Ir al contenido principal

Street Mission: opinión y consejos sobre la nueva atracción de Port Aventura

Port Aventura World, el famoso parque temático situado entre Vilaseca y Salou (Tarragona), estrenó hace un par de meses temporada nueva y lo ha hecho regresando por la puerta grande con su nueva atracción: Street Mission. Se trata de una dark ride (la primera del complejo), ubicada en la zona de SésamoAventura, en la que  los protagonistas son los personajes del mítico programa de Jim Henson, Barrio Sésamo (Sesame Street, en su versión original). Para ello, Port Aventura no ha escatimado en gastos y ha recreado con todo lujo de detalles y un toque muy cartoon el famoso barrio televisivo con el que crecimos muchos de los que nacimos en los 70 y los 80.

La nueva zona, que supone una nada desdeñable ampliación del área del parque destinada a los más pequeños, ha sido obra de las empresas oscenses Tecmolde y Shu Digital bajo la supervisión del propio parque y de Sesame Workshop, una organización estadounidense sin ánimo de lucro cuyo objetivo es la difusión en el mundo de Barrio Sésamo y de los valores inherentes al programa. Tuve la suerte de probar Street Mission hasta dos veces durante mi última visita al parque hace un par de semanas con motivo de mi cumpleaños, y salí tan encantado de la experiencia que he creído que sería una buena idea compartir mi opinión en el blog. 

La nueva atracción consta de un pre-show en el que Coco, que en esta ocasión hace las veces de detective, es el gran protagonista. Mientras hacemos cola (y creedme, ¡el tiempo de espera para entrar puede llegar a ser tremendamente largo!), vamos pasando por una oficina de detective perfectamente aderezada con todo tipo de detalles que hacen alusión al famoso programa infantil. Llegados a un cierto punto, un alocado animatronic del detective Coco incluso nos da la bienvenida y nos explica que han desaparecido unas galletas de manera misteriosa... ¡¿Quién se hallará tras tamaña fechoría?!

Una vez en la atracción en sí, debemos ponernos unas gafas 3D y subirnos en un vagón que simula un taxi y en el que pueden subir hasta un máximo de seis personas, por lo que resulta ideal para disfrutar en familia o con amigos. Cada uno de los participantes dispone de una pistola con la que deberá ir apuntando y disparando a las galletas que irán apareciendo a lo largo del trayecto. La duración del recorrido apenas llega a los cinco minutos, pero realmente es una atracción que vale la pena. Se trata de una experiencia inmersiva gracias a la tecnología de video mapping en 3D sin parangón en España. No quisiera adelantar nada pero solo digo que, en caso de ser adultos, os preparéis para una buena dosis de nostalgia, puesto que veréis a los principales personajes que tantas cosas nos enseñaron y que tanto nos hicieron disfrutar de peques. No falta ni uno: Triki (también conocido como el monstruo de las galletas), Epi, Blas, el Conde Draco, Elmo y, por supuesto, Coco cuyo personaje es el hilo conductor de la historia. Todos ellos son perfectamente recreados mediante animaciones 3D o animatronics idénticos a las marionetas utilizadas en el programa. 

No voy a entrar en spoilers pero para mí la parte más divertida (y movida) de la atracción es el momento en el que nos adentramos en el castillo del Conde Draco. Aquellos que ya la hayan probado sabrán de lo que hablo... Tal y como he apuntado, la atracción es corta, pero ya se sabe: lo bueno, si breve, dos veces bueno. Y más en esta ocasión, ya que hacia el final del trayecto podemos ver una pantalla con la clasificación de los ocupantes del taxi según el número de galletas capturadas. Si queréis ganar, aquí tenéis un truco: ¡disparad a las galletas de mayor tamaño!

Así que ya sabéis, si tenéis planeado visitar Port Aventura, no dejéis de probar Street Mission. Y si no lo teníais previsto, dicha atracción supone una excusa perfecta para hacerlo ya que hará las delicias de los más peques y de los que no lo son tanto...


UN PAR DE CONSEJOS...

Dada la novedad, las colas para Street Mission pueden llegar a ser muy largas. Si queréis ahorraros algo de tiempo, os recomiendo que vayáis a primera hora cuando abra el parque a las 10 de la mañana. Otra hora buena para evitar colas es hacia el final del día poco antes de que el parque cierre (en temporada de verano a las 22h, el resto de la temporada a las 20h).

Si no os importa rascaros el bolsillo, existe la posibilidad de adquirir un pase express llamado Express Max Fun. Es relativamente económico (25€ por persona) comparado con el resto de pases existentes e incluye acceso directo a El Diablo, Angkor, Silver River Flume, Grand Canyon Rapids y, por supuesto, Street Mission. Es un pase destinado básicamente al público familiar ya que se tratan de atracciones ideales para subir con niños, por lo que es una buena opción si vais en familia. Una de las veces que probé Street Mission fue a través de este pase y no tardé ni un minuto en subir.

Comentarios

  1. Me encanto la parte en la cual pusieron los Hinchables en Alicante, gran servicio del parque les encanta a los mas pequeños

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite , una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel . He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los  déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play , y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable . Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va

"Allévoy": la desastrosa localización de Final Fantasy VII

Allá por 1997 llegó al mercado español un videojuego que habría de hacer historia. El videojuego en cuestión, Final Fantasy VII , supuso en efecto un antes y un después en varios aspectos: fue la aceptación definitiva por parte del gamer  español (y occidental, en general) de un género como el juego de rol japonés (JRPG), hasta entonces con una cuota de mercado más bien reducida; para Sony significó el espaldarazo definitivo para su recién nacida Playstation, que veía consolidado su catálogo con un videojuego que el devenir convertiría en obra de culto; y para los traductores sentó un precedente en la aún incipiente localización de videojuegos. Y no precisamente en el buen sentido... A día de hoy, no hay gamer español que se precie de ser llamado tal al que no le suene el "allévoy" de Cloud, el protagonista del juego. Y es que, por si algún lector despistado aún no se ha percatado, la localización al español de la obra de Squaresoft se convirtió en un ejemplo de cómo no tra

Hangeul: el alfabeto coreano

A diferencia de sus vecinos chinos o japoneses, a la hora de escribir los coreanos no utilizan los  ideogramas  que a la mayoría de occidentales se les antojan enrevesados e ininteligibles. En la península coreana cuentan con su propio alfabeto llamado hangeul (o hangul). Se considera uno de los alfabetos más eficientes y concisos del mundo, lo que le ha merecido elogios por parte de muchos lingüistas debido, principalmente, a su funcionamiento científico y racional: "El hangeul debe ser considerado uno de los mayores logros intelectuales de la humanidad." Geoffrey Sampson, lingüísta y profesor, Universidad de Sussex "El hangeul es el mejor sistema de escritura del mundo ya que se fundamenta a partes iguales en principios filosóficos tradicionales y en teorías científicas." Werner Sasse, profesor, Universidad de Hamburgo "El hangeul es el sistema de escritura fonémica más avanzado del mundo y se sitúa por delante del alfabeto latino." Umeda Hi

Sexoglosia

En un tono más distendido,  y en referencia a una conversación mantenida hace unos días con algunos amigos, rescato hoy del cajón desastre que es mi disco duro una reflexión que escribí años atrás. Hete aquí el texto: Carlos I fue un monarca políglota; de hecho, hay varias citas realizadas por esta ilustre figura del Siglo de Oro español relacionadas con este hecho de conocer y desenvolverse con soltura en diferentes idiomas. Quizás la que más me guste sea la que seguidamente os transcribo: "Hablo italiano con las mujeres, francés con los hombres, alemán con los caballos y español con Dios". Aunque tal y como os he comentado, existen otras versiones que difieren en el uso que dicho rey decía emplear con cada una de las lenguas que conocía. Sea como fuere, está claro que hoy en día dichas funciones lingüísticas han quedado del todo obsoletas para el común de los mortales. Asimismo, y hablando de idiomas, quisiera evocar, a colación del tema de hoy, algún que ot

El español de las telenovelas, ¿une o desune?

Cuando las primeras telenovelas vieron la luz hace unos sesenta años, el contenido local de las mismas era más que evidente, y prueba de ello era el tipo de español que se utilizaba en cada una de ellas dependiendo de su nacionalidad. Sin embargo, vista la proyección transnacional de dicho género, en la última década han proliferado las coproducciones a nivel panamericano, y también transoceánico (principalmente con España), lo que ha desembocado en una progresiva homogeneización del producto que, por supuesto, afecta también al idioma. En efecto, el español utilizado en las telenovelas es cada vez más estándar, y muchas veces sería difícil atribuirle una nacionalidad específica a alguna de estas producciones, dada la casi inexistencia de dialectalismos que hay en los diálogos. Según varios expertos en temas audiovisuales, un recurso de creciente aplicación para mejorar las posibilidades de éxito transnacional de las telenovelas (en el ámbito hispanohablante) es la incorporación de a