuentra hoy dividida. Sin embargo, la fragmentación lingüística es solamente simbólica. Hasta la desintegración de Yugoslavia a principios de los 90, el serbocroata era una lengua estandarizada con dos variantes (la occidental o croata, y la oriental o serbia) y dos variedades (la hablada en Bosnia-Herzegovina y la hablada en Montenegro). Las variantes contienen muchas palabras exclusivas e inexistentes en la otra, mientras que las variedades toman elementos de ambas variantes. El serbocroata seguramente se habría dividido en croata y serbio mucho antes si no hubiera sido por la situación multiétnica de Bosnia-Herzegovina. La tesis de "una nación, un idioma" no funcionaba en Bosnia ya que los miembros de todas las naciones hablaban la misma variedad de la lengua bosnia. Nadie podía distinguir a un serbobosnio de un bosnio musulmán o croata tan sólo por su manera de hablar. La lengua …