Ir al contenido principal

Descubriendo a Josep Pla

Si por algo voy a recordar, literariamente hablando, el año 2019 que estamos a punto de dejar atrás, ha sido por la revelación que ha supuesto para mí la obra literaria del escritor ampurdanés Josep Pla. Si bien es cierto que para el común de catalanes (y servidor no es una excepción) Pla no resulta desconocido - quien más, quien menos, todos saben que se trató de un escritor relevante para las letras catalanas-, dicha afirmación no se puede aplicar de manera categórica a sus obras, las cuales no tienen por qué ser conocidas para el gran público. En mi caso, Pla se había encontrado hasta ahora fuera de mi radar literario por una serie de vicisitudes de variada índole. Por citar una de ellas a modo de justificación, puedo decir que ninguno de sus libros entró en su día en el temario de literatura catalana del examen de selectividad de mi promoción. Quizás se tratase de una mera casualidad, aunque, ahora que lo pienso, podría jurar que no conozco a nadie de mi entorno que haya tenido que lidiar con Josep Pla en su examen de selectividad, lo que, de ser cierto, a mi mente malpensada no le sorprendería en demasía que ello obedezca a algún tipo de condena al ostracismo, habida cuenta de la enemistad que existió entre el escritor y Jordi Pujol cuando éste último se hizo con el control de la revista Destino donde el primero trabajaba. Conspiraciones aparte, Pla y, en especial, su mundo literario permanecieron ignotos para mí durante mi adolescencia y primera juventud. Debo admitir que casi lo agradezco, ya que en aquel periodo los clásicos de la literatura me interesaban más bien poco, con la posible excepción de Gabriel García Márquez y J.R.R. Tolkien (entre el realismo mágico de Macondo y la fantasía épica de la Tierra Media no debe de haber tanta diferencia al fin y al cabo...). Imagino que mi animadversión hacia los clásicos en general se debió a lo tediosas que me resultaban las clases de literatura castellana y catalana del bachillerato. No sé, quizás nunca le encontré la gracia a aquello de desmenuzar los libros y hallar intenciones o mensajes ocultos en los pasajes de obras tales como el Quijote o el Tirant lo Blanc.

Pasados los años, y ya habiéndome licenciado, tampoco me animé a darle una oportunidad al de Palafrugell como sí hice poco después con otra figura de la literatura catalana más reciente como Mercè Rodoreda (que, a diferencia de Pla, sí entró en mí examen de selectividad). El motivo principal, deduzco, es que Rodoreda escribía novelas y Pla, por lo general, se decantaba por otros géneros como el dietario o el periodístico. Mi visión, por entonces, maniquea de la literatura, en la que la novela se erige como el único género válido, impedía que pudiera apreciar a otros autores que habían optado por, a mi parecer, "géneros chicos". Una persona, cuya obra cúspide es un diario de juventud, no podía considerarse un escritor digno de ser denominado como tal, de igual manera tampoco podían considerarse poemas las desconcertantes creaciones de Salvat-Papasseit que también sufrí y padecí durante el bachillerato y que ahora me parecen simplemente brillantes.

Sea como fuere, lo cierto es que tuvieron que pasar bastantes años hasta llegar a 2019 y caer rendido ante la grandeza literaria de Josep Pla. Y, como suele pasar en estos casos, sucedió de manera indirecta y, por qué no, fruto de la casualidad. A fin de cuentas, las epifanías (sean del cariz que sean) solo tienen lugar si casualmente la coyuntura es la propicia y se dan ciertos factores, lo que a su vez me genera cierto desasosiego, ya que pienso en todas las epifanías que me habré perdido cuando pase a mejor vida al no haberse dado las condiciones necesarias... En fin, mi interés por Filipinas y su legado hispánico me llevaron a interesarme por un contemporáneo de Pla: Jaime Gil de Biedma. Gracias a los diarios del escritor barcelonés que se publicaron hace algunos años, pude descubrir la Manila y los campos y haciendas filipinos de las décadas 50 y 60 del pasado siglo, así como la Barcelona de la Generación del 50 que se reunía en locales emblemáticos como la discoteca Bocaccio. La lectura de Gil de Biedma sirvió también para darme cuenta de que la vida iba en serio (broma mala, lo sé...) y para despojarme del prejuicio de considerar el dietario y la poesía dos géneros literarios poco válidos. Aquí es donde entran Josep Pla... y Papasseit. 

Pude haberme adentrado en el universo Pla a través de El carrer estret, puesto que se trata de su novela más conocida y pertenece al género literario que con diferencia más me gusta, la narrativa. Sin embargo, la experiencia con los diarios de Gil de Biedma me había parecido tan satisfactoria que decidí entrar por la puerta grande y empezar con la que, a todas luces, es la obra maestra de Josep Pla: El quadern gris. En efecto, la lectura del diario de juventud del escritor, ambientado entre 1918 y 1919, me resultó toda una delicia a lo largo de sus más de setecientas páginas. La capacidad analítica de Pla para plasmar por escrito, sin escatimar por ello en dosis de ironía y escepticismo, los avatares de su  Palafrugell natal - muchos años antes del boom turístico-  y de la Barcelona culta y burguesa que giraba en torno a la penya del Ateneo Barcelonés, se antoja cuando menos extraordinaria. Por no hablar de sus reveladoras y, en ocasiones, mordaces reflexiones sobre los más variados asuntos: literatura, política, historia, geografía, economía...

Pla hizo del dietario su género estrella. También se incursionó en la narrativa, el ensayo o la literatura de viajes, pero fue, sin duda, el de los dietarios el género que  más cultivó a lo largo de su vida y en el que más cómodo se sintió para dar rienda suelta a su enorme talento literario. Asimismo, y quizás sin que el mismo escritor fuera consciente de ello al principio, sus dietarios le permitieron ir poco a poco tejiendo un universo propio en el que tendrían cabida un nutrido y variado espectro de personas, convertidas para la ocasión en personajes literarios de sus obras: desde figuras de la talla de Josep Maria de Segarra, Eugeni d'OrsPompeu Fabra, que son citados a menudo en El quadern gris, a otras de tipo diametralmente opuesto como Sebastià Puig, alias "l'Hermós", que aparece sobre todo en los relatos de temática marinera, pasando por la omnipresente Aurora, fruto de la obsesión erótica del Pla más tardío, ya en pleno autoexilio en el Mas Pla de Llufríu (o Llofriu, como gusten).

Tras El quadern gris, han pasado por mis manos otras obras de Josep Pla: La Costa Brava, Cabotatge mediterrani, La vida lenta... Irónicamente ninguna de ellas es una novela, el único género literario que en principio me podría haber interesado de Pla. Sin embargo, por ahora sus diarios, llenos de impresiones y reflexiones que evocan de manera brillante y única la época que le tocó vivir, se están llevando todo el interés por mi parte. El carrer estret tendrá que esperar, pues, a 2020.


Comentarios

Lo más visto de la semana

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

Los tres "idiomas" de Bosnia-Herzegovina

Lingüísticamente hablando, como practicamente en todas los aspectos, Bosnia-Herzegovina se encuentra hoy dividida. Sin embargo, la fragmentación lingüística es solamente simbólica. Hasta la desintegración de Yugoslavia a principios de los 90, el serbocroata era una lengua estandarizada con dos variantes (la occidental o croata, y la oriental o serbia) y dos variedades (la hablada en Bosnia-Herzegovina y la hablada en Montenegro). Las variantes contienen muchas palabras exclusivas e inexistentes en la otra, mientras que las variedades toman elementos de ambas variantes. El serbocroata seguramente se habría dividido en croata y serbio mucho antes si no hubiera sido por la situación multiétnica de Bosnia-Herzegovina. La tesis de "una nación, un idioma" no funcionaba en Bosnia ya que los miembros de todas las naciones hablaban la misma variedad de la lengua bosnia. Nadie podía distinguir a un serbobosnio de un bosnio musulmán o croata tan sólo por su manera de hablar. La lengua …

¿Dónde está el portugués en Macao?

Hace un par de meses, aprovechando una breve estancia en Hong Kong, decidí hacer una escapada de un día a la cercana Macao, antigua colonia portuguesa que retornó a la Madre China en 1999 tras casi cinco siglos de dominación lusa. Lo cierto es que Macao siempre me había llamado la atención: un territorio de apenas 30 km2 en medio de Asia en el que Portugal estaba presente hasta hace apenas quince años. Dado que siempre he sentido atracción por estas singularidades históricas, amén de que mi simpatía por la cultura portuguesa es más que evidente, el viaje a Macao se me antojaba una experiencia fascinante. Una vez llegado en ferry al puerto de Taipa, tras una hora de viaje por mar desde Kowloon (Hong Kong), me maravillé al ver que todas las indicaciones estaban escritas en portugués y chino cantonés. Decidido a hablar en portugués con todo el mundo posible, y haciendo caso omiso a todos los comentarios aciagos que había leído en foros y páginas de internet sobre que el portugués se habí…

"Allévoy": la desastrosa localización de Final Fantasy VII

Allá por 1997 llegó al mercado español un videojuego que habría de hacer historia. El videojuego en cuestión, Final Fantasy VII, supuso en efecto un antes y un después en varios aspectos: fue la aceptación definitiva por parte del gamer español (y occidental, en general) de un género como el juego de rol japonés (JRPG), hasta entonces con una cuota de mercado más bien reducida; para Sony significó el espaldarazo definitivo para su recién nacida Playstation, que veía consolidado su catálogo con un videojuego que el devenir convertiría en obra de culto; y para los traductores sentó un precedente en la aún incipiente localización de videojuegos. Y no precisamente en el buen sentido... A día de hoy, no hay gamer español que se precie de ser llamado tal al que no le suene el "allévoy" de Cloud, el protagonista del juego en cuestión. Y es que, por si algún lector despistado aún no se ha percatado, la localización al español de la obra de Squaresoft se convirtió en un ejemplo de có…