Ir al contenido principal

El bilingüismo finlandés

Según la constitución de 1919, enmendada en 2003, Finlandia consta de dos lenguas nacionales, siendo éstas el finlandés y el sueco. El finlandés, idioma de origen finohugrio, es la lengua materna del 92% de la población, mientras que el sueco es hablado por tan sólo el 5,6%, lo que se traduce en alrededor de 300.000 personas, localizadas sobre todo a lo largo de la costa occidental del país (con centros neurálgicos en Kristinestad, Kasko, Vasa, Nykarleby, Jokostad y Karleby), así como en la zona de Helsinki a lo largo del trozo de costa que va de Turku (Abo) a Vanda. Asimismo, dentro de la minoría lingüística sueca persiste una distinción dialectal entre el área de Helsinki (Helsingfors en sueco), donde se habla una variedad dialectal bastante cercana al estándar difundido en Suecia, y el resto de la zona costera, en la cual el finlandssvenska conserva peculiaridades de cariz arcaico y propios respecto a la lengua de la madre patria.



Bandera de la minoría suecohablante finlandesa


Las condiciones del bilingüismo finlandés, aparentemente orientadas de cara a favorecer a la minoría, tienen su origen en la propia historia del país y encuentran su justificación en las vicisitudes políticas y culturales del territorio. La presencia de la lengua sueca en territorio finlandés tiene sólidas raíces y se remonta al menos al año 1156 en que la Corona sueca se anexionó Finlandia. Asimismo, la inmigración sueca, que se estableció pacíficamente a lo largo de los siglos, tuvo a menudo como destino territorios completamente deshabitados, en los cuales los recién llegados se establecieron, fundando a su vez pueblos y ciudades cuya existencia no perjudicó los derechos territoriales de la población autóctona.

En este clima de pacífica convivencia, la tradicional autonomía de la región finlandesa en el seno del reino de Suecia vio su fin en el siglo XVII, a raíz de las políticas centralistas llevadas a cabo por el rey Gustavo II Adolfo, coincidiendo a su vez con la propagación de la Reforma y la primera traducción al finés de la Biblia en 1642 (lo que aceleró el advenimiento literario del idioma local), quien declaró el sueco única lengua oficial del uso público y de la enseñanza. Dicha política unilingüista perduró incluso cuando Finlandia pasó a manos rusas en 1809.

El movimiento nacionalista finlandés, surgido al igual que en gran parte de Europa a lo largo del siglo XIX, propugnaba la recuperación del idioma nacional, el finlandés, idioma en el cual E. Lönrot escribió en 1835 el poema épico y patriótico Kalevala. El finés recuperó así gradualmente terreno, siendo declarado lengua nacional en 1863. Sin embargo, el rol del sueco, que nunca fue hablado como lengua materna por más del 20% de la población, y que aún hoy día es considerado elemento esencial de la cultura del país, nunca se puso en tela de juicio. 



Municipios bilingües finlandés-sueco
Los grupos suecohablantes apoyaron mayoritariamente el proceso de independencia finlandés de Rusia y consiguieron cuando ésta culminó la equiparación del idioma escandinavo respecto a la lengua local según una ley promulgada en 1922, y actualizada en 2003. De acuerdo a la legislación finlandesa, se garantizan una serie de derechos lingüísticos mínimos a título individual en lo que a las relaciones entre ciudadano e instituciones nacionales respecta. En este sentido los organismos deben de ser capaces de dirigirse a sus ciudadanos en ambas lenguas. En lo que se refiere a la territorialidad, se considera que una zona es bilingüe cuando en ella viven al menos un 8% de suecohablantes, o cuando éstos alcanzan 3.000 personas. Según el número de hablantes, el sueco puede ser considerado la primera o la segunda lengua del territorio: de un total de 446 municipios, 3 son monolingües cuyo único idioma es el sueco, 21 bilingües de mayoría finlandesa y 23 bilingües de mayoría sueca.


La relación de convivencia entre ambas comunidades puede resumirse con algunos datos: el 80% de la población suecohablante es bilingüe y es capaz de expresarse perfectamente en finlandés, asimismo cerca de un 25% de los estudiantes de las escuelas suecas proviene de familias de lengua finesa, cuyos padres consideran oportuno el aprendizaje de la lengua escandinava o bien encuentran más prestigiosa la cultura que se expresa en dicho idioma.

La equiparación formal entre ambas lenguas es casi total en lo que a los organismos estatales se refiere, a pesar de que prevalece lógicamente el finlandés en la mayoría de situaciones comunicativas formales e informales. Además, la minoría sueca cuenta con un sistema educativo propio (que llega incluso a la enseñanza universitaria), así como un sistema radiofónico y televisivo en su idioma (Finlands Svenska Television), y una activa vida cultural promovida en gran parte por instituciones de consolidada tradición como la Svenska Literatursäll-Skapet i Finland (Sociedad por la literatura sueca en Finlandia).

En el ámbito político, los problemas del grupo lingüístico sueco se discuten en el seno de la Svenska Finlands Folkting (Asamblea sueca de Finlandia), en la cual se reúnen, además de los delegados de los partidos nacionales, representantes de los partidos políticos de la minoría sueca como el Svenska Folkspartiet i Finland (Partido Popular sueco de Finlandia), que a su vez cuenta con representación en el parlamento estatal.

Comentarios

Lo más visto de la semana

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

Soliloquio de Fernanda del Carpio

Rescato en el día de Sant Jordi de hoy este fragmento de la gran obra de Gabriel García Márquez "Cien años de soledad", en el que la altiva y a la vez incomprendida Fernanda del Carpio, mi personaje favorito de la novela, estalla y, a modo de soliloquio en tercera persona, empieza a soltar lo que su viperina lengua ha callado durante tanto tiempo:
Aureliano Segundo no tuvo conciencia de la cantaleta hasta el día siguiente, después del desayuno, cuando se sintió aturdido por un abejorreo que era entonces más fluido y alto que el rumor de la lluvia, y era Fernanda que se paseaba por toda la casa doliéndole de que la hubieran educado como una reina para terminar de sirvienta en una casa de locos, con un marido holgazán, idólatra, libertino, que se acostaba bocarriba a esperar que le llovieran panes del cielo, mientras ella se destroncaba los riñones tratando de mantener a flote un hogar emparapetado con alfileres, donde había tanto que hacer, tanto que soportar y corregir desde …

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

"Allévoy": la desastrosa localización de Final Fantasy VII

Allá por 1997 llegó al mercado español un videojuego que habría de hacer historia. El videojuego en cuestión, Final Fantasy VII, supuso en efecto un antes y un después en varios aspectos: fue la aceptación definitiva por parte del gamer español (y occidental, en general) de un género como el juego de rol japonés (JRPG), hasta entonces con una cuota de mercado más bien reducida; para Sony significó el espaldarazo definitivo para su recién nacida Playstation, que veía consolidado su catálogo con un videojuego que el devenir convertiría en obra de culto; y para los traductores sentó un precedente en la aún incipiente localización de videojuegos. Y no precisamente en el buen sentido... A día de hoy, no hay gamer español que se precie de ser llamado tal al que no le suene el "allévoy" de Cloud, el protagonista del juego. Y es que, por si algún lector despistado aún no se ha percatado, la localización al español de la obra de Squaresoft se convirtió en un ejemplo de cómo no traduc…

La Barcelona filipina (2ª parte)

El Desastre de 1898 marcó un antes y un después en la historia contemporánea española. Si bien España había ido perdiendo a lo largo del siglo XIX la mayoría de territorios americanos, ya sea a raíz de guerras o por medio de transacciones, no fue hasta casi finalizada la centuria, tras la derrota en la guerra hispano-estadounidense y la consiguiente pérdida de Cuba, Puerto Rico, Guaján y Filipinas, cuando el país entró en una definitiva crisis de identidad y política que marcaría (y en parte aún marca) el devenir y la idiosincrasia de la sociedad española. Sin embargo, el resultado de la contienda no supuso el final definitivo de las relaciones entre la antigua metrópolis y los territorios coloniales, no al menos de una manera total y abrupta. Valga como ejemplo que el fenómeno de los indianos se prolongara hasta bien entrado el siglo XX.  En el caso que aquí nos ocupa, el de Filipinas, la mayoría de los flujos comerciales y personales se seguirían articulando a través de Barcelona, …