Ir al contenido principal

Spanish Version: cuando cantantes extranjeros se lanzan a cantar en español

Cada cierto tiempo se oye aquello de que el español está de moda, que millones de personas lo estudian, que dentro de cincuenta años lo hablarán 600 millones de individuos o más… ¡Ay, que tiemblen los ingleses!  Debe de ser una tendencia perenne, pues tales afirmaciones las lleva oyendo servidor desde que tiene uso de razón (y créanme, una veintena de años no es algo baladí en este aspecto). Será por ello que lo de cantar en español siempre ha sido algo muy “trendy” y "cool", teniendo en consideración que muchos cantantes y grupos ajenos a la hispanoesfera han tenido alguna vez a lo largo de sus carreras algún tipo de deferencia hacia el castellano, versionando (o destrozando) sus temas en dicho idioma. El resultado, como muchos podrán imaginar, no siempre ha sido el esperado… 


Los precursores en el arte de versionar “a granel” sus éxitos en lengua cervantina son los ABBA, inaugurando con ello la denominada "escuela escandinava" en la que también se incluiría años después a Roxette con su inefable disco "Baladas en español" y estribillos tales como "Un día sin ti es una eternidad, es un adiós que duele por dos". Suma perfección. Aunque si de perfección  se trata, hemos de volver a ABBA que a base de Chiquititas y Fernandos han quedado en el imaginario colectivo como aquellas dos parejas pihippies provenientes de la gélida Suecia. ¿Qué más daban el acento valquírico de erres interminables y uves labiodentales y esas rimas que rozaban el ripio la mayoría de veces? Hete aquí una de sus canciones en español menos conocidas, "No hay a quien culpar", homenaje a los "ferranos de amorrrrr" ya pasados y a las aves que migran (sí, sí, no es broma…). El vídeo no desmerece para nada al tema; en el mismo, vemos a Frida caminando por la orilla de un lago o playa con la mirada fija en el horizonte, quién sabe si pensando en dejar a Benny o rememorando el Lebensborn… 




Como si del mismo Renacimiento se tratara, se podría afirmar que la escuela más avanzada en el menester de la traducción melódica es la italiana. Ya en la década de los 60 y los 70, varios artistas transalpinos como Gigliola Cinquetti o Domenico Modugno tuvieron a bien, con mayor o menor fortuna dependiendo del caso, versionar sus éxitos en castellano: auténticos himnos al "amore" edulcorado. La eclosión habría de esperar, sin embargo, hasta la década de los 90, ya que durante los 80 hubo un paréntesis con Sabrina Salerno y sus "gracias" en lengua inglesa... Los reyes del género itálico son sin duda Eros Ramazzotti y Laura Pausini, la segunda con mejor pronunciación que el primero, todo sea dicho. Mención aparte merece Tiziano Ferro, quien de pronunciar a la ibérica en su primer álbum, pasó a sesear en posteriores discos, quizás con la intención de ganarse el favor del pueblo mexicano tras las desafortunadas declaraciones que hiciera sobre las mujeres del país azteca y su supuesta vellosidad supralabial. Meando un poco fuera de tiesto, en este grupo de "tránsfugas ceceístas" también podríamos incluir a Mónica Naranjo, David Bisbal o Alejandro Sanz, quienes tan alegremente mezclan ceceo y seseo en una misma canción (o incluso se olvidan de tan característico fonema peninsular en varios de sus temas). Misterios dignos de Cuarto Milenio, desde luego... Volviendo a los italianos, hoy recordaremos a Valeria Rossi, quien se diera a conocer hará unos 10 años con un "tormentone" de simplona e ininteligible letra en itañol llamado "Tre parole". Tras ello, la Rossi fue obviamente, pasto del más cruel y duro olvido. Aunque escuchando la canción, uno entiende el porqué... "Dame tres faroles..."


Y qué decir de las Spice Girls… Quién no emuló en su tierna infancia a Geri al ritmo de “If u can’t dance” cantando, para disgusto de sus progenitores, aquel memorable rap en castellano con trasfondo fálico:


Hey macho, te vi el otro día, me dio mucha, mucha alegría.
Escucha la música. ¡Ay madre mía!
Hey chico, tú no tienes nada.
Qué susto, qué sueco, qué polla, qué tieso.
Oh, no me toques, ay que pero, feo.
Venga, venga, marcha salida, toma esa música, me encanta deprisa. 
Cuidado, cuidado, qué chico, qué loca,
Toma mi ritmo
Me voy contigo
Hey macho te quiero
Quiero un hombre, necesito, si pero no tu nombre
Hey macho, Hey macho
Si no bailas esto no puedes nada conmigo.




La Halliwell, medio española y versada en poesía lírica, no tuvo bastante y decidió premiar a sus sufridos fans años más tarde, y ya en solitario, con otro tema de marcado sabor hispano, Mi chico latino, cuya letra al borde de la pidginización haría temblar a los mismísimos académicos con frases tan macarrónicas y anacolúticas como:

Qué sueño, “dolce” y pequeño
Yo no sé, yo no sé
Pero no es un cuento
Mi corazón con tormento
Chico latino te quiero y simplemente deseo
Yo lo sé el camino

Y como colofón agramatical:

Es una sueño latino

¡Porque ella lo vale!




Allende los mares, en la América anglosajona, también han sentido fascinación por el noble arte lírico-traductológico. En un mercado discográfico en el que Shakira quiere ser como Beyoncé y Beyoncé quiere ser como Shakira (quien lo dude, que vea el vídeo de Beautiful Liar), la exlíder de Destiny’s child no quiso ser menos que la de Barranquilla y, en un afán más de protagonismo, se marcó su propio crossover al versionar en español algunos de sus temas más conocidos. Puestos a elegir, servidor se queda con “Si yo fuera un chico” (léase, “Si yo fuera un chicó”); el resultado, a pesar de la agudización del llano vocablo “chico”, resulta, bajo la humilde opinión de uno, correcto.




Sin embargo, Beyoncé no fue la primera, ni será la última. La “escuela norteamericana” es harto fecunda en este aspecto. Divas varias como Jennifer López, Christina Aguilera o Nelly Furtado han querido reivindicar, por amor al dólar seguramente, sus ancestros, publicando álbumes completamente en español, aunque no siempre obteniendo los frutos esperados...  ¿Acaso nadie recuerda aquello de “Ven conmigo, ven conmigo, baby…” de la Aguilera? ¡Si hasta fue número 1 en Los 40 Principales! Previo cheque de la discográfica, claro... Así se las gasta la democracia de la radiofórmula... Y pensar que ahora la tienen olvidada....



Asimismo, años ha, en un lugar de Florida, mientras las Spice Girls deleitaban a propios y extraños con sus particulares odas a los falos, su símil masculino, los Backstreet Boys, en un nuevo capítulo de ñoñería edulcorada, hacía las delicias de las quinciañeras con sus propias versiones en español. "Nunca te haré llorar, nunca te he de engañar, prefiero morir que vivir sin ti", rezaba la letra. Y ellas que se lo creían... 


En las antípodas de la cursilería de los de Orlando, y más en sintonía con las Spice, los germanos Rammstein, quizás como respuesta a la girlband, publicaron en 2005 una canción de clara influencia mexicana bajo el prosaico título de “Te quiero, puta”. ¡Menudo piropo! 




La lista de guiris que han coqueteado con las eñes es asaz extensa y aunque uno se podría  explayar rememorando a muchos más, no sería menester por lo tedioso que ello pudiere resultar para el lector. Sin embargo, cabría finalizar con la reina (o eso dicen) de la industria: Madonna. De sobras es conocida por todos la fascinación que siente la Ciccone hacia lo hispano, y, pese a haberlo intentado en varias ocasiones y haberle puesto, uno imagina, ganas y empeño, ha demostrado que el español no es lo suyo. La inverosímil "Verás", la inefable "Lo que siente la mujer" o su última mamarrachada a la española, "Spanish Lesson", son prueba de ello. En esta última, vemos a Madonna, cual guiri en Lloret de Mar, repitiendo a lo largo de cuatro interminables minutos una "jartá" de topicazos más bien propios de algún tema incluido en el otrora noto "Disco Estrella".  Y encima tiene la desfachatez de preguntar "¿Habla español?". Yo sí, tú, permíteme que lo dude... 




Próximamente, y ya puestos a cuestionar: artistas patrios cantando, como dirían nuestras abuelas, en "extranjero"... 

Comentarios

Lo más visto de la semana

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

Soliloquio de Fernanda del Carpio

Rescato en el día de Sant Jordi de hoy este fragmento de la gran obra de Gabriel García Márquez "Cien años de soledad", en el que la altiva y a la vez incomprendida Fernanda del Carpio, mi personaje favorito de la novela, estalla y, a modo de soliloquio en tercera persona, empieza a soltar lo que su viperina lengua ha callado durante tanto tiempo:
Aureliano Segundo no tuvo conciencia de la cantaleta hasta el día siguiente, después del desayuno, cuando se sintió aturdido por un abejorreo que era entonces más fluido y alto que el rumor de la lluvia, y era Fernanda que se paseaba por toda la casa doliéndole de que la hubieran educado como una reina para terminar de sirvienta en una casa de locos, con un marido holgazán, idólatra, libertino, que se acostaba bocarriba a esperar que le llovieran panes del cielo, mientras ella se destroncaba los riñones tratando de mantener a flote un hogar emparapetado con alfileres, donde había tanto que hacer, tanto que soportar y corregir desde …

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

"Allévoy": la desastrosa localización de Final Fantasy VII

Allá por 1997 llegó al mercado español un videojuego que habría de hacer historia. El videojuego en cuestión, Final Fantasy VII, supuso en efecto un antes y un después en varios aspectos: fue la aceptación definitiva por parte del gamer español (y occidental, en general) de un género como el juego de rol japonés (JRPG), hasta entonces con una cuota de mercado más bien reducida; para Sony significó el espaldarazo definitivo para su recién nacida Playstation, que veía consolidado su catálogo con un videojuego que el devenir convertiría en obra de culto; y para los traductores sentó un precedente en la aún incipiente localización de videojuegos. Y no precisamente en el buen sentido... A día de hoy, no hay gamer español que se precie de ser llamado tal al que no le suene el "allévoy" de Cloud, el protagonista del juego. Y es que, por si algún lector despistado aún no se ha percatado, la localización al español de la obra de Squaresoft se convirtió en un ejemplo de cómo no traduc…

La Barcelona filipina (2ª parte)

El Desastre de 1898 marcó un antes y un después en la historia contemporánea española. Si bien España había ido perdiendo a lo largo del siglo XIX la mayoría de territorios americanos, ya sea a raíz de guerras o por medio de transacciones, no fue hasta casi finalizada la centuria, tras la derrota en la guerra hispano-estadounidense y la consiguiente pérdida de Cuba, Puerto Rico, Guaján y Filipinas, cuando el país entró en una definitiva crisis de identidad y política que marcaría (y en parte aún marca) el devenir y la idiosincrasia de la sociedad española. Sin embargo, el resultado de la contienda no supuso el final definitivo de las relaciones entre la antigua metrópolis y los territorios coloniales, no al menos de una manera total y abrupta. Valga como ejemplo que el fenómeno de los indianos se prolongara hasta bien entrado el siglo XX.  En el caso que aquí nos ocupa, el de Filipinas, la mayoría de los flujos comerciales y personales se seguirían articulando a través de Barcelona, …