Ir al contenido principal

El Principito babélico

Poco o nada podía imaginar Antoine de Saint-Exupery cuando publicó por primera vez "Le Petit Prince" en 1943 que su relato iba a convertirse en uno de los clásicos de la literatura universal contemporánea. Prueba de ello es que a día de hoy ha sido traducido a más de 250 idiomas y dialectos de los cinco continentes, siendo seguramente una de las pocas obras en conseguir tal proeza (con permiso de la Biblia). La primera vez que leí este libro, lo hice en catalán -"El Petit Príncep"-, y he de reconocer que por entonces el relato no fue de mi agrado, más que nada porque mi corta edad me impedía entender muchos detalles de aquella historia que a mí se me antojó como demasiado oscura para tratarse de un cuento para niños. Luego, con el paso de los años, volví a dar otra oportunidad a la obra de Saint-Exupery, esta vez en castellano, "El Principito". Fue en ese preciso instante cuando todo un sinfín de nuevos matices y de mensajes hasta entonces cifrados se abrió ante mí.

Aquello no fue sino el principio de mi peculiar romance con este libro. A los pocos meses, me topé en una conocida librería del centro de Barcelona con un ejemplar del cuento traducido al ladino -"El Princhipiko"- y me invadió un sentimiento irrefrenable de querer hacerme con él. Fue de este modo cómo empecé otra de las tantas colecciones que inicio y que nunca suelo acabar (si es que las colecciones pueden acabarse): conseguir "Principitos" traducidos a la mayor cantidad de idiomas.  Dado mi interés por las lenguas, así como la profundidad de la historia y la universalidad que ésta ha alcanzado, esta aventura era inevitable. Durante estos dos años de búsqueda, he conseguido tener en mi haber más de veinte ejemplares traducidos a idiomas de lo más variado: desde el gallego hasta el vietnamita, pasando por el croata o el japonés. Muchos de ellos, todo hay que decirlo, han llegado a mí gracias a la inestimable ayuda de amigos. Y muchos más están por venir...

Por este motivo, hace poco inicié un blog paralelo a este en el que poco a poco iré dando a conocer los "Principitos" de mi colección. El nombre de la bitácora, cómo no, lleva el nombre de la traducción que dio el pistoletazo de salida a esta afición, El Princhipiko. Espero que os guste.

ENLACE: El Princhipiko



Lo esencial es invisible a los ojos

Comentarios

  1. En este vínculo encontrarás información sobre una edición de El Principito en otomí, una lengua indígena mexicana. Espero puedas abrir el enlace sin problemas:
    https://www.facebook.com/agencianotimex/photos/a.472780639404052.126890.133394233342696/822012104480902/?type=1&theater

    ResponderEliminar
  2. En caso de que no puedas abrirlo, te trascribo el texto de la nota:
    "Dan a conocer edición en otomí de "El Principito" en París

    París (Notimex).- El Instituto Cultural de México acogió hoy aquí la presentación de la primera edición al otomí de "El Principito", del francés Antoine de Saint-Exupéry, la primera obra no escrita en español que se traduce a la lengua indígena.

    La edición fue presentada en el centro cultural mexicano de la capital francesa por los dos promotores de la iniciativa, el traductor de la obra, Raymundo Isidro Alavez, y el antropólogo francés Jacques Galinier, experto en los otomíes.

    De acuerdo con el profesor Raymundo Isidro Alavez, la edición en otomí tiene el mismo número de páginas que en francés, 95, pero su título es más largo y se traduciría literalmente al español como "El muchachito gran jefe".

    La edición conserva los dibujos originales del libro publicado por primera vez en 1943 y según el profesor Raymundo Isidro Alavez, fue traducida directamente del francés intentando reducir al máximo la inclusión de neologismos.

    "Lo elegimos porque es una obra de carácter universal que tiene un mensaje que podía interesar y que era relativamente fácil de traducir y no muy connotado culturalmente", explicó a Notimex el antropólogo Jacques Galinier, quien ha estudiado a los otomíes durante 45 años..."

    Saludos desde México.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

Hangeul: el alfabeto coreano

A diferencia de sus vecinos chinos o japoneses, a la hora de escribir, los coreanos no utilizan los  ideogramas  que a la mayoría de occidentales se les antojan enrevesados e ininteligibles. En la península coreana cuentan con su propio alfabeto llamado hangeul (o hangul). Se considera uno de los alfabetos más eficientes y concisos del mundo, lo que le ha merecido elogios por parte de muchos lingüistas debido, principalmente, a su funcionamiento científico y racional:

"El hangeul debe ser considerado uno de los mayores logros intelectuales de la humanidad."
Geoffrey Sampson, lingüísta y profesor, Universidad de Sussex

"El hangeul es el mejor sistema de escritura del mundo ya que se fundamenta a partes iguales en principios filosóficos tradicionales y en teorías científicas."
Werner Sasse, profesor, Universidad de Hamburgo

"El hangeul es el sistema de escritura fonémica más avanzado del mundo y se sitúa por delante del alfabeto latino."
Umeda Hiroyuki, recto…

Rumanía, el bastión oriental de Roma

Si uno pasea por las calles de las principales ciudades de Rumanía (y Moldavia), como pueden ser Bucarest o Timisoara, tendrá más posibilidades de encontrarse con estatuas de la loba capitolina amamantando a Rómulo y Remo que en cualquier otro lugar del mundo, incluida la mismísima Roma. Basta con ver este enlace de Wikipedia para darse cuenta de la gran cantidad de réplicas de la Lupoiaca -como se la conoce en rumano- que habita por aquellas latitudes. Algunas de estas estatuas fueron regaladas en su día por Mussolini, y sobrevivieron milagrosamente al régimen de Ceaucescu, de signo político totalmente opuesto al del dictador italiano. Pero, ¿a qué se debe este fervor por la Luperca que va más allá de los ideales políticos?. Sin duda, en ello juega un gran papel el hecho de que Rumania y Moldavia sean una insula separada del continuum lingüístico que conforman el resto de idiomas romances. En otras palabras, el rumano no limita con otras lenguas de su misma familia, sino que lo hace…

El coreano y el paralelo 38

Al sur de la frontera que lleva dividiendo dos sociedades hermanas durante tanto tiempo, multitud de palabras nuevas llegan rápidamente a rebufo de la globalización. De este modo, para los surcoreanos, términos de origen inglés como "shampoo" (champú), "juice" (zumo, jugo) y "selfservice" (autoservicio), son palabras de uso diario. Para los desertores norcoreanos, en cambio, no significan absolutamente nada. Si se cambian las tornas, también se puede aplicar el mismo principio: la gente de Seúl se extraña al oír palabras tan norcoreanas como "salgyeolmul" (살결물), que literalmente significa "agua para la piel"  (lo que en el Sur sería "skin lotion" o crema hidratante). Dos países, enemigos mortales, unidos por lazos históricos, familiares... y lingüísticos, aunque hasta un cierto punto. La división de la península coreana, que dura ya más de siete décadas, ha creado una creciente barrera lingüística que da lugar a malentendidos…