Ir al contenido principal

Diglosia: el noruego

Noruega, país de fiordos y de trolls, resulta un lugar muy interesante desde un punto de vista sociolingüístico, pues prevalece en él una situación de bilingüismo oficial que supone una excepción en el contexto de la problemática étnico-lingüística europea. Dicha situación tan sólo es comparable a las vicisitudes que llevaron a la definitiva oficialización del griego popular (demotikí), en substitución de la variedad basada en la tradición clásica  (katharévusa), tal y como ya se trató semanas atrás en otra entrada del blog. Existe entonces en el país escandinavo una lengua “noruega” dotada de dos variedades oficiales parificadas en el plano jurídico. Ello supone la convivencia de dos modalidades idiomáticas afines, pero a su vez substancialmente diferentes: por una parte, la  bokmål (lengua del libro), anteriormente también conocida como riksmål (lengua del estado), y que es hablada hoy en día por el 80% de la población, y, por otra parte, el nynorsk (neonoruego) o landsmål (lengua de la tierra), hablada por el 17,5%.

Esta particular situación fue consolidándose a partir de la segunda mitad del siglo XIX, cuando, en los albores del despertar nacional como consecuencia de la independencia de Noruega con respecto a Dinamarca y a la posterior unión con Suecia, se afirmó la voluntad de substituir la lengua danesa estándar, oficial hasta entonces, por la variedad dialectal danesa que se había empezado a difundir en la zona, especialmente en las ciudades, a partir del tardo medievo y con el advenimiento de la reforma protestante. Este idioma reformado, para cuya estandarización se acentuaron las diferencias con respecto al danés estándar, constituyó la base de la  bokmål , lengua en la cual se expresaron, en el ambiente del renacimiento literario noruego, escritores de la talla de J. Moe, K. Knudsen y H. Ibsen. Sin embargo, contemporáneamente fue ganando terreno, sobre todo gracias a la actividad del escritor I. Aasen, la normativización de la landsmål, una nueva lengua basada en los dialectos noruegos más puros, que habían permanecido menos expuestos a la influencia danesa.

División municipal entre las dos variedades
en el año 2007
En 1885 este neonoruego, definitivamente codificado en 1901, se oficializó en igualdad de condiciones con el  riksmål. Ello dio pie a una distinción de carácter sociolingüístico entre las dos lenguas con la elección de la  riksmål  por parte de ciertos sectores burgueses y urbanos, y del nynorsk en el ambiente más rural y entre los grupos políticos nacionalistas. A partir de la independencia de Suecia en 1905, tanto el estándar del  bokmål como el del nynorsk fueron reformándose con la intención de agilizar el proceso de convergencia entre las dos variedades y favorecer así su integración en una nueva variedad nacional (samnorsk). Los distintos gobiernos que se sucedieron desde entonces favorecieron estas formas de dirigismo lingüístico, para el desagrado de los distintos grupos que apoyaban los respectivos estándares. Sólo a partir de 1966 se renunció a la perspectiva de una unificación lingüística  del país, admitiendo de manera definitiva el bilingüismo imperante. De este modo, a partir de los años ochenta se promulgó también una legislación específica mediante la cual se atribuye a los municipios, entre otras cosas, la elección de la variedad lingüística en la cual quieren llevar a cabo las relaciones con la administración central del estado. La distinción entre la  bokmål, más cercana a las exigencias de la comunicación moderna y hablada en las regiones más pobladas, y el nynorsk, más arcaizante y vital sobre todo en la parte suroccidental del país, continúa por lo tanto caracterizando el paisaje lingüístico noruego. Aunque el mayor prestigio de la  bokmål, a pesar de la cooficialidad, parece evidente y destinado a aumentar, no hay que olvidar que el uso del nynorsk, que se basa también en la vitalidad de los dialectos locales, ha acabado por asumir una valencia identitaria, hasta tal punto que la preferencia por esta variedad responde a motivaciones individuales de autoestima que parecen no estar presentes en la adhesión a la  bokmål, que representa la opción lingüística “normal” para la mayor parte de la población noruega.





Artículo relacionado: Diglosia: el griego

Comentarios

Lo más visto de la semana

Los rusos de Letonia: "no ciudadanos" en su tierra

Hace pocas semanas la pequeña república báltica de Letonia acaparó algunos titulares de prensa al adoptar el euro como moneda. Pese a la oposición por parte de la mayoría de letones a dicha decisión, el gobierno del país lo ha creído conveniente. Quién sabe si ve en ello una manera más de alejarse del fantasma de la invasión rusa instalado desde tiempos pretéritos en el imaginario colectivo letón. Letonia cuenta con una población de algo más de dos millones de habitantes, de los cuales un 62% tienen el letón como lengua materna y un 35%, el ruso. En algunos municipios, la población rusófona es mayoritaria y en la mismísima Riga, la capital letona, los rusos suponen casi el 50% de población. Desde la independencia del país en 1991, los diferentes gobiernos que se han ido sucediendo en la república báltica han visto en la "minoría" rusa del país una amenaza a las raíces de la cultura letona, por lo que han procurado concienzudamente que los rusófonos no puedan acceder a la may…

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

Galicia vs Galiza

Versión en galego aquí.

Hace unas semanas, paseando por el centro de Vigo me topé con una pintada en gallego que rezaba "29M FOLGA XERAL" alentando a seguir la huelga general que tuvo lugar el pasado 29 de marzo en lo que hasta ahora viene siendo España. La cosa no habría sido más que una anécdota poco memorable si no fuera porque esa misma mañana, y a pocas calles de distancia de donde se encontraba el anterior grafiti, pude leer otro escrito de similar contenido pero visualmente harto distinto: "29 MARÇO GREVE GERAL". El idioma utilizado era de nuevo el gallego, pero en esta ocasión en su versión reintegracionista, es decir, siguiendo la norma ortográfica portuguesa y tomando vocablos propios de aquel habla. Fue llegado a este punto cuando me dio por cavilar acerca de esta especie de "limbo ortográfico", si se me permite tal expresión, en el que se encuentra el gallego en la actualidad a falta del quórum necesario sobre su ortografía: por una parte, se …

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

"Allévoy": la desastrosa localización de Final Fantasy VII

Allá por 1997 llegó al mercado español un videojuego que habría de hacer historia. El videojuego en cuestión, Final Fantasy VII, supuso en efecto un antes y un después en varios aspectos: fue la aceptación definitiva por parte del gamer español (y occidental, en general) de un género como el juego de rol japonés (JRPG), hasta entonces con una cuota de mercado más bien reducida; para Sony significó el espaldarazo definitivo para su recién nacida Playstation, que veía consolidado su catálogo con un videojuego que el devenir convertiría en obra de culto; y para los traductores sentó un precedente en la aún incipiente localización de videojuegos. Y no precisamente en el buen sentido... A día de hoy, no hay gamer español que se precie de ser llamado tal al que no le suene el "allévoy" de Cloud, el protagonista del juego. Y es que, por si algún lector despistado aún no se ha percatado, la localización al español de la obra de Squaresoft se convirtió en un ejemplo de cómo no traduc…