Ir al contenido principal

El oasis aranés



Los Pirineos son por su situación geográfica entre varias realidades sociopolíticas una zona de alto interés lingüístico. Varios son los factores que llevan a hacer tal afirmación: el multilingüismo andorrano, los últimos reductos de fabla aragonesa en el Pirineo oscense, la zona vascófona de Navarra y, el tema que hoy nos ocupa, el oasis que supone dentro del dominio occitano el Valle de Arán. Dicho valle es el único enclave del territorio históricamente conocido como Occitania bajo jurisdicción española. Tiene una superficie de unos 633 km2 y cuenta con poco más de 10.000 habitantes. Dicha zona ha sido durante gran parte de la democracia moderna española el único territorio del país con tres lenguas oficiales: el aranés, el catalán y el castellano.  El aranés es el nombre con el que se conoce en el Valle de Arán el dialecto occitano que allí se ha hablado desde la romanización de aquellas contradas. Esta lengua neolatina, muy próxima al catalán, es la propia de gran parte de lo que hoy es el sur de Francia (la denominada Occitania), abarcando su territorio lingüístico un total de 200.000 km2 aproximadamente en el que se encuentran repartidos casi 16.000.000 de personas. A pesar de tan elevada cifra poblacional, el occitano, que otrora gozaba de gran prestigio al ser considerado un idioma de expresión artística y cultural entre trovadores, sobrevive hoy en día a duras penas ante la política claramente lingüicida y centralista del estado francés que ha tachado históricamente a la lengua de oc de mero patois. Es tal el grado de marginación y el poco interés que suscita el occitano entre las autoridades francesas que incluso se desconoce a ciencia cierta el número de hablantes; los más pesimistas hablan de unas 600.000 personas, aunque hay cifras más halagüeñas que elevan el número a unos dos millones. Sea como fuere, y por paradójico que resulte, el único lugar de la Occitania histórica en el que actualmente el occitano es oficial y donde cuenta con algún tipo de promoción y protección por parte de las autoridades competentes es el Valle de Arán. 


Mapa de Occitania

Según la encuesta de usoslingüísticos de 2001 del Instituto de Estadística de la Generalitat de Catalunya (IDESCAT), el aranés es la segunda lengua del valle por número de hablantes nativos con un 34,2%, siendo el castellano la primera con un 38,8% y el catalán la tercera con un 19,4%. La siguiente tabla resume en números totales los diferentes tipos de conocimientos del aranés entre los hablantes de Arán. 



Conocimiento del aranés
Conocimiento
Personas
Porcentaje
Lo entiende
6.712
88,88%
Lo sabe hablar
4.700
62,24%
Lo sabe leer
4.413
58,44%
Lo sabe escribir
2.016
26,69%

Indicaciones en aranés
Durante los últimos años, el aranés ha visto crecer su uso en la rotulación y señalética, así como su importancia institucional. Prueba de ello es la ley del occitano que aprobó el pasado 22 de septiembre de 2010 el parlamento catalán mediante la cual el occitano pasa a ser lengua oficial en toda Cataluña y la preferente en el Valle de Arán. La ley blinda, por ejemplo, la prevalencia del aranés como lengua vehicular en las escuelas del valle. Dicho edicto hace, además, de la comunidad catalana el único territorio trilingüe de toda España (catalán, castellano y aranés).  Asimismo, la presencia del occitano en los medios audiovisuales, aunque aún testimonial, se va incrementando. El canal informativo de Televisió de Catalunya 3/24 ofrece, por ejemplo, cada día un bloque informativo de 15 minutos en aranés. Por otra parte, una vez a la semana la cadena pública Barcelona, Barcelona Televisió (BTV), ofrece un informativo en aranés de nombre Infòc con subtítulos en catalán. Parece ser que, a pesar de las vicisitudes de la historia y de la precaria situación que ahora vive en gran parte de su dominio lingüístico, el occitano cuenta en Arán con un verdadero santuario que vela por la supervivencia del idioma del sí (“òc” en occitano significa afirmación).



ACTUALIZACIÓN: El Gobierno recurrirá por inconstitucionalidad la ley del aranés, 22 de julio de 2011 http://alturl.com/bknc6







Comentarios

  1. Bueno, no es que sea una lengua cercana al catalán...
    El occitano es al catalán lo que el galaico-portugués es al gallego y al portugues.
    El catalán en sentido estricto es una lengua desgajada del tronco común occitano ( que presenta poca unififormidad)
    Teniendo en cuenta la proximidad de todas las variantes galohispanicas del latín se puede decir que es la misma lengua. Si bien el catalán ha recibido un influjo formal del frances y el occitano informal. De tal manera que el occitano presenta muchas variantes comunes con el resto de dialectos galohispanicos (portugués, castellano, asturiano, valenciano) que el catalán ha sustituido por galicismos.
    Cosa de los gramáticos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, al catalán se le llamó en ocasiones lemosín hasta tiempos de Pompeu Fabra :-)

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

El monegasco, la lengua de Mónaco que (casi) nadie habla

Cuando uno visita el Principado de Mónaco, va sin duda con unas ideas preconcebidas de lo que se va a encontrar: lujo y riqueza a espuertas, el casino de Montecarlo, referencias a Grace Kelly y al resto de la familia real monegasca aquí y allá, además de otros tópicos de mayor o menos relevancia que durante años han nutrido el papel couché de medio mundo y que han contribuido a afianzar la imagen de este pequeño país de apenas 2 km² como quintaesencia de la abundancia y el glamur. Sin embargo, justo al cruzar la frontera del diminuto principado, aquellos visitantes más observadores seguramente repararán en los carteles de bievenida en los que se indica, junto al previsible nombre en francés, que se hallan en esos momentos en el "Principatu de Mùnegu". Algunos no le darán mayor importancia al asunto y continuarán con su viaje como si nada. Otros se preguntarán de qué trata aquello, mirarán en Wikipedia y descubrirán que Mónaco cuenta al parecer con una lengua autóctona, aunq…

Soliloquio de Fernanda del Carpio

Rescato en el día de Sant Jordi de hoy este fragmento de la gran obra de Gabriel García Márquez "Cien años de soledad", en el que la altiva y a la vez incomprendida Fernanda del Carpio, mi personaje favorito de la novela, estalla y, a modo de soliloquio en tercera persona, empieza a soltar lo que su viperina lengua ha callado durante tanto tiempo:
Aureliano Segundo no tuvo conciencia de la cantaleta hasta el día siguiente, después del desayuno, cuando se sintió aturdido por un abejorreo que era entonces más fluido y alto que el rumor de la lluvia, y era Fernanda que se paseaba por toda la casa doliéndole de que la hubieran educado como una reina para terminar de sirvienta en una casa de locos, con un marido holgazán, idólatra, libertino, que se acostaba bocarriba a esperar que le llovieran panes del cielo, mientras ella se destroncaba los riñones tratando de mantener a flote un hogar emparapetado con alfileres, donde había tanto que hacer, tanto que soportar y corregir desde …

Canta en catalán Rosalía... y se lía

La tarde del pasado miércoles Rosalía publicaba de manera inesperada un doble sencillo bajo el elocuente nombre de F*cking money man. La sorpresa vino, sobre todo, de la mano de uno de los dos temas que componen su nuevo trabajo, Milionària. Amén de una oda al dinero, la canción en cuestión supone la primera incursión de la cantante de Sant Esteve Sesrovires en la música en catalán. La publicación de Milionària ha sido, por lo general, motivo de celebración para la mayoría: algunos por lo pegadizo del tema; otros, además, por lo que supone que una artista cada vez más reconocida a nivel internacional cante en catalán. El tema está siendo, sin ningún género de dudas, todo un éxito. Cinco millones de visitas en Youtube en apenas tres días así lo certifican.


Los hay, sin embargo, quienes no han podido evitar la tentación para arrimar el ascua a su sardina y, erigidos en una suerte de descendientes del mismísimo Pompeu Fabra o en potenciales candidatos a ocupar un asiento del Institut d&#…