Ir al contenido principal

La cuestión de Gibraltar

Sede gibraltareña del Instituto Cervantes
Si de algo han pecado los diferentes gobiernos de la democracia española es de ser cortoplacistas en sus actos. La política en torno a Gibraltar es prueba de ello. Hace apenas unas semanas, el ministro de asuntos exteriores español, José Manuel García-Margallo, anunciaba la inminente clausura de la sede gibraltareña del Instituto Cervantes, institución creada con la finalidad de enseñar y dar a conocer la lengua española en el mundo. El motivo aducido por Margallo no fue otro que en la colonia británica "todo el mundo sabe hablar español, salvo los simios". Y razón no le falta. Sin embargo, tanto Margallo como el resto del ejecutivo español que avala esta decisión parecen desconocer la tendencia iniciada en el Peñón allá por los años 60 cuando el Caudillo decidiera cerrar la verja que separa Gibraltar del territorio español, dejando a la colonia incomunicada por tierra durante casi dos décadas. Aquella experiencia supuso un trauma para al menos dos generaciones de gibraltareños y sirvió para que muchos de ellos vieran en España y todo lo relacionado con ella (incluida la lengua) una constante amenaza a la identidad gibraltareña. Si Franco alguna vez pensó que por las malas iba a conseguir que los gibraltareños quisieran regresar a España, desde luego, iba muy equivocado, y el contencioso actual es un efecto directo de tan nefasta política.

En declaraciones a El País, Albert Danino, un profesor gibraltareño de español ya jubilado, afirma que "el español ha perdido terreno entre los niños (gibraltareños) desde que los padres modernos hablaban a sus hijos en inglés para no perderlo. Luego llegaron las televisiones por satélite y se acabó esa época en la que en Gibraltar sólo se veían canales españoles. Ha habido una inversión. Los padres nacidos en los cincuenta hablaban a sus hijos en español. Ahora, no". A pesar de haber sido una parte fundamental de la sociedad gibraltareña, de unas décadas a esta parte, el castellano se percibe cada vez más como algo ajeno al Peñón. El español es una asignatura obligatoria en el sistema educativo gibraltareño, cuya lengua vehicular es el inglés. De este modo, se imparte una hora a la semana de castellano durante la primaria, y tres horas semanales durante secundaria. Muchos creen que esto es insuficiente para que los estudiantes adquieran unas competencias escritas y orales satisfactorias, especialmente si el español se está perdiendo como idioma de transmisión familiar en favor del inglés y del llanito, el habla popular gibraltareña que mezcla español e inglés y que bien se podría comparar con el spanglish estadounidense. El Instituto Cervantes, inaugurado en Gibraltar en 2006 fruto de un acuerdo entre el gobierno de Zapatero con los gobiernos británico y gibraltareño, vino a suplir esa tarea educativa. Durante sus ocho años de historia, el Cervantes gibraltareño ha dado clases de castellano a unas 4.000 personas, cifra para nada baladí si se tiene en cuenta que la población del Peñón es de poco más de 30.000 habitantes.

Ahora el ministro Margallo decide deshacer lo andado y cerrar la sede del instituto en el Peñón para abrir una sede nueva (igualmente necesaria e interesante) en Singapur, en lo que supone una nueva muestra de miopía política por parte del gobierno español. Huelga decir que los más contentos en Gibraltar con la retirada del Instituto Cervantes son los sectores ultranacionalistas, que siempre vieron en su presencia y su labor en la colonia una amenaza a la soberanía e identidad gibraltareñas.

Comentarios

  1. The Most Successful Sites for Crypto, Casino & Poker - Goyang
    Goyang 출장샵 Casino https://septcasino.com/review/merit-casino/ & goyangfc.com Poker is sporting100 one of the most famous and well known crypto gambling sites, founded in 2012. They are popular because of septcasino their great

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite , una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel . He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los  déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play , y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable . Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va

"Allévoy": la desastrosa localización de Final Fantasy VII

Allá por 1997 llegó al mercado español un videojuego que habría de hacer historia. El videojuego en cuestión, Final Fantasy VII , supuso en efecto un antes y un después en varios aspectos: fue la aceptación definitiva por parte del gamer  español (y occidental, en general) de un género como el juego de rol japonés (JRPG), hasta entonces con una cuota de mercado más bien reducida; para Sony significó el espaldarazo definitivo para su recién nacida Playstation, que veía consolidado su catálogo con un videojuego que el devenir convertiría en obra de culto; y para los traductores sentó un precedente en la aún incipiente localización de videojuegos. Y no precisamente en el buen sentido... A día de hoy, no hay gamer español que se precie de ser llamado tal al que no le suene el "allévoy" de Cloud, el protagonista del juego. Y es que, por si algún lector despistado aún no se ha percatado, la localización al español de la obra de Squaresoft se convirtió en un ejemplo de cómo no tra

Hangeul: el alfabeto coreano

A diferencia de sus vecinos chinos o japoneses, a la hora de escribir los coreanos no utilizan los  ideogramas  que a la mayoría de occidentales se les antojan enrevesados e ininteligibles. En la península coreana cuentan con su propio alfabeto llamado hangeul (o hangul). Se considera uno de los alfabetos más eficientes y concisos del mundo, lo que le ha merecido elogios por parte de muchos lingüistas debido, principalmente, a su funcionamiento científico y racional: "El hangeul debe ser considerado uno de los mayores logros intelectuales de la humanidad." Geoffrey Sampson, lingüísta y profesor, Universidad de Sussex "El hangeul es el mejor sistema de escritura del mundo ya que se fundamenta a partes iguales en principios filosóficos tradicionales y en teorías científicas." Werner Sasse, profesor, Universidad de Hamburgo "El hangeul es el sistema de escritura fonémica más avanzado del mundo y se sitúa por delante del alfabeto latino." Umeda Hi

Sexoglosia

En un tono más distendido,  y en referencia a una conversación mantenida hace unos días con algunos amigos, rescato hoy del cajón desastre que es mi disco duro una reflexión que escribí años atrás. Hete aquí el texto: Carlos I fue un monarca políglota; de hecho, hay varias citas realizadas por esta ilustre figura del Siglo de Oro español relacionadas con este hecho de conocer y desenvolverse con soltura en diferentes idiomas. Quizás la que más me guste sea la que seguidamente os transcribo: "Hablo italiano con las mujeres, francés con los hombres, alemán con los caballos y español con Dios". Aunque tal y como os he comentado, existen otras versiones que difieren en el uso que dicho rey decía emplear con cada una de las lenguas que conocía. Sea como fuere, está claro que hoy en día dichas funciones lingüísticas han quedado del todo obsoletas para el común de los mortales. Asimismo, y hablando de idiomas, quisiera evocar, a colación del tema de hoy, algún que ot

El español de las telenovelas, ¿une o desune?

Cuando las primeras telenovelas vieron la luz hace unos sesenta años, el contenido local de las mismas era más que evidente, y prueba de ello era el tipo de español que se utilizaba en cada una de ellas dependiendo de su nacionalidad. Sin embargo, vista la proyección transnacional de dicho género, en la última década han proliferado las coproducciones a nivel panamericano, y también transoceánico (principalmente con España), lo que ha desembocado en una progresiva homogeneización del producto que, por supuesto, afecta también al idioma. En efecto, el español utilizado en las telenovelas es cada vez más estándar, y muchas veces sería difícil atribuirle una nacionalidad específica a alguna de estas producciones, dada la casi inexistencia de dialectalismos que hay en los diálogos. Según varios expertos en temas audiovisuales, un recurso de creciente aplicación para mejorar las posibilidades de éxito transnacional de las telenovelas (en el ámbito hispanohablante) es la incorporación de a