Ir al contenido principal

Marcelino de Castellví: un capuchino (y lingüista) catalán en la Amazonia colombiana

Capuchinos catalanes en la Amazonia colombianaEl capuchino Joan Canyes Santacana, conocido internacionalmente con el nombre de religión, fray Marcelino de Castellví, nació en la población de Castellví de la Marca (Barcelona) el 11 de septiembre de 1908. Una vez finalizados los estudios primarios, que cursó en el colegio de San Ramón de Vilafranca del Penedés, ingresó en 1918 en la escuela seráfica de los framenores capuchinos de Igualada, donde cursó las clases de humanidades hasta 1924, año en que se incorporó al noviciado de los capuchinos establecidos en Manresa. Concluido el periodo de probación, y tras haber profesado la Regla de San Francisco el 14 de julio de 1925, Joan Canyes comenzó los estudios de filosofía en el convento de Olot, y, seguidamente, los de teología en el convento de Sarrià (Barcelona). Finalmente completó y perfeccionó los estudios eclesiásticos en la Universidad Gregoriana de Roma entre los años 1928 y 1930, donde obtuvo la licenciatura en teología. En 1931 fue destinado a la zona montañosa de la misión del Caquetá (Colombia), en el valle de Sibundoy. Fue allí donde Marcelino de Castellví recibió la ordenación sacerdotal de manos del vicario apostólico, el capuchino fray Gaspar Monconill de Pinell, el día de nochevieja de 1932.

Marcelino de Castellví pronto empezaría a destacar en las investigaciones americanistas, y en 1933 fundó en Sibundoy el CILEAC (Centro de Investigaciones Lingüísticas y Etnográficas de la Amazonia Colombiana), una institución cultural que enseguida logró un gran prestigio y que disfrutó del apoyo de los superiores mayores de la Orden capuchina. El CILEAC hizo notables aportaciones en el campo de la lingüística y de la etnografía a partir del innovador método pan-étnico-antropológico.

Marcelino de Castellví
Marcelino de Castellví
Con la colaboración de los misioneros capuchinos que trabajaban en la misión del Caquetá, fray Marcelino de Castellví estudió unas noventa lenguas indígenas de la Amazonia, de las cuales una docena habían permanecido hasta aquel momento totalmente ignotas y no habían sido, por tanto, ni documentadas ni estudiadas. El resultado de tamaña empresa fue un catálogo de alrededor de 80.000 fichas lingüísticas. Los estudios publicados en la revista Amazonia Colombiana Americanista, editada por el propio CILEAC, se han convertido con el paso del tiempo en un elocuente testimonio de la defensa y del estudio de la cultura indígena amazónica efectuada por los hermanos capuchinos. Por este motivo, los trabajos de investigación promovidos por los misioneros capuchinos incluso recibieron el apoyo tanto de la institución vaticana Propaganda Fide como de la conferencia episcopal colombiana, así como el reconocimiento de americanistas tan eminentes como el francés Paul Rivet.

Al crear el CILEAC, Marcelino de Castellví recogía la valuosa herencia de la tarea etnográfica iniciada por los primeros misioneros capuchinos en la Amazonia liderados por Fidel de Montclar. El CILEAC consiguió desarrollar un amplio programa con la finalidad de alcanzar un conocimiento íntegro de la Amazonia, a través de los estudios etnográficos, folclóricos, históricos y, sobre todo, lingüísticos.

Biblioteca del CILEAC
Biblioteca del CILEAC
Marcelino de Castellví fue un miembro activo de 33 academias y entidades científicas y colaboró con otras 53, lo que le granjeó una reputación científica de renombre mundial. Participó de manera destacada en diferentes congresos internacionales: representó al CILEAC y al Instituto de Antropología de Madrid en el VI Congreso de Lingüística celebrado en París en julio de 1948; mientras que en el III Congreso Internacional de Ciencias Antropológicas de Bruselas, lo hizo como miembro del Instituto Antropológico Bernardino de Sahagún, adscrito al Consejo de Investivaciones Científicas (CSIC) de Madrid. Además, Castellví hizo también acto de presencia en el Congreso Internacional de Filosofía de Barcelona en octubre de 1948, y en el Congreso de Americanistas de Nueva York, celebrado en septiembre de 1949, entre muchos otros encuentros de similar índole. Marcelino de Castellví también contó con el apoyo de los más grandes americanistas de la época, como Guillermo Fischer, José Imbelloni o Martín Gusinde. En 1938 fue aceptado por el eminente lingüista Paul Rivet como miembro vitalicio de la Société des Américanistes de Paris, en reconocimiento a su labor y a las investigaciones etnográficas y lingüísticas en el Amazonia.


La muerte prematura de Marcelino de Castellví, acaecida en Bogotá el 25 de junio de 1951, a causa de una fuerte encefalitis con tan sólo 42 años de edad, truncó su prometedora carrera científica. Poco después, el CSIC editaría de manera póstuma una recolección de los principales estudios lingüísticos llevados a cabo por el religioso. Asimismo, el gobierno colombiano se comprometería a mantener y proseguir la obra cultural del sabio capuchino barcelonés a través de la protección institucional del CILEAC, al que asignó una partida presupuestaria anual de 36.000 dolares americanos de la época. Desafortunadamente, al final todo quedó en buenas intenciones ya que a partir de entonces empezaría la larga agonía de la institución, que se prolongaría hasta la década de los años 70 del pasado siglo, momento en el que el centro, ya con sede en Bogotá, cesó totalmente todas sus actividades de investigación y publicación.

BIBLIOGRAFÍA: 

  1. Museo de culturas del mundo de Barcelona (2018): Catazònia, els caputxins catalans a l'Amazònia, Ajuntament de Barcelona, Barcelona. 

Comentarios

Lo más visto de la semana

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Polémica en los Oscar: ¿castellano o español?

El pasado domingo se celebraron en el Dolby Theatre de Los Ángeles la 92ª ceremonia de entrega de los Premios Oscar, en la que la gran triunfadora fue la película surcoreana "Parásitos" (기생충). La cinta del director Bong Joon-Ho se alzó, entre otros, con el premio a la mejor película internacional y, por primera vez en la historia de los Oscar para una película rodada en lengua no inglesa, el premio a la mejor película. No ha sido la única singularidad lingüística de la gala, ya que en el mundo hispanohablante también ha dado bastante que hablar la presentación de la canción principal de la banda sonora de Frozen 2Into the Unknown (Mucho más allá, en la versión de España). 
El tema en cuestión, nominado en la categoría de mejor canción, fue interpretado al principio de la ceremonia en varios idiomas, además de en su versión original, el inglés. Los idiomas elegidos por Disney para este popurrí internacional de "Elsas" fueron el danés, el alemán, el japonés, el nor…

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

Galicia vs Galiza

Versión en galego aquí.

Hace unas semanas, paseando por el centro de Vigo me topé con una pintada en gallego que rezaba "29M FOLGA XERAL" alentando a seguir la huelga general que tuvo lugar el pasado 29 de marzo en lo que hasta ahora viene siendo España. La cosa no habría sido más que una anécdota poco memorable si no fuera porque esa misma mañana, y a pocas calles de distancia de donde se encontraba el anterior grafiti, pude leer otro escrito de similar contenido pero visualmente harto distinto: "29 MARÇO GREVE GERAL". El idioma utilizado era de nuevo el gallego, pero en esta ocasión en su versión reintegracionista, es decir, siguiendo la norma ortográfica portuguesa y tomando vocablos propios de aquel habla. Fue llegado a este punto cuando me dio por cavilar acerca de esta especie de "limbo ortográfico", si se me permite tal expresión, en el que se encuentra el gallego en la actualidad a falta del quórum necesario sobre su ortografía: por una parte, se …

"Allévoy": la desastrosa localización de Final Fantasy VII

Allá por 1997 llegó al mercado español un videojuego que habría de hacer historia. El videojuego en cuestión, Final Fantasy VII, supuso en efecto un antes y un después en varios aspectos: fue la aceptación definitiva por parte del gamer español (y occidental, en general) de un género como el juego de rol japonés (JRPG), hasta entonces con una cuota de mercado más bien reducida; para Sony significó el espaldarazo definitivo para su recién nacida Playstation, que veía consolidado su catálogo con un videojuego que el devenir convertiría en obra de culto; y para los traductores sentó un precedente en la aún incipiente localización de videojuegos. Y no precisamente en el buen sentido... A día de hoy, no hay gamer español que se precie de ser llamado tal al que no le suene el "allévoy" de Cloud, el protagonista del juego en cuestión. Y es que, por si algún lector despistado aún no se ha percatado, la localización al español de la obra de Squaresoft se convirtió en un ejemplo de có…