Ir al contenido principal

Los numantinos sentineleses


Localización de las islas Andamán y Nicobar,
bajo jurisdicción de la India
En un mundo tan globalizado como el actual, resulta sorprendente toparse con artículos antropológicos de pueblos que han logrado permanecer ajenos al progreso y cuyos contactos con la "civilización" se pueden contar con los dedos de la mano: desde los mascho-piros de la selva amazónica peruana a las más de cuarenta etnias sin contactar de la remota Papúa-Nueva Guinea. De todos ellos, la tribu más aislada es, sin duda, la de los sentineleses (o centineleses): un misterioso pueblo de entre 50 y 250 individuos que vive en la pequeña isla de Sentinel del Norte (72 km2), situada en el archipiélago indio de Andamán y Nicobar, en pleno golfo de Bengala. Se calcula que los sentineleses arribaron a la isla hace unos 60.000 años y que evolucionaron de manera autónoma al resto de pueblos asiáticos, aunque, por su aspecto físico, se podría afirmar que se encuentran emparentados con  las tribus de matriz negroide o australoide esparcidas aquí y allá en Asia, y que los conquistadores españoles del siglo XVI en Filipinas denominaron "negritos". 

El hogar de los centineleses: Isla de Sentinel del Norte (India)
vista desde Google Earth


Una de las pocas instantáneas captadas
de los sentineleses
Si por algo destacan los sentineleses es por su histórico rechazo a cualquier tipo de contacto o interacción con otros pueblos, llegando incluso a ejercer la violencia para salvaguardar su tan preciado aislamiento. El último episodio trágico al respecto fue en 2006, cuando dos pescadores indios que vararon en los arrecifes cercanos a Sentinel del Norte fueron asesinados a manos de algunos indígenas de la isla. Pese a los esfuerzos de las autoridades indias, y en vista del peligro que entraña cualquier tipo de contacto con la tribu, los cadáveres nunca se recuperaron. Incluso se cuenta que el veneciano Marco Polo, que en algunos de sus muchos viajes al Extremo Oriente debió de conocerlos,  dijo de los sentineleses allá por el siglo XIII que "son unas gentes de extremada violencia y crueldad que matan y comen a cuanto foráneo atrapen". A decir verdad, poco se sabe de este pueblo más allá de lo ya indicado; el resto es, desgraciadamente, mera suposición. Debido a ello, el idioma sentinelés no ha sido aún estudiado ni clasificado, aunque algunos estudiosos han querido ver algún tipo de parentesco con las hablas propias del resto de tribus negritas de las islas Andamán y Nicobar. Sin embargo, cabría desechar dicha posibilidad, ya que no ha sido posible la comunicación en ninguna de las dos ocasiones que miembros de la etnia oriunda de la vecina isla de Pequeño Andamán, los Onge, han formado parte de las expediciones indias a Sentinel del Norte para establecer contacto con sus habitantes. El motivo que adujeron los Onge: no entendían nada de lo que los sentineleses les decían durante los breves (y violentos) encuentros que tuvieron lugar.

Por paradójico que resulte, es precisamente en la hostilidad de los sentineleses hacia lo extranjero donde radica el éxito de su valerosa supervivencia, y más teniendo en cuenta la suerte que ha corrido la gran mayoría de pueblos aborígenes del archipiélago andamanés: asimilación forzosa a la cultura hindi, cuando no el exterminio total. Ni siquiera, el tsunami que arrasó las costas del Índico en 2004 pudo acabar con este numantino pueblo, el cual, haciendo gala de los conocimientos que otorga el vivir en plena naturaleza, tuvo a bien refugiarse en las zonas altas del centro de la isla ante la inusual bajada del nivel de las aguas que rodean a la misma. 


Comentarios

Lo más visto de la semana

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

Galicia vs Galiza

Versión en galego aquí.

Hace unas semanas, paseando por el centro de Vigo me topé con una pintada en gallego que rezaba "29M FOLGA XERAL" alentando a seguir la huelga general que tuvo lugar el pasado 29 de marzo en lo que hasta ahora viene siendo España. La cosa no habría sido más que una anécdota poco memorable si no fuera porque esa misma mañana, y a pocas calles de distancia de donde se encontraba el anterior grafiti, pude leer otro escrito de similar contenido pero visualmente harto distinto: "29 MARÇO GREVE GERAL". El idioma utilizado era de nuevo el gallego, pero en esta ocasión en su versión reintegracionista, es decir, siguiendo la norma ortográfica portuguesa y tomando vocablos propios de aquel habla. Fue llegado a este punto cuando me dio por cavilar acerca de esta especie de "limbo ortográfico", si se me permite tal expresión, en el que se encuentra el gallego en la actualidad a falta del quórum necesario sobre su ortografía: por una parte, se …

La otra realidad ibérica: el asturleonés

Iniciamos hoy con el asturleonés un periplo por otras realidades sociolingüísticas ibéricas de las cuales normalmente, y a diferencia de realidades como la gallega o la catalana, poco o nada se sabe.

La situación actual del asturleonés es muy desconocida tanto dentro como fuera de su dominio lingüístico. Aparte de la maraña de nombres que el idioma recibe (asturleonés, asturiano, bable, leonés, etc...), algo que supone que muchos se cuestionen todavía hoy en día la unidad o no de las hablas propias de Asturias y de parte del antiguo Reino de León, son aún muchos -propios y extraños- los que ponen en tela de juicio que aquello se trate realmente de un idioma diferente del castellano. A ello ayuda el hecho de que el asturleonés no sea lengua oficial en ninguna de las comunidades autónomas españolas de donde es propio, aunque si bien es cierto que los estatutos de autonomía de Asturias y Castilla y León lo citan y reconocen expresamente. Por otra parte, ningún movimiento político actual d…

El monegasco, la lengua de Mónaco que (casi) nadie habla

Cuando uno visita el Principado de Mónaco, va sin duda con unas ideas preconcebidas de lo que se va a encontrar: lujo y riqueza a espuertas, el casino de Montecarlo, referencias a Grace Kelly y al resto de la familia real monegasca aquí y allá, además de otros tópicos de mayor o menos relevancia que durante años han nutrido el papel couché de medio mundo y que han contribuido a afianzar la imagen de este pequeño país de apenas 2 km² como quintaesencia de la abundancia y el glamur. Sin embargo, justo al cruzar la frontera del diminuto principado, aquellos visitantes más observadores seguramente repararán en los carteles de bievenida en los que se indica, junto al previsible nombre en francés, que se hallan en esos momentos en el "Principatu de Mùnegu". Algunos no le darán mayor importancia al asunto y continuarán con su viaje como si nada. Otros se preguntarán de qué trata aquello, mirarán en Wikipedia y descubrirán que Mónaco cuenta al parecer con una lengua autóctona, aunq…