Ir al contenido principal

Bélgica: Ceci n'est pas un pays


En estos días en los que corren ríos de tinta en torno a la inestabilidad y a la incierta deriva socio-política en los países árabes, pocos se acuerdan de que en el mismo corazón del viejo continente se vive en estos momentos uno de los más largos capítulos de ingobernabilidad que se recuerdan en Europa y en el mundo entero. Tras la celebración de elecciones generales en Bélgica el 13 de junio de 2010, el país ha pasado más de 240 días después a ostentar el record mundial del país que más tiempo ha permanecido sin gobierno (hasta ahora tan dudoso "honor" recaía en Irak), debido principalmente al desacuerdo entre partidos flamencos y valones en torno a una enésima reforma federal del estado belga.

Regiones lingüísticas belgas
El origen del conflicto radica en el enrevesado sistema federal bajo el que se rige Bélgica, que es a su vez un reflejo de la realidad lingüística del país, en el que tres idiomas -neerlandés, francés y alemán- son oficiales. Tras la reforma federal del año 1963, el país pasó a dividirse en cuatro regiones lingüísticas bien diferenciadas: Flandes, cuya lengua oficial es el neerlandés (o flamenco); Valonia, donde la lengua oficial única es el francés, algunas zonas fronterizas con Alemania donde la lengua oficial  es el alemán, y por último, Bruselas, único territorio oficialmente bilingüe (francés, neerlandés). En lo que a porcentajes se refiere, en torno al 60% (unos 6 millones de personas) tiene el neerlandés como idioma materno, mientras que el francés lo es del 35% (4 millones) y el alemán del 1% (100.000 germanófonos). El español, el italiano, el árabe y otros idiomas son hablados también por grupos de inmigrantes y sus descendientes, aunque dichas lenguas no gozan de ningún tipo de reconocimiento oficial por parte del estado belga. No obstante, históricamente el país no siempre se había dividido de igual manera. La primera constitución del país que data de 1831 recogía la “libertad de lenguas”, pero no se establecía la territorialidad. Asimismo, durante este periodo la lengua del poder y de la Corte fue el francés, mientras que los dialectos flamencos se consideraban poco más que un habla de campesinos. Todo ello conllevó, entre otras cosas, el progresivo afrancesamiento de Bruselas. Poco a poco, diferentes leyes fueron estableciendo correcciones de tipo sociolingüístico. Una ley de 1921 estableció la partición de Bélgica en dos territorios -Flandes y Valonia-, y en 1932 se instituyó el monolingüismo territorial entre las dos zonas. Finalmente, en 1963, tal y como se ha mencionado ya, el país se dividió en cuatro territorios lingüísticos. Desde entonces, Valonia y Flandes han vivido en un constante tira y afloja en el que los flamencos reclaman cada vez más competencias exclusivas del gobierno federal, mientras que los valones, recelosos de que la transferencia de dichas competencias convierta el sistema en una confederación previa a la independencia de Flandes, se niegan en rotundo. Más allá de la esfera política, tanto flamencos como valones suelen vivir ajenos a lo sucedido al otro lado de la frontera lingüística, aunque de vez en cuando saltan a la palestra noticias, a menudo rozando lo absurdo, que avivan el siempre latente conflicto lingüístico: desde las elecciones de Miss Bélgica y los conocimientos lingüísticos de la ganadora, hasta la lengua de la canción representante de Bélgica en Eurovisión.

En lo que concierne a conocimientos lingüísticos, los últimos estudios demuestran que Flandes es más multilingüe que Valonia, ya que en la primera el 48% de la población tiene conocimientos de francés. Por el contrario, tan sólo el 15% de los valones sabe hablar neerlandés. Paradójicamente, el alemán, que es el idioma oficial con menor número de hablantes nativos entre los belgas, cuenta con un mayor porcentaje como segundo idioma (27%) respecto al neerlandés.





 Bruselas, el caballo de batalla



Lenguas maternas de Bruselas:
57% francés, 11% francés y otro idioma,
16% ni francés ni neerlandés, 7% neerlandés,
9% francés y neerlandés














Hay quien dice de Bélgica que en realidad se trata de dos países en uno; otros directamente claman, “parafraseando” al artista patrio René Magritte, que “ceci n'est pas un pays” (Esto de aquí no es un país). Quizás tanto Valonia como Flandes viven de espaldas la una de la otra, prueba de ello es que tan sólo hay un 1% de matrimonios mixtos y de que un 40% de la población flamenca está favor de la secesión de su territorio. Sea como fuere, a día de hoy paraciera que tan sólo la familia real, la cerveza, la selección de fútbol y Bruselas mantienen en cierta medida al país unido. Y es precisamente la capital nacional, Bruselas, la cual ambos grupos sienten como propia – los flamencos por razones históricas, y los valones por motivos demográficos- la cuestión clave del conflicto. Como ya se ha indicado anteriormente, la capital del país y de la UE es una región oficialmente bilingüe, aunque su población es mayoritariamente francófona, a la cual se le suman unos 150.000 belgas francófonos que viven en una serie de localidades flamencas situadas en torno a Bruselas, en seis de las cuales disfrutan del derecho a recibir enseñanza y justicia en su lengua (las denominadas “facilidades lingüísticas”). Además, y para disgusto de la gran parte de la clase política flamenca, la capital y los 35 municipios flamencos que la rodean constituyen un distrito electoral especial (Bruselas-Halle-Vilvoorde) en el que los francófonos pueden votar por partidos de su comunidad, a diferencia del resto de Flandes y de Valonia, donde tan sólo es posible votar a partidos flamencos y francófonos, respectivamente. Los flamencos temen que la dualidad de partidos incremente, como ya ocurriera en la capital, el cada vez más patente afrancesamiento de la periferia bruselense. Mientras tanto, por ahora sólo queda esperar que la crisis gubernamental se resuelva y ver qué dirección toma el Estado belga tras una más que previsible nueva reforma federal. 


 
Reportaje del programa 30 Minuts de TV3 
sobre el conflicto lingüístico belga (en catalán)




Comentarios

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

Soliloquio de Fernanda del Carpio

Rescato en el día de Sant Jordi de hoy este fragmento de la gran obra de Gabriel García Márquez "Cien años de soledad", en el que la altiva y a la vez incomprendida Fernanda del Carpio, mi personaje favorito de la novela, estalla y, a modo de soliloquio en tercera persona, empieza a soltar lo que su viperina lengua ha callado durante tanto tiempo:
Aureliano Segundo no tuvo conciencia de la cantaleta hasta el día siguiente, después del desayuno, cuando se sintió aturdido por un abejorreo que era entonces más fluido y alto que el rumor de la lluvia, y era Fernanda que se paseaba por toda la casa doliéndole de que la hubieran educado como una reina para terminar de sirvienta en una casa de locos, con un marido holgazán, idólatra, libertino, que se acostaba bocarriba a esperar que le llovieran panes del cielo, mientras ella se destroncaba los riñones tratando de mantener a flote un hogar emparapetado con alfileres, donde había tanto que hacer, tanto que soportar y corregir desde …

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

"Allévoy": la desastrosa localización de Final Fantasy VII

Allá por 1997 llegó al mercado español un videojuego que habría de hacer historia. El videojuego en cuestión, Final Fantasy VII, supuso en efecto un antes y un después en varios aspectos: fue la aceptación definitiva por parte del gamer español (y occidental, en general) de un género como el juego de rol japonés (JRPG), hasta entonces con una cuota de mercado más bien reducida; para Sony significó el espaldarazo definitivo para su recién nacida Playstation, que veía consolidado su catálogo con un videojuego que el devenir convertiría en obra de culto; y para los traductores sentó un precedente en la aún incipiente localización de videojuegos. Y no precisamente en el buen sentido... A día de hoy, no hay gamer español que se precie de ser llamado tal al que no le suene el "allévoy" de Cloud, el protagonista del juego. Y es que, por si algún lector despistado aún no se ha percatado, la localización al español de la obra de Squaresoft se convirtió en un ejemplo de cómo no traduc…

La Barcelona filipina (2ª parte)

El Desastre de 1898 marcó un antes y un después en la historia contemporánea española. Si bien España había ido perdiendo a lo largo del siglo XIX la mayoría de territorios americanos, ya sea a raíz de guerras o por medio de transacciones, no fue hasta casi finalizada la centuria, tras la derrota en la guerra hispano-estadounidense y la consiguiente pérdida de Cuba, Puerto Rico, Guaján y Filipinas, cuando el país entró en una definitiva crisis de identidad y política que marcaría (y en parte aún marca) el devenir y la idiosincrasia de la sociedad española. Sin embargo, el resultado de la contienda no supuso el final definitivo de las relaciones entre la antigua metrópolis y los territorios coloniales, no al menos de una manera total y abrupta. Valga como ejemplo que el fenómeno de los indianos se prolongara hasta bien entrado el siglo XX.  En el caso que aquí nos ocupa, el de Filipinas, la mayoría de los flujos comerciales y personales se seguirían articulando a través de Barcelona, …