Ir al contenido principal

Sexoglosia


En un tono más distendido,  y en referencia a una conversación mantenida hace unos días con algunos amigos, rescato hoy del cajón desastre que es mi disco duro una reflexión que escribí años atrás. Hete aquí el texto:

Carlos I fue un monarca políglota; de hecho, hay varias citas realizadas por esta ilustre figura del Siglo de Oro español relacionadas con este hecho de conocer y desenvolverse con soltura en diferentes idiomas. Quizás la que más me guste sea la que seguidamente os transcribo: "Hablo italiano con las mujeres, francés con los hombres, alemán con los caballos y español con Dios". Aunque tal y como os he comentado, existen otras versiones que difieren en el uso que dicho rey decía emplear con cada una de las lenguas que conocía. Sea como fuere, está claro que hoy en día dichas funciones lingüísticas han quedado del todo obsoletas para el común de los mortales.

Asimismo, y hablando de idiomas, quisiera evocar, a colación del tema de hoy, algún que otro intercambio de opiniones que he mantenido con un buen amigo mío, cuyo nombre no desvelaré, aún a sabiendas de que se dará por aludido... Pues bien, dicho amigo, catalanoparlante, me sorprendió un día al confesarme que él no utilizaba la lengua valenciana (en su variedad norteña) a la hora de mantener relaciones sexuales, aunque la otra persona fuera también catalanoparlante. Yo, como castellanohablante, me di cuenta en ese preciso instante de que tanta campaña de normalización del catalán por parte de la Generalitat y demás organismos parasitarios y/o dependientes del primero había resultado en vano, pues quiere decir que algo no va bien si un catalanoparlante dice preferir el castellano (o el inglés, en caso de que su partener sexual sea extranjero) para realizar el acto. Fue entonces cuándo me pregunté a qué lenguas había recurrido yo en situaciones similares a las expuestas, y caí en la cuenta de que, a diferencia de mi colega, yo sí había usado la lengua de Joanot Martorell.
 
Y es llegados a este punto donde más dudas me asolan (o asuelan, según la RAE), ¿hay lenguas exclusivas para determinadas situaciones? ¿o, sin embargo, pueden todas cumplir las mismas funciones con resultados óptimos en cualquier caso? ¿Existe la diglosia también en el sexo?

Será que Sant Joan Despí (en algunos lares conocido simplemente como Can TV3) me vio nacer, pero para mí no es nada descabellado decir "menja'm la cigala", "vull fotre un clau" y demás modismos sexuales catalanes que para muchos son motivo de burla o de extrañeza (catalanohablantes incluidos, que conste). Será que todavía hay mucho camino por recorrer, o que quizás la Gene y sus políticas de normalización van por un lado y el pueblo por otro (me decanto más bien por esta última opción), pero el catalán sigue excluido de muchas camas... Aunque si mis padres se desternillaron de la risa la primera vez que oyeron hablar en catalán a un indio en una peli del oeste, ¿de qué más me puedo extrañar?



Una última pregunta:

Y tú... ¿en qué idioma follas?

Comentarios

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Street Mission: opinión y consejos sobre la nueva atracción de Port Aventura

Port Aventura World, el famoso parque temático situado entre Vilaseca y Salou (Tarragona), estrenó hace un par de meses temporada nueva y lo ha hecho regresando por la puerta grande con su nueva atracción: Street Mission. Se trata de una dark ride(la primera del complejo), ubicada en la zona de SésamoAventura,en la que  los protagonistas son los personajes del mítico programa de Jim Henson, Barrio Sésamo (Sesame Street, en su versión original). Para ello, Port Aventura no ha escatimado en gastos y ha recreado con todo lujo de detalles y un toque muy cartoon el famoso barrio televisivo con el que crecimos muchos de los que nacimos en los 70 y los 80.
La nueva zona, que supone una nada desdeñable ampliación del área del parque destinada a los más pequeños, ha sido obra de las empresas oscenses Tecmolde y Shu Digital bajo la supervisión del propio parque y de Sesame Workshop, una organización estadounidense sin ánimo de lucro cuyo objetivo es la difusión en el mundo de Barrio Sésamo y de …

El coreano y el paralelo 38

Al sur de la frontera que lleva dividiendo dos sociedades hermanas durante tanto tiempo, multitud de palabras nuevas llegan rápidamente a rebufo de la globalización. De este modo, para los surcoreanos, términos de origen inglés como "shampoo" (champú), "juice" (zumo, jugo) y "selfservice" (autoservicio), son palabras de uso diario. Para los desertores norcoreanos, en cambio, no significan absolutamente nada. Si se cambian las tornas, también se puede aplicar el mismo principio: la gente de Seúl se extraña al oír palabras tan norcoreanas como "salgyeolmul" (살결물), que literalmente significa "agua para la piel"  (lo que en el Sur sería "skin lotion" o crema hidratante). Dos países, enemigos mortales, unidos por lazos históricos, familiares... y lingüísticos, aunque hasta un cierto punto. La división de la península coreana, que dura ya más de siete décadas, ha creado una creciente barrera lingüística que da lugar a malentendidos…

Llenguaferits: el bilingüismo mata (según TV3)

Anoche TV3 puso toda la carne en el asador. Tras el demoledor informe de la ONG Plataforma per la llenguapublicado hace un par de semanas, en el que se alertaba de que en las escuelas de las zonas urbanas de Cataluña tan solo el 14,6% de las conversaciones durante la hora del recreo eran en catalán, la televisión pública debe de haber visto un filón rentable, por lo que no ha podido evitar sacar tajada al respecto y servir en bandeja una buena dosis de agravio a sus televidentes, tal y como viene siendo habitual durante los últimos años, visto el papel de aparato de agitprop que ha adoptado la emisora desde los albores del processisme
Lo cierto es que, a propósito de tan bajo porcentaje (cuya metodología aun se desconoce), han corrido ríos de tinta y se han rellenado horas de emisión en TV3, mediante tertulias de la autocomplacencia en las que todos sus participantes piensan por lo general lo mismo, y que consisten básicamente en darse la razón los unos a los otros. El 30 Minuts de…

Parles catañol?

Todo y que a algunos esta manera mía de cherrar y escrivir pueda parecerles de eso más rara y fea, no cal que se empreñen. Estoy escriviendo en catañol, una barreja de castellano y catalán que en mi opinión hace mucho gozo y que de aquí a unos años será el idioma que más se haga servir en las conversas de Barcelona y rodalías. ¡Caborias! Me sabe grave que muchos digan que este modo de hablar nuestro no es maco, todo y que a mí, al cabo y a la fin, tanto me es: no me hace vergüenza cherrar así. Otros dicen que los catalanes nos hemos bebido el entendimiento, el seny y la rauxa, y que en Catalunya el castellano se está haciendo malbé, pero yo no creo que sea así ni de buen trozo. ¡Mecagundena! ¿No dicen en Madrit "pantumaca" y aquí ninguno no va a recurrir al Constitucional? Que no se preocupen, que cuando venga a la Meseta, ya miraré de esforzarme. Todo plegado, se está haciendo un grano demasiado, ¿no encuentran? No me gusta ser el típico catalán empreñado que se pasa el día…