Ir al contenido principal

Lenguaje inclusivo: un género neutro para “todes”

Hace un par de días, visionando una divertidísima promoción de Netflix a propósito de Eurovisión, oí por primera vez el término todes. Vayan por delante mis disculpas a los early adopters por mi ignorancia pero hasta ayer desconocía la existencia de tal vocablo. Sea como fuere, lo cierto es que al principio no le presté demasiada atención; es más, lo atribuí a alguna moda milennial que, por cuestión de edad, me era totalmente ignota o a un guiño a la lengua asturiana. Sin embargo, al leer los comentarios del vídeo, reparé en algunos en los que se quejaban del uso de dicha palabra en la frase "ya estamos todes" que dice Betty Missiego hacia el final del vídeo. 

Fue ahí cuando empecé a indagar al respecto y descubrí que todes se trata de una de las más recientes propuestas del conocido como lenguaje inclusivo. Todes (al igual que nosotres, otres, amigues, compañeres, etc.) sería, con esa terminación en -e, una nueva propuesta de género para referirse al conocido como neutro genérico, tarea que en castellano y la mayoria de idiomas latinos ostenta tradicionalmente el masculino. Es más, existe incluso otra tendencia que prefiere usar la x en lugar de la e para referirse a este nuevo género neutro, por lo que todes sería en este caso todxs.

Ha sido tal el revuelo causado en torno al tema que incluso la docta casa del idioma (o sea, la RAE) se ha pronunciado al respecto para rechazar este uso, lo que le ha acarreado no pocas críticas especialmente por parte del movimiento feminista.


No es la primera vez que aparecen propuestas similares, aunque quizás no tan revolucionarias como ésta, en tanto que no proponen la creación de un nuevo género. Anteriormente  se habían sugerido soluciones como la duplicación (ésta especialmente utilizada por los políticos): "compañeras y compañeros" o "miembras y miembros"; el uso de la @: tod@s, nosotr@s, amig@s, etc.; las fórmulas a/o y o/a: estimado/a, socia/o, etc.; o incluso la utilización exclusiva del femenino como neutro genérico, tal y como hacen los miembros de la CUP en todos sus discursos o más recientemente Podemos con su nueva marca política “Unidas Podemos”. No  Todas estas alternativas son relativamente recientes pero por el momento siguen más o menos vigentes porque cuentan con un colectivo de hablantes, por minoritario que sea, que las sigue utilizando. 

El castellano, claro está, no es el único idioma en el que se dan debates similares en torno al lenguaje inclusivo. De hecho, hay lenguas que parecen haber hallado una solución definitiva al respecto. Un ejemplo es el sueco, en quien parece haberse inspirado nuestro todes. En este idioma escandinavo desde hace tiempo viene utilizándose de manera cada vez más frecuente un pronombre de nueva acuñación para referirse tanto a él como ella. Se trata de hen, en contraposición a los tradicionales hon (ella) y han (él). Habrá que ver si el nuevo género terminado en -e logra arraigar también entre los más de 500 millones de hablantes, aunque a primera vista se antoja como una empresa bastante más ardua que en el sueco, idioma en el que, con 10 millones de hablantes, resulta más fácil alcanzar consensos. El tiempo dirá.

Comentarios

  1. El lenguaje inclusivo en el idioma español no es necesario, tiende a confundir además se contradice.
    Pero el problema de esto es en el origen del mismo a través de sus "intelectuales". Me explico:
    En psicología social se ve al lenguaje como un instrumento legitimador de instituciones y realidades, según esta corriente cambiando el lenguaje cambias la realidad. Entonces posiblemente piensan que alterando así la lengua se comienza a alterar la estructura patriarcal, es como un asalto a este, pero eso es específicamente lo que se le critica a esta rama de la psicología que considera todo como un constructo social y esto da origen a ciertos delirios

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Filipinas: el regreso del español en los medios

De la cima a la sima. Nunca una expresión tan sucinta como ésta había resumido tan bien el periplo del idioma castellano en Filipinas. Tras ser la primera (y por entonces única) lengua oficial del país luego de la declaración de independencia en 1898, el español dejó de ser definitivamente idioma oficial en Filipinas a raíz de la promulgación de la Constitución de 1973, y asignatura obligatoria en las universidades del país en 1987, cuando se aprobó una nueva Carta Magna durante el mandato de Corazón Aquino. Todo ello se debió a varios motivos, pero principalmente a la invasión y colonización norteamericana tras la marcha de la administración española y la consecuente imposición del inglés como idioma de cultura y de la instrucción. Hechos como la práctica destrucción durante la Segunda Guerra Mundial del distrito manileño de Intramuros, morada de gran parte de las familias hispanofilipinas, o el régimen de Ferdinand Marcos que forzó a muchos hispanofilipinos al exilio en España y Es…

Galicia vs Galiza

Versión en galego aquí.

Hace unas semanas, paseando por el centro de Vigo me topé con una pintada en gallego que rezaba "29M FOLGA XERAL" alentando a seguir la huelga general que tuvo lugar el pasado 29 de marzo en lo que hasta ahora viene siendo España. La cosa no habría sido más que una anécdota poco memorable si no fuera porque esa misma mañana, y a pocas calles de distancia de donde se encontraba el anterior grafiti, pude leer otro escrito de similar contenido pero visualmente harto distinto: "29 MARÇO GREVE GERAL". El idioma utilizado era de nuevo el gallego, pero en esta ocasión en su versión reintegracionista, es decir, siguiendo la norma ortográfica portuguesa y tomando vocablos propios de aquel habla. Fue llegado a este punto cuando me dio por cavilar acerca de esta especie de "limbo ortográfico", si se me permite tal expresión, en el que se encuentra el gallego en la actualidad a falta del quórum necesario sobre su ortografía: por una parte, se …

Los tres "idiomas" de Bosnia-Herzegovina

Lingüísticamente hablando, como practicamente en todas los aspectos, Bosnia-Herzegovina se encuentra hoy dividida. Sin embargo, la fragmentación lingüística es solamente simbólica. Hasta la desintegración de Yugoslavia a principios de los 90, el serbocroata era una lengua estandarizada con dos variantes (la occidental o croata, y la oriental o serbia) y dos variedades (la hablada en Bosnia-Herzegovina y la hablada en Montenegro). Las variantes contienen muchas palabras exclusivas e inexistentes en la otra, mientras que las variedades toman elementos de ambas variantes. El serbocroata seguramente se habría dividido en croata y serbio mucho antes si no hubiera sido por la situación multiétnica de Bosnia-Herzegovina. La tesis de "una nación, un idioma" no funcionaba en Bosnia ya que los miembros de todas las naciones hablaban la misma variedad de la lengua bosnia. Nadie podía distinguir a un serbobosnio de un bosnio musulmán o croata tan sólo por su manera de hablar. La lengua …