Ir al contenido principal

¿Girona o Gerona?: Toponimia "impropia"

En estos últimos tiempos en los que la "cuestión catalana" ha pasado a formar parte del día a día de los medios de comunicación españoles, el tema de la toponimia de los territorios bilingües ha vuelto a ser motivo de algunas desavenencias, a falta de un único criterio sobre la materia. En lo que a Cataluña respecta, hace años que los periódicos generalistas con sede en Barcelona, es decir, La Vanguardia y El Periódico, vienen haciendo uso de topónimos en catalán para referirse a ciudades y lugares de los territorios de habla catalana, incluso en sus ediciones en castellano. Por este motivo, el lector podrá encontrar en las páginas de ambos diarios titulares como "Carles Puigdemont, alcalde de Girona, será el próximo presidente de Catalunya". Desde un punto de vista ortográfico, muchos (especialmente en Cataluña) no verán en dicho enunciado nada fuera de lo común, pero para algunos, como servidor, esta frase pasará a engrosar la interminable lista de pequeñas patadas lingüísticas que desde hace años se vienen dando al castellano en algunos medios y organismos, entre otros, en aras de una supuesta reparación histórica para con las culturas no castellanas de España.

Durante mis años de universidad como estudiante de Traducción e Interpretación, se me repitió por activa y por pasiva que los endónimos (topónimos en la lengua del lugar), fueran en el idioma que fueran, se traducían (en este caso, al castellano) si existía un equivalente (exónimo) con tradición literaria. De esta manera, y por poner algunos ejemplos, al igual que en castellano se dice, porque existe tradición literaria, Londres, y no London; Milán, y no Milano; Múnich, y no München, Moscú, y no Moskvá (o Москва)Nueva York, y no New York; también se dice... ¡ay, pobre de mí!, Gerona, y no Girona;  o Lérida, y no Lleida. De igual modo, en castellano no se traducen topónimos como Aix-en-Provence o Seattle, por el simple hecho de que no existe ningún tipo de exónimo con tradición literaria en este idioma, por lo que se utilizan los endónimos en francés e inglés, respectivamente. Sé que, llegados a este punto, muchos de los que estén leyendo este escrito estarán en total desacuerdo con lo expresado y  aducirán, volviendo al tema de los topónimos catalanes, que los nombres de ciudades nunca se traducen (lo que no es cierto, tal y como ahora veremos) y que denominaciones como Girona, Lleida o Catalunya son correctas en castellano porque son simple y llanamente los nombres oficiales de aquellos lugares. A todos aquellos que razonen así, siento decirles que están mezclando churras con merinas, ya que una cosa es el nombre oficial de un lugar, y otra, el nombre que dicho lugar recibe en otro idioma.  Pongamos un ejemplo: todos damos por hecho que el nombre oficial de la capital danesa es Københaven (en danés, idioma oficial y mayoritario en aquella ciudad), pero nadie (pedantes aparte) la llamará así, sino Copenhague, si habla o escribe en castellano, o Copenhaguen, si hace lo propio en catalán. De igual modo, los catalanes, cuando hablamos en catalán, utilizamos nuestros propios exónimos para referirnos a las ciudades del resto de España, a pesar de que éstas tengan lógicamente un nombre oficial en otro idioma, sea éste el castellano, el gallego o el euskera. Por ende, decimos y escribimos Saragossa, Terol, Cadis, Conca, Xerez, Sant Sebastià o La Corunya. Si siguiéramos la lógica de aquellos que pretenden que en castellano se diga Girona (con un fonema inexistente en castellano, lo que lleva a muchos a decir cacofónicamente "Yirona"), deberíamos corresponder y decir, por ejemplo, León, e incluso Llión (el endónimo en asturleonés), en vez de Lleó, cuando hablemos en catalán, cosa que, en mi humilde opinión, sería totalmente absurda. 

Aún y así, parece ser que esta curiosa norma de no traducir ciertos topónimos (los catalanes, en este caso) sólo afecta al castellano. Para muestra, un botón: he aquí una captura de pantalla muy ilustrativa de este sinsentido, extraída del portal de turismo de la Generalitat (¿o debería decir Generalidad?).


En la imagen de esta campaña, cuyo eslogan en catalán es "Catalunya és casa teva", vemos, por ejemplo, que en inglés dicha frase se ha traducido como Catalonia is your home, mientras que en francés se ha optado por Catalogne c'est chez vous, y en alemán por Katalonien ist dein zuhause; en castellano, en cambio, se ha preferido escribir Catalunya es tu casa. Sobran comentarios...

Asimismo, huelga decir que el origen de todo este embrollo toponímico tiene un origen político, hasta tal punto de que hoy en día, para muchos, decantarse por esta o aquella forma a la hora de escribir o decir un topónimo concreto (Cataluña o Catalunya, por ejemplo) supone una adscripción implícita a una tendencia política u otra. Los medios de comunicación no es que ayuden demasiado, precisamente; quizás porque anden igual de perdidos que el común de los mortales con este asunto. Y si no, que se lo digan a los reporteros de 8 al dia, que en un afán, imagino, de querer contentar a todos se sacaron de la manga durante las pasadas elecciones generales un nuevo nombre para La Coruña: A Corunya. Señoras y señoras, acaba de nacer el catalego.

Comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo contigo. En eldiario.es, el diario que más suelo leer, siempre suelen poner los nombres catalanes en catalán en textos en castellano, y eso, para mí, es una falta ortográfica mayúscula xD Catalunya es Cataluña en castellano y Catalonia en inglés, y no hay ningún problema. Igual que yo no me siento ofendido cuando dicen Valencia, en vez de València, con vocal abierta en la e. Hay una politización del lenguaje penosa.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué interesante! Llevo años diciendo lo mismo... ¿Por qué tengo que decir "A Coruña" o "Lleida" si no digo "Stockholm" o "Porto"? Después de leer tu artículo podré argumentarlo mejor cuando vuelva a salir este tema en alguna conversación :-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

El monegasco, la lengua de Mónaco que (casi) nadie habla

Cuando uno visita el Principado de Mónaco, va sin duda con unas ideas preconcebidas de lo que se va a encontrar: lujo y riqueza a espuertas, el casino de Montecarlo, referencias a Grace Kelly y al resto de la familia real monegasca aquí y allá, además de otros tópicos de mayor o menos relevancia que durante años han nutrido el papel couché de medio mundo y que han contribuido a afianzar la imagen de este pequeño país de apenas 2 km² como quintaesencia de la abundancia y el glamur. Sin embargo, justo al cruzar la frontera del diminuto principado, aquellos visitantes más observadores seguramente repararán en los carteles de bievenida en los que se indica, junto al previsible nombre en francés, que se hallan en esos momentos en el "Principatu de Mùnegu". Algunos no le darán mayor importancia al asunto y continuarán con su viaje como si nada. Otros se preguntarán de qué trata aquello, mirarán en Wikipedia y descubrirán que Mónaco cuenta al parecer con una lengua autóctona, aunq…

Soliloquio de Fernanda del Carpio

Rescato en el día de Sant Jordi de hoy este fragmento de la gran obra de Gabriel García Márquez "Cien años de soledad", en el que la altiva y a la vez incomprendida Fernanda del Carpio, mi personaje favorito de la novela, estalla y, a modo de soliloquio en tercera persona, empieza a soltar lo que su viperina lengua ha callado durante tanto tiempo:
Aureliano Segundo no tuvo conciencia de la cantaleta hasta el día siguiente, después del desayuno, cuando se sintió aturdido por un abejorreo que era entonces más fluido y alto que el rumor de la lluvia, y era Fernanda que se paseaba por toda la casa doliéndole de que la hubieran educado como una reina para terminar de sirvienta en una casa de locos, con un marido holgazán, idólatra, libertino, que se acostaba bocarriba a esperar que le llovieran panes del cielo, mientras ella se destroncaba los riñones tratando de mantener a flote un hogar emparapetado con alfileres, donde había tanto que hacer, tanto que soportar y corregir desde …

Canta en catalán Rosalía... y se lía

La tarde del pasado miércoles Rosalía publicaba de manera inesperada un doble sencillo bajo el elocuente nombre de F*cking money man. La sorpresa vino, sobre todo, de la mano de uno de los dos temas que componen su nuevo trabajo, Milionària. Amén de una oda al dinero, la canción en cuestión supone la primera incursión de la cantante de Sant Esteve Sesrovires en la música en catalán. La publicación de Milionària ha sido, por lo general, motivo de celebración para la mayoría: algunos por lo pegadizo del tema; otros, además, por lo que supone que una artista cada vez más reconocida a nivel internacional cante en catalán. El tema está siendo, sin ningún género de dudas, todo un éxito. Cinco millones de visitas en Youtube en apenas tres días así lo certifican.


Los hay, sin embargo, quienes no han podido evitar la tentación para arrimar el ascua a su sardina y, erigidos en una suerte de descendientes del mismísimo Pompeu Fabra o en potenciales candidatos a ocupar un asiento del Institut d&#…