Ir al contenido principal

Para estudiar gallego, mejor al extranjero

A muchos españoles les es imposible aprender las tres lenguas cooficiales en sus comunidades autónomas

El poeta vasco Gabriel Aresti escribió que "sólo es español quien sabe las cuatro lenguas de España". Él hablaba castellano, catalán, gallego y euskera. Pero, hoy en día, aprender estas tres últimas lenguas cooficiales sigue siendo una tarea complicada para muchos ciudadanos españoles.

Enseñanza de los idiomas cooficiales
en España y el resto del mundo
En Cantabria, La Rioja, Castilla-La Mancha o Canarias no hay un solo centro académico que imparta alguno de esos idiomas y fuera de sus respectivos ámbitos lingüísticos la oferta educativa de catalán, gallego y euskera sigue siendo muy limitada. Otros países parecen más conscientes de la realidad plurilingüe de España que la propia España.

Las cifras hablan por sí solas. Mientras en el conjunto del Estado hay 12 universidades o escuelas oficiales de idiomas que dan clases de la lengua catalana, en el resto del mundo superan la centena los centros universidades o delegaciones del Instituto Cervantes que la imparten. Dentro de España no hay centros públicos que enseñen gallego en las cuatro comunidades mencionadas, pero tampoco en Navarra o Aragón. Sin embargo, sólo en Brasil hay cuatro centros en los que sí se oferta el aprendizaje de esa lengua.

El caso más llamativo es el del euskera, que fuera de su ámbito lingüístico (Euskadi y Navarra) sólo se puede estudiar en cuatro comunidades autónomas, si bien hay profesores de la lengua de Aitor en al menos 11 ciudades europeas y otras tantas americanas. Para Mari Jose Olaziregi, directora de promoción del euskera del Instituto Etxepare, todo el panorama de las lenguas cooficiales en el Estado "es absurdo". Ella lo atribuye a que "no hay un concepto de pluralidad en el sistema educativo". Y apuesta por que en las clases o en los libros de texto de las comunidades monolingües se haga un esfuerzo por divulgar esa "riqueza lingüística", lo que "contribuirá a promulgar el respeto entre todos".

La institución a la que representa, que depende del Gobierno vasco, divulga el aprendizaje de la lengua vasca por todo el mundo con lectorados (o profesores) en diversas universidades del Estado y de otros países. Su equivalente en Catalunya es el Institut Ramon Llull, que subvenciona cursos de lengua catalana y de su literatura en 123 universidades de cuatro continentes.

"Lo ideal sería que todas las universidades de letras del Estado impartieran cursos de las lenguas cooficiales, pero la realidad es la que es, una anomalía", reconoce Andreu Bosch, director del área de Lengua y Universidades del instituto catalán. "Deberían ser las administraciones públicas de todas las comunidades autónomas las que fueran conscientes de la realidad plurilingüe de España, pero hoy en día no es así", recalca.


Las lenguas como conflicto

El filólosofo y secretario del Consello da Cultura Galega, Henrique Monteagudo, considera que en la corta historia de la democracia en España "no se ha hecho el esfuerzo necesario para que la España monolingüe tenga un mínimo conocimiento del plurilingüismo". En su opinión, esto no es sólo culpa de los sucesivos gobiernos sino, sobre todo de muchos medios de comunicación que "presentan el plurilingüismo como un conflicto".

En Galicia es la Secretaría Xeral de Política Lingüística de la Xunta la encargada de divulgar su lengua por el mundo a través de una Rede de Centros de Estudos Galegos que imparte cursos de gallego en numerosas universidades. Además, colabora en el impulso del idioma en varios centros escolares de el Bierzo en el noroeste de Castilla y León, de Asturias o de Catalunya, donde el gallego se aprende como asignatura optativa.

Las comunidades en las que no existe la posibilidad de estudiar las cuatro lenguas cooficiales alegan que no se ofertan por "falta de demanda". Desde la Escuela Oficial de Idiomas de Santander afirman que, tras ser preguntados sobre los idiomas que echaban en falta, los alumnos mencionaron "el chino o el árabe", pero en ningún caso el euskera, el catalán o el gallego. "No hay demanda, aunque si la hubiera, no se descartaría impartirlas", apuntan desde la Consejería de Educación de Castilla La-Mancha, de la que dependen varias universidades y 13 escuelas oficiales.

Bosch rebate ese argumento. "Si la oferta existiera, habría alumnado", apunta. "Se debe ofertar el aprendizaje de las lenguas cooficiales, es necesario que creemos una nueva curiosidad, sobre todo, comprobando el éxito que tiene en el exterior", agrega Olaziregi.

Para los expertos consultados, el origen del problema está en el sistema educativo. "Hay que transformarlo por completo", advierte Monteagudo, "para realizar una oferta abierta a la ciudadanía y para profundizar en el conocimiento de la cultura plurilingüe". Olaziregi insiste en que desde las instituciones públicas "se deben ir dando pasos poco a poco, hasta conseguir que los ciudadanos conozcan otras lenguas". Su lema es Eman ta zabal zazu (Dalo y extiéndelo).

Fuente:  Diario Público IÑIGO ADURIZ MADRID 21/02/2011

Comentarios

Lo más visto de la semana

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

El coreano y el paralelo 38

Al sur de la frontera que lleva dividiendo dos sociedades hermanas durante tanto tiempo, multitud de palabras nuevas llegan rápidamente a rebufo de la globalización. De este modo, para los surcoreanos, términos de origen inglés como "shampoo" (champú), "juice" (zumo, jugo) y "selfservice" (autoservicio), son palabras de uso diario. Para los desertores norcoreanos, en cambio, no significan absolutamente nada. Si se cambian las tornas, también se puede aplicar el mismo principio: la gente de Seúl se extraña al oír palabras tan norcoreanas como "salgyeolmul" (살결물), que literalmente significa "agua para la piel"  (lo que en el Sur sería "skin lotion" o crema hidratante). Dos países, enemigos mortales, unidos por lazos históricos, familiares... y lingüísticos, aunque hasta un cierto punto. La división de la península coreana, que dura ya más de siete décadas, ha creado una creciente barrera lingüística que da lugar a malentendidos…

La otra realidad ibérica: el asturleonés

Iniciamos hoy con el asturleonés un periplo por otras realidades sociolingüísticas ibéricas de las cuales normalmente, y a diferencia de realidades como la gallega o la catalana, poco o nada se sabe.

La situación actual del asturleonés es muy desconocida tanto dentro como fuera de su dominio lingüístico. Aparte de la maraña de nombres que el idioma recibe (asturleonés, asturiano, bable, leonés, etc...), algo que supone que muchos se cuestionen todavía hoy en día la unidad o no de las hablas propias de Asturias y de parte del antiguo Reino de León, son aún muchos -propios y extraños- los que ponen en tela de juicio que aquello se trate realmente de un idioma diferente del castellano. A ello ayuda el hecho de que el asturleonés no sea lengua oficial en ninguna de las comunidades autónomas españolas de donde es propio, aunque si bien es cierto que los estatutos de autonomía de Asturias y Castilla y León lo citan y reconocen expresamente. Por otra parte, ningún movimiento político actual d…

Los tres "idiomas" de Bosnia-Herzegovina

Lingüísticamente hablando, como practicamente en todas los aspectos, Bosnia-Herzegovina se encuentra hoy dividida. Sin embargo, la fragmentación lingüística es solamente simbólica. Hasta la desintegración de Yugoslavia a principios de los 90, el serbocroata era una lengua estandarizada con dos variantes (la occidental o croata, y la oriental o serbia) y dos variedades (la hablada en Bosnia-Herzegovina y la hablada en Montenegro). Las variantes contienen muchas palabras exclusivas e inexistentes en la otra, mientras que las variedades toman elementos de ambas variantes. El serbocroata seguramente se habría dividido en croata y serbio mucho antes si no hubiera sido por la situación multiétnica de Bosnia-Herzegovina. La tesis de "una nación, un idioma" no funcionaba en Bosnia ya que los miembros de todas las naciones hablaban la misma variedad de la lengua bosnia. Nadie podía distinguir a un serbobosnio de un bosnio musulmán o croata tan sólo por su manera de hablar. La lengua …