Ir al contenido principal

El Principito babélico

Poco o nada podía imaginar Antoine de Saint-Exupery cuando publicó por primera vez "Le Petit Prince" en 1943 que su relato iba a convertirse en uno de los clásicos de la literatura universal contemporánea. Prueba de ello es que a día de hoy ha sido traducido a más de 250 idiomas y dialectos de los cinco continentes, siendo seguramente una de las pocas obras en conseguir tal proeza (con permiso de la Biblia). La primera vez que leí este libro, lo hice en catalán -"El Petit Príncep"-, y he de reconocer que por entonces el relato no fue de mi agrado, más que nada porque mi corta edad me impedía entender muchos detalles de aquella historia que a mí se me antojó como demasiado oscura para tratarse de un cuento para niños. Luego, con el paso de los años, volví a dar otra oportunidad a la obra de Saint-Exupery, esta vez en castellano, "El Principito". Fue en ese preciso instante cuando todo un sinfín de nuevos matices y de mensajes hasta entonces cifrados se abrió ante mí.

Aquello no fue sino el principio de mi peculiar romance con este libro. A los pocos meses, me topé en una conocida librería del centro de Barcelona con un ejemplar del cuento traducido al ladino -"El Princhipiko"- y me invadió un sentimiento irrefrenable de querer hacerme con él. Fue de este modo cómo empecé otra de las tantas colecciones que inicio y que nunca suelo acabar (si es que las colecciones pueden acabarse): conseguir "Principitos" traducidos a la mayor cantidad de idiomas.  Dado mi interés por las lenguas, así como la profundidad de la historia y la universalidad que ésta ha alcanzado, esta aventura era inevitable. Durante estos dos años de búsqueda, he conseguido tener en mi haber más de veinte ejemplares traducidos a idiomas de lo más variado: desde el gallego hasta el vietnamita, pasando por el croata o el japonés. Muchos de ellos, todo hay que decirlo, han llegado a mí gracias a la inestimable ayuda de amigos. Y muchos más están por venir...

Por este motivo, hace poco inicié un blog paralelo a este en el que poco a poco iré dando a conocer los "Principitos" de mi colección. El nombre de la bitácora, cómo no, lleva el nombre de la traducción que dio el pistoletazo de salida a esta afición, El Princhipiko. Espero que os guste.

ENLACE: El Princhipiko



Lo esencial es invisible a los ojos

Comentarios

  1. En este vínculo encontrarás información sobre una edición de El Principito en otomí, una lengua indígena mexicana. Espero puedas abrir el enlace sin problemas:
    https://www.facebook.com/agencianotimex/photos/a.472780639404052.126890.133394233342696/822012104480902/?type=1&theater

    ResponderEliminar
  2. En caso de que no puedas abrirlo, te trascribo el texto de la nota:
    "Dan a conocer edición en otomí de "El Principito" en París

    París (Notimex).- El Instituto Cultural de México acogió hoy aquí la presentación de la primera edición al otomí de "El Principito", del francés Antoine de Saint-Exupéry, la primera obra no escrita en español que se traduce a la lengua indígena.

    La edición fue presentada en el centro cultural mexicano de la capital francesa por los dos promotores de la iniciativa, el traductor de la obra, Raymundo Isidro Alavez, y el antropólogo francés Jacques Galinier, experto en los otomíes.

    De acuerdo con el profesor Raymundo Isidro Alavez, la edición en otomí tiene el mismo número de páginas que en francés, 95, pero su título es más largo y se traduciría literalmente al español como "El muchachito gran jefe".

    La edición conserva los dibujos originales del libro publicado por primera vez en 1943 y según el profesor Raymundo Isidro Alavez, fue traducida directamente del francés intentando reducir al máximo la inclusión de neologismos.

    "Lo elegimos porque es una obra de carácter universal que tiene un mensaje que podía interesar y que era relativamente fácil de traducir y no muy connotado culturalmente", explicó a Notimex el antropólogo Jacques Galinier, quien ha estudiado a los otomíes durante 45 años..."

    Saludos desde México.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Quizás también te pueda interesar...

Catalunya, capital Girona

El president vicario de la Generalitat, Quim Torra, ha afirmado hoy en un acto de campaña de JxCat (la antigua Convergència) que, a su parecer, Gerona (o Girona, como gusten) ha asumido la capitalidad de Cataluña en detrimento de Barcelona, que ha preferido abdicar como tal. Nos encontramos en periodo electoral y lo cierto es que los políticos buscan el titular fácil. Sin embargo, las palabras de Torra no son peccata minuta; no tanto por la afirmación en sí, que resulta de lo más peregrina, sino por lo que se deduce de la misma. Es de sobras conocido el recelo (y, por qué no decirlo, el desprecio) que históricamente el mundo convergente ha sentido hacia Barcelona y su área metropolitana. 
En el imaginario convergente la Ciudad Condal representa el mestizaje, lo charnego; esa ciudad poblada por els altres catalans de Francesc Candel y cuya esencia Pérez Andújar ha sabido captar a la perfección en sus muchos escritos, para disgusto de Toni Albà . En contraposición, Girona es la quintae…

"Allévoy": la desastrosa localización de Final Fantasy VII

Allá por 1997 llegó al mercado español un videojuego que habría de hacer historia. El videojuego en cuestión, Final Fantasy VII, supuso en efecto un antes y un después en varios aspectos: fue la aceptación definitiva por parte del gamer español (y occidental, en general) de un género como el juego de rol japonés (JRPG), hasta entonces con una cuota de mercado más bien reducida; para Sony significó el espaldarazo definitivo para su recién nacida Playstation, que veía consolidado su catálogo con un videojuego que el devenir convertiría en obra de culto; y para los traductores sentó un precedente en la aún incipiente localización de videojuegos. Y no precisamente en el buen sentido... A día de hoy, no hay gamer español que se precie de ser llamado tal al que no le suene el "allévoy" de Cloud, el protagonista del juego en cuestión. Y es que, por si algún lector despistado aún no se ha percatado, la localización al español de la obra de Squaresoft se convirtió en un ejemplo de có…

¡Camaradas! Tres libros y dos cómics para conocer Corea del Norte

Corea del Norte es, sin duda, uno de los estados más herméticos del mundo. Quizás sea por ello que despierte tanto interés y fascinación entre la gente. El último vestigio de la Guerra Fría, que con el paso de las décadas ha pasado a convertirse en la primera y única monarquía comunista del mundo, resulta un lugar del todo inaccesible para el común de los mortales, a no ser que uno esté dispuesto a desembolsar una cifra de dinero nada desdeñable a alguna de las agencias de viajes especializadas en realizar tours por el país o que nos encontramos ante el mismísimo Alejandro Cao de Benós, unico occidental que, por lo visto, entra y sale del país asiático como Pedro por su casa...  El resto de la humanidad se tiene que conformar con las noticias que de vez en cuando nutren los medios de comunicación y que contribuyen a perpetuar la imagen de régimen cuando menos sui generis: la última y surrealista purga dentro de las élites norcoreanas; el lanzamiento de un misil balístico intercontinen…