Ir al contenido principal

Traducción y tecnología: ¿progreso o traición?


Rescato un artículo de Ilaria La Commare de nombre “Traduzione e tecnologia: progresso o tradimento” que traduje hace un años para Café Babel. Enlace directo aquí.




Traducción y tecnología: ¿progreso o traición?

En los albores del siglo XXI, la traducción también es un arte al cual se le pueden aplicar las nuevas tecnologías. Tanto la traducción automática como la asistida tienen como objetivo traicionar lo menos posible el texto original, con todo tipo de resultados.


Se habla de traducción como una conversión de códigos lingüísticos, una negociación de propósitos, un desafío a la inconmesurabilidad, un transvase de mundos: traducir es casi un arte. Un arte sufrido, al tratarse de “un proceso en el que, para obtener alguna cosa, se renuncia a otra”, tal y como dice Umberto Eco en su libro Dire quasi la stessa cosa (“Decir casi lo mismo”). Sin embargo, hay contextos en los que la renuncia y la traición son la regla y aun así la traducción se considera “buena”, no en base a los parámetros típicos de calidad y fidelidad al texto original, sino en base a la velocidad de conversión. Así disminuyen los costes y aumenta la participación entre los usuarios, con mayor eficacia y calidad sobre todo para las empresas e instituciones que trabajan en ambientes multilingües; por eso las traducciones automática y asistida se han asentado en estos sectores.

La traducción automática: cuando traduce un ordenador
La traducción automática se sirve de aplicativos y software, muchos de los cuales (entre ellos, Systran, que se creó durante la Guerra Fría) están disponibles en la red de un modo gratuito. Babelfish ofrece una lista completa de más de 700 combinaciones de lenguas en las cuales es posible efectuar las conversiones. La finalidad de la traducción automática es la comprensión esencial de un contenido. “Es útil cuando el objetivo prioritario es transferir un mensaje en un tiempo determinado, como en el caso de los comunicados de la UE que tienen validez durante 24 ó 48 horas”, apunta el profesor F. Bertaccini, docente de la Universidad de Bolonia. La traducción que se genera está poco trabajada: las tecnologías utilizadas, por ejemplo, no son capaces de distinguir si un término es un adverbio o un substantivo. Cuanto más simples y coordinadas sean las frases, y más compuestas estén por partes “unívocas” del discurso, mayor es la probabilidad de obtener una traducción fiel: una oración simple como “he ido al mercado y he comprado una manzana” se traduciría perfectamente en diferentes lenguas. Con dicho sistema también se pueden traducir e-mails y chats pero, a diferencia de la traducción asistida, en ningún caso puede utilizarse en actividades editoriales.

Un ordenador como ayudante en la traducción asistida
La traducción asistida, conocida como CAT (Computer Aided Translation) es más sofisticada. Dicho tipo de traducción se sirve tanto de recursos informáticos como de figuras profesionales: las bases de datos y los traductores especializados. Se empieza por la Memoria de Traducción, una base de datos en la que están memorizadas las asociaciones entre un segmento de frase en una lengua y su correspondiente en otra lengua. Gracias a los algoritmos para la determinación de similitud entre las frases y de dudas para la búsqueda en los campos de la base de datos, se obtienen propuestas de traducción. Luego, está en la mano del traductor aceptarlas o modificarlas: el resultado es un documento “pretraducido” que enriquece la Memoria de Traducción original.

¿Son el futuro las nuevas tecnologías?
A pesar de ello, Bertaccini advierte: “La traducción asistida ofrece una buena calidad y una continuidad de traducción que un traductor que debe traducir ex novo no puede garantizar, pero aunque la CAT favorezca una unidad terminológica y de estilo, ya se han visto sus límites, dado que la riqueza, la adecuación y la estratificación de las Memorias no son de ninguna manera del mismo nivel que las del texto original. Además, es necesaria una continua interacción hombre-máquina, y es difícil disponer de una Memoria de Traducción cuando se tiene una combinación de lenguas poco comunes”.

Las “nuevas traducciones” generan desconcierto desde el momento en que el destinatario de la traducción, como sujeto pasivo, pasa a ser partícipe. “El transvase de mundos”, de actividad individual, pasa a ser un proceso colectivo. Las traducciones técnicas y científicas son mejores, porque cuentan con más repeticiones y, sobre todo, con más univocidad de sentido y significado. Sin embargo, los textos literarios nunca se podrán traducir con estas tecnologías. Se sigue investigando: la CAT trata de mejorar sus programas para reconocer mejor las analogías; de igual modo, el buscador Google está introduciendo nuevas combinaciones de lenguas para la traducción automática. Sin embargo, las figuras retóricas tendrán que seguir siendo traducidas por el Hombre.

FUENTE: Traduzione e tecnologia: progresso o tradimento?Ilaria La Commare, Cafebabel.com
TRADUCCIÓN:  Antonio Tena Corredera


Comentarios

  1. La hija de Francis Ford Coppola, Sofía, hizo hace algunos años una película a la que tituló "Lost in traslation" y en la que se aborda de manera poética la desazón y sentimientos encontrados que sienten los protagonistas al salir de la anglosfera y sumergirse en la dimensión desconocida que para ellos representa Japón y su cultura, especialmente para quien como ellos no se ha preparado para el choque cultural, sólo para darse cuenta que un norteamericano en Oriente es poco menos que un analfabeta, pese a la fascinación que parecen sentir los nipones por todo lo que huela a USA. Esa confusión que ellos sienten, ese limbo al que han ido a parar y donde apenas si son meros fantasmas incapaces de interactuar con los vivos, es precisamente a causa de lo que se ha perdido en la traducción, que creemos que es mínimo y la realidad nos muestra una cara muy distinta.

    ResponderEliminar
  2. Y siguiendo con las películas: en Terminator se hace una profecía apocalíptica, que dice que cuando Skynet -la supercomputadora central que controla la defensa de Estados Unidos- tomó conciencia de sí misma, al segundo siguiente lanzó la guerra contra los humanos. Demos gracias hoy por la imperfección de los programas de traducción; yo empezaría a sentir poco menso que pánico el día que anuncien la creación del traductor perfecto, pues eso querría decir que se ha alcanzado la inteligencia artificial y por tanto...

    ResponderEliminar
  3. Todo se andará. De hecho, aquí en Cataluña se ha avanzado bastante en ese sentido y hoy en día la Generalitat (el gobierno autónomo catalán) o periódicos como La Vanguardia o El Periódico de Catalunya utilizan programas de traducción automática para traducir del castellano al catalán y viceversa. La verdad es que los resultados de estos programas son en un 90% de los casos perfectos. También es cierto que la similitud entre el castellano y el catalán ayuda para que el resultado de la traducción automática sea tan óptimo. Si quieres, puedes echarle un vistazo a uno de estos programas. http://www.lucysoftware.com/espanol/traduccin-automtica/lucy-lt-kwik-translator-/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

El coreano y el paralelo 38

Al sur de la frontera que lleva dividiendo dos sociedades hermanas durante tanto tiempo, multitud de palabras nuevas llegan rápidamente a rebufo de la globalización. De este modo, para los surcoreanos, términos de origen inglés como "shampoo" (champú), "juice" (zumo, jugo) y "selfservice" (autoservicio), son palabras de uso diario. Para los desertores norcoreanos, en cambio, no significan absolutamente nada. Si se cambian las tornas, también se puede aplicar el mismo principio: la gente de Seúl se extraña al oír palabras tan norcoreanas como "salgyeolmul" (살결물), que literalmente significa "agua para la piel"  (lo que en el Sur sería "skin lotion" o crema hidratante). Dos países, enemigos mortales, unidos por lazos históricos, familiares... y lingüísticos, aunque hasta un cierto punto. La división de la península coreana, que dura ya más de siete décadas, ha creado una creciente barrera lingüística que da lugar a malentendidos…

La otra realidad ibérica: el asturleonés

Iniciamos hoy con el asturleonés un periplo por otras realidades sociolingüísticas ibéricas de las cuales normalmente, y a diferencia de realidades como la gallega o la catalana, poco o nada se sabe.

La situación actual del asturleonés es muy desconocida tanto dentro como fuera de su dominio lingüístico. Aparte de la maraña de nombres que el idioma recibe (asturleonés, asturiano, bable, leonés, etc...), algo que supone que muchos se cuestionen todavía hoy en día la unidad o no de las hablas propias de Asturias y de parte del antiguo Reino de León, son aún muchos -propios y extraños- los que ponen en tela de juicio que aquello se trate realmente de un idioma diferente del castellano. A ello ayuda el hecho de que el asturleonés no sea lengua oficial en ninguna de las comunidades autónomas españolas de donde es propio, aunque si bien es cierto que los estatutos de autonomía de Asturias y Castilla y León lo citan y reconocen expresamente. Por otra parte, ningún movimiento político actual d…

Los tres "idiomas" de Bosnia-Herzegovina

Lingüísticamente hablando, como practicamente en todas los aspectos, Bosnia-Herzegovina se encuentra hoy dividida. Sin embargo, la fragmentación lingüística es solamente simbólica. Hasta la desintegración de Yugoslavia a principios de los 90, el serbocroata era una lengua estandarizada con dos variantes (la occidental o croata, y la oriental o serbia) y dos variedades (la hablada en Bosnia-Herzegovina y la hablada en Montenegro). Las variantes contienen muchas palabras exclusivas e inexistentes en la otra, mientras que las variedades toman elementos de ambas variantes. El serbocroata seguramente se habría dividido en croata y serbio mucho antes si no hubiera sido por la situación multiétnica de Bosnia-Herzegovina. La tesis de "una nación, un idioma" no funcionaba en Bosnia ya que los miembros de todas las naciones hablaban la misma variedad de la lengua bosnia. Nadie podía distinguir a un serbobosnio de un bosnio musulmán o croata tan sólo por su manera de hablar. La lengua …