Ir al contenido principal

En un lugar de Dalmacia...

Vista de Ragusa (actual Dubrovnik)

Pocas lenguas cuentan con una fecha exacta de defunción. El dálmata, lengua neolatina que se habló en las costas de lo que hoy en día es Croacia, es una de ellas. La efeméride de tan fatídico hecho data del 10 de junio de 1898, día este en que su último hablante, Tuone Udaina (o Antonio Udina, como se le conoce en la lingüística italiana), falleció víctima de una por aquel entonces muy de moda mina terrestre, colocada por algún anarquista ávido de notoriedad. Tal es la relativa “precisión” de dicho acontecimiento que incluso se conoce la hora de la muerte de la lengua y su hablante: las seis y media de la mañana- aunque hay fuentes que difieren en este último aspecto y apuntan que realmente la hora oscilaba más hacia el véspero.

Poco se conoce de Tuone. Nació, creció, vivió y murió en la isla de Veglia, dígase en serbocroata (si es que realmente se puede) Krk. A pesar de ostentar el honorífico título de último hablante de dálmata, ésta no era, sino el véneto, su lengua materna, habiendo aprendido el idioma dalmático de las conversaciones que oía de sus progenitores, quienes sí lo hablaban entre ellos. Además, y dada la coyuntura sociopolítica de la época que nos ocupa (Veglia y la costa dálmata formaban parte del también ya difunto Imperio Austrohúngaro), Udaina era también docto en alemán e italiano. Las fuentes tampoco coinciden en el oficio (y beneficio) del personaje; algunos dicen que era un sacristán, aunque la mayoría de escritos indican que se trataba realmente de un barbero. Sería precisamente  tal menester el motivo por el cual se le conocía por aquellos lares como “Burbur” (barbero en dálmata).

Pero... ¿cómo alcanzó notoriedad Tuone Udaina? Se dice que detrás de un gran hombre (y créanme, las circunstancias hicieron de Udaina un hombre excepcional) siempre hay... ¡otro gran hombre! Ese no era otro que el lingüista istriano (y de etnia italiana) Matteo Bartoli, estudioso de la lengua dálmata que dio con Burbur en 1897 y de quien extrajo, haciendo las veces de “glotoarqueólogo”, los últimas retazos de lo que otrora había sido la lengua oficial de la más numantina de las repúblicas marineras del Mediterráneo, Ragusa (conocida hoy en día como Dubrovnik), y que en 1898, paradojas de la historia, languidecía en una isla apartada del Adriático. No obstante tan peculiar situación pudiera propiciar una afable relación entre estudioso y estudiado, parece ser que Bartoli no tenía en gran estima a Udaina (al menos no desde un punto de vista académico) al cual tildó de “informante poco ideal” en su tesis doctoral publicada en 1906 por la Universidad de Viena bajo el larguísimo título en alemán de Das Dalmatische: altromanische Sprachreste von Veglia bis Ragusa und ihre Stellung in der Apennino-Balkanischen Rumania. Razones no le faltaban a Bartoli para incurrir en tal apelativo: aparte de que Tuone Udaina no era hablante nativo de dálmata, en el momento de las entrevistas que mantuvieron ambos a lo largo de 1897 el susodicho contaba ya con una avanzada edad (77 años), además de encontrarse totalmente desdentado y con una sordera de remate.


   Matteo Bartoli (Albona d'Istria, actual Croacia 1873- 
Turín, Italia 1943)


Paradójicamente, si "mucho" se conoce del momento exacto de la funesta defunción de la lengua dálmata, más bien poco se sabe acerca de su existencia. Considerada dentro de la lingüística románica el puente entre el italiano y el rumano, el dálmata se habló entre los siglos XI y XIX en diferentes puntos de la costa dálmata, abarcando en su momento de mayor apogeo un territorio que iba desde Fiume (actualmente conocida como Rijeka, en Croacia) hasta Kotor (Montenegro) pasando por las cientos de islas de la costa dálmata y por ciudades marítimas como Zara (Zadar), Spalato (Split) o Ragusa (Dubrovnik). Fue precisamente en la perla del Adriático, por aquel entonces, y tal y como se ha indicado anteriormente, una pequeña pero resistente república marinera, donde la lengua floreció como lengua del poder, hasta que en el siglo XV finalmente sucumbió ante el empuje de los dialectos croatas y venecianos. Nunca contó con una literatura potente, pero de ella se conservan un inventario de palabras -no llega a diccionario- de 1280 y unas cartas oficiales entre autoridades de Zara y Ragusa datadas del siglo XIV. He aquí el primer párrafo de una de ellas:

A ser Pon unuriuol canceler de Ragusa, Todru de Fomat d'Çara saluduui cun oni uostro unur. La mi fo ditu qui lu frar d'maistru Nicola Murar sí dimanda rasun nanti la curti de Ragusa contra Franciscu, mi fiol de s. XX de g'r leí cual auia dat maistru Nicola a Franciscu p. dur leí la mi. Undi posu dir cun oni uiritat quil aire frar de maistru Nicola en un fe-ço quil diuia y fe vilania la far tal dimandasun la Fraticiscu: qui plu unur era so di mandar la mi una litera dimandandumi qui y di quili s. XX d'g'r, quil manda maistru Nicola p. Franciscu, y s-yo desnudo leí auisi ditu la uiritat, poi desnudo ti mancaua la di(man)dar d'Fraticiscu. 
Zonas en las que alguna vez se habló dálmata

A lo largo de los siglos venideros, la lengua fue perdiendo hablantes hasta que muchos años después, y tras centurias de agónica supervencia como lengua de ámbito privado, falleciera en la isla de Veglia/Krk el 10 de junio de 1898, llevándose consigo al que oficialmente fue el último de sus hablantes, Tuone Udaina, quien pasaría así al eterno y particular Panteón “tanolingüśitico”, junto a personajes como Dolly Pentreath, conocida por ser la última hablante de córnico hasta su muerte en 1777. De ella dice la leyenda que en un último respiro en el lecho de muerte exclamó “Me ne vidn cewsel Sawznek!" (¡No hablaré inglés!). Toda una declaración de intenciones, pero esa ya es otra historia...

Comentarios

  1. Bueno, muchas palabras de la "langa dalmata" se mantienen hoy en el dialecto chacaviano de la costa dalmata, muchos dalmatinos ni saben que son palabras derivadas del dalmata, en el siglo XX, se ha trató de todas maneras de erradicar el elemento latino de la costa, por motivos politicos, incluso utilizando a las lenguas para dichos propositos.-

    ResponderEliminar
  2. Sí, de hecho en Istria las ciudades y pueblos son oficialmente bilingües croata/italiano. Pensé que la comunidad italiana en Istria sería más bien testimonial después del éxodo istriano, pero de hecho he conocido a gente de allí que es de etnia/lengua italiana.

    ResponderEliminar
  3. El tema de Dolly Pentreath, es conflictivo. Se sospecha que si hablaba inglés y también se estima que era la ultima hablante competente del idioma, pero que aún quedaban algunas personas que tenian capacidad de comunicación el idioma, si bien hablaban mejor el inglés. Por cierto el cornico cuenta hoy con unos 100 hablantes.

    ResponderEliminar
  4. nuevo libro sobre il tema y pagina sobre Antonio Udina Burbur. www.fb.com/dalmatski

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

Galicia vs Galiza

Versión en galego aquí.

Hace unas semanas, paseando por el centro de Vigo me topé con una pintada en gallego que rezaba "29M FOLGA XERAL" alentando a seguir la huelga general que tuvo lugar el pasado 29 de marzo en lo que hasta ahora viene siendo España. La cosa no habría sido más que una anécdota poco memorable si no fuera porque esa misma mañana, y a pocas calles de distancia de donde se encontraba el anterior grafiti, pude leer otro escrito de similar contenido pero visualmente harto distinto: "29 MARÇO GREVE GERAL". El idioma utilizado era de nuevo el gallego, pero en esta ocasión en su versión reintegracionista, es decir, siguiendo la norma ortográfica portuguesa y tomando vocablos propios de aquel habla. Fue llegado a este punto cuando me dio por cavilar acerca de esta especie de "limbo ortográfico", si se me permite tal expresión, en el que se encuentra el gallego en la actualidad a falta del quórum necesario sobre su ortografía: por una parte, se …

La otra realidad ibérica: el asturleonés

Iniciamos hoy con el asturleonés un periplo por otras realidades sociolingüísticas ibéricas de las cuales normalmente, y a diferencia de realidades como la gallega o la catalana, poco o nada se sabe.

La situación actual del asturleonés es muy desconocida tanto dentro como fuera de su dominio lingüístico. Aparte de la maraña de nombres que el idioma recibe (asturleonés, asturiano, bable, leonés, etc...), algo que supone que muchos se cuestionen todavía hoy en día la unidad o no de las hablas propias de Asturias y de parte del antiguo Reino de León, son aún muchos -propios y extraños- los que ponen en tela de juicio que aquello se trate realmente de un idioma diferente del castellano. A ello ayuda el hecho de que el asturleonés no sea lengua oficial en ninguna de las comunidades autónomas españolas de donde es propio, aunque si bien es cierto que los estatutos de autonomía de Asturias y Castilla y León lo citan y reconocen expresamente. Por otra parte, ningún movimiento político actual d…

El monegasco, la lengua de Mónaco que (casi) nadie habla

Cuando uno visita el Principado de Mónaco, va sin duda con unas ideas preconcebidas de lo que se va a encontrar: lujo y riqueza a espuertas, el casino de Montecarlo, referencias a Grace Kelly y al resto de la familia real monegasca aquí y allá, además de otros tópicos de mayor o menos relevancia que durante años han nutrido el papel couché de medio mundo y que han contribuido a afianzar la imagen de este pequeño país de apenas 2 km² como quintaesencia de la abundancia y el glamur. Sin embargo, justo al cruzar la frontera del diminuto principado, aquellos visitantes más observadores seguramente repararán en los carteles de bievenida en los que se indica, junto al previsible nombre en francés, que se hallan en esos momentos en el "Principatu de Mùnegu". Algunos no le darán mayor importancia al asunto y continuarán con su viaje como si nada. Otros se preguntarán de qué trata aquello, mirarán en Wikipedia y descubrirán que Mónaco cuenta al parecer con una lengua autóctona, aunq…