Ir al contenido principal

Lingua latina, lingua futuri

Servidor leía hace unas semanas en el periódico italiano de tendencia católica "Avvenire" una entrevista al salesiano Roberto Spataro, secretario de la Facultad de letras cristianas y clásicas de la Universidad Pontificia Salesiana de Roma. En la misma el religioso afirmaba sin ningún atisbo de duda que, a pesar de la imperante presencia del globish (inglés global) en la sociedad actual, el latín es la lengua del futuro y del progreso, y como prueba de ello explicaba una anécdota de cómo, tras varios intentos en vano con el inglés o el italiano, logró comunicarse con un estudiante de intercambio búlgaro... ¡gracias al latín! In clarit non fit interpretatio.

Huelga decir que la impronta del latín (y del griego) en la cultura occidental es de vital importancia, hasta tal punto de que se encuentra en el ADN de la misma, especialmente en los países romanizados de Europa y América. A pesar de la progresiva desaparición del latín como idioma hablado, durante los siglos posteriores a la caída del Imperio Romano la supervivencia de la lengua como medio escrito se vio garantizada gracias al amparo ofrecido por el mundo de la cultura, relegada por entonces a los monasterios y universidades que fueron surgiendo por el Viejo Continente. Más tarde, de la mano de la Ilustración y con la universalización de la educación en la Edad contemporánea, el latín fue una pieza clave del currículo educativo occidental de las jóvenes generaciones durante gran parte de los siglos XIX y XX. Sin embargo, de unos años a esta parte la tendencia viene siendo la contraria, ya que prevalece el desprecio y el ninguneo hacia el latín como idioma curricular, por lo que los planes de estudio actuales van disminuyendo progresivamente la presencia de éste en las aulas. Los motivos aducidos para ello, claro está, no son más que una sarta de lugares comunes: es inútil estudiar un idioma que ya no se habla, la sociedad actual ya no es humanista sino científica y tecnológica, y así ad infinitum... Sin ir más lejos, servidor, estudiante vocacional de humanidades, se vio cuestionado en más de una ocasión durante sus años de secundaria,  y no sin cierta sorna y prepotencia, por el mero hecho de estudiar latín y griego: "¿de qué te sirve estudiar eso?". Hoy son esos mismos que ponían en duda la utilidad de los idiomas clásicos los que a duras penas distinguen entre un substantivo y un adverbio, y a los cuales conceptos como nominativo o neutro les suena, cuando menos, a chino.

A pesar de no contar ya con hablantes nativos, actualmente el latín es, junto al italiano, lengua oficial de la Ciudad del Vaticano, por lo que muchos de los documentos redactados en el pequeño estado se encuentran escritos en dicho idioma. De este modo, y dada la necesidad de incorporar nuevos conceptos que antaño no existían, el latín, al igual que la gran mayoría de idiomas actuales, se ha visto en la obligación de acuñar neologismos, algunos tan curiosos como los que se leen a continuación:

- Birota automática (motocicleta)
- Res inexplicata volans (ovni)
- Iuvenis voluptuarius (playboy o, mejor dicho, donjuán)
- Capitilavium (champú)
- Novissimorum morum affectator (esnob)
- Solitarium (soltero)
- Intercalatum laudativum nuntium (anuncio de televisión)
- Liquor nubilogenus (aerosol)
- Sui ipsius nudator (stripteaser o persona que realiza un striptease)
- Manubriati reticuli ludos (tenis)
- Instrumentum telehornamentis exceptorium (vídeo)
- Amplissimus vir (V.I.P o personalidad)
- Obscena observandi cupido (mirón)

Lo cierto es que cuesta imaginarse a los prelados conversando durante los concilios o cónclaves sobre algo tan ajeno a la moral cristiana como son los desnudos o los mirones, o de conceptos inexistentes, en un principio, para el dogma como puedan ser los ovnis, aunque vayan ustedes a saber... De cualquier modo, afirmaciones como las de Roberto Spataro resultan con toda seguridad exageradas y un tanto descabelladas. Aún y así,  el latín es algo esencial e inherente al acervo cultural de Occidente, y como tal debiera ser preservado en mayor o menor medida por cualquier persona medianamente culta que se precie, y de esta manera secula seculorum. 



Comentarios

  1. eres muy culto y guapo....

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado este artículo sobre la lengua latina. Es simplemente , brillante !!!
    firmado,
    Iuvenis voluptuarius :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

Hangeul: el alfabeto coreano

A diferencia de sus vecinos chinos o japoneses, a la hora de escribir los coreanos no utilizan los  ideogramas  que a la mayoría de occidentales se les antojan enrevesados e ininteligibles. En la península coreana cuentan con su propio alfabeto llamado hangeul (o hangul). Se considera uno de los alfabetos más eficientes y concisos del mundo, lo que le ha merecido elogios por parte de muchos lingüistas debido, principalmente, a su funcionamiento científico y racional: "El hangeul debe ser considerado uno de los mayores logros intelectuales de la humanidad." Geoffrey Sampson, lingüísta y profesor, Universidad de Sussex "El hangeul es el mejor sistema de escritura del mundo ya que se fundamenta a partes iguales en principios filosóficos tradicionales y en teorías científicas." Werner Sasse, profesor, Universidad de Hamburgo "El hangeul es el sistema de escritura fonémica más avanzado del mundo y se sitúa por delante del alfabeto latino." Umeda Hi

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català . Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya va

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite , una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel . He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los  déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play , y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable . Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va

La otra realidad ibérica: el asturleonés

Iniciamos hoy con el asturleonés un periplo por otras realidades sociolingüísticas ibéricas de las cuales normalmente, y a diferencia de realidades como la gallega o la catalana, poco o nada se sabe. La situación actual del asturleonés es muy desconocida tanto dentro como fuera de su dominio lingüístico. Aparte de la maraña de nombres que el idioma recibe (asturleonés, asturiano, bable, leonés, etc...), algo que supone que muchos se cuestionen todavía hoy en día la unidad o no de las hablas propias de Asturias y de parte del antiguo Reino de León, son aún muchos -propios y extraños- los que ponen en tela de juicio que aquello se trate realmente de un idioma diferente del castellano. A ello ayuda el hecho de que el asturleonés no sea lengua oficial en ninguna de las comunidades autónomas españolas de donde es propio, aunque si bien es cierto que los estatutos de autonomía de Asturias y Castilla y León lo citan y reconocen expresamente. Por otra parte, ningún movimiento político a

Soliloquio de Fernanda del Carpio

Rescato en el día de Sant Jordi de hoy este fragmento de la gran obra de Gabriel García Márquez "Cien años de soledad", en el que la altiva y a la vez incomprendida Fernanda del Carpio, mi personaje favorito de la novela, estalla y, a modo de soliloquio, empieza a soltar lo que su viperina lengua ha callado durante tanto tiempo: Aureliano Segundo no tuvo conciencia de la cantaleta hasta el día siguiente, después del desayuno, cuando se sintió aturdido por un abejorreo que era entonces más fluido y alto que el rumor de la lluvia, y era Fernanda que se paseaba por toda la casa doliéndole de que la hubieran educado como una reina para terminar de sirvienta en una casa de locos, con un marido holgazán, idólatra, libertino, que se acostaba bocarriba a esperar que le llovieran panes del cielo, mientras ella se destroncaba los riñones tratando de mantener a flote un hogar emparapetado con alfileres, donde había tanto que hacer, tanto que soportar y corregir desde que amanecía