Ir al contenido principal

Alicante: los hechos

Hoy transcribo la primera parte de un interesante artículo titulado "Alacant: els fets" que el filológo y lingüista Joan Solà (1940-2010) escribió  para el diario Avui hace más de quince años en relación a la publicación del libro "Alacant, la llengua interrompuda", que trata sobre el proceso de substitución lingüística que lleva casi dos siglos gestándose en la ciudad de Alicante. Tuve la suerte de dar con dicho artículo (entre algunos otros) hace algunos años durante mi época de estudiante en la Facultad de Traducción e Intepretación de la UAB, y desde entonces siempre tengo a bien releerlo por lo interesante que me resulta. Dado el tiempo transcurrido desde su publicación, seguramente algunos de los datos facilitados ya no sean precisos; aun y así, el contenido general y la denuncia no han perdido ni un ápice de vigencia.



Alicante: los hechos

El profesor Brauli Montoya ha publicado un libro importante sobre el estado de la lengua (catalana) en la ciudad de Alicante: Alacant, la llengua interrompuda (Comercial Denes, Valencia 1996). Los hechos que describe ya eran conocidos desde hacía tiempo, pero ahora los tenemos mucho más comprobados y contextualizados: digamos que ya se pueden considerar definitivos. Además, el libro es excelente en diversos aspectos: en la estructura, en la redacción y en la edición material. La obra recoge el trabajo de campo realizado por el autor con 130 personas y la información que proporciona la bibliografía existente. Veamos cuáles han sido estos hechos.

Se sabe que el catalán retrocede en la ciudad de Alicante exactamente desde mediados del siglo XIX. Si nos referimos al síntoma más significativo, la interrupción en la transmisión de la lengua de padres a hijos, el retroceso comienza en la clase pudiente y en el centro urbano, y después, gradualmente, en las décadas de 1910, 1920 y 1930, se extiende al resto de clases sociales y a los otros barrios de la ciudad. Durante los años 40 del siglo XX se produce una multiplicación de familias castellanizadas; de este modo, "la segunda generación castellanizada de la clase social baja y la cuarta de la alta se igualan en lo que respecta a la ausencia del catalán como segunda lengua": el catalán, pues, ha desaparecido incluso como segunda lengua. 

Dicho con estadísticas: la ciudad tiene poco más de un cuarto de millón de habitantes; de estos, los más grandes de 30 años que declaran saber el catalán son poco más de veinte mil (un 8%); y de estos últimos, sólo unos nueve mil tienen el catalán como primera lengua (un 3,6% del total de habitantes). De las personas menores de 50 años, ninguno sabe el catalán por transmisión familiar: si acaso, lo saben como segunda lengua por el ambiente y, los pequeños, por la escuela y la televisión. Asimismo, estos dos poderosos medios de formación, que han conseguido un leve aumento en el conocimiento pasivo del catalán, no han frenado la "clara curva descendiente" en el uso efectivo del idioma: en 1994 el uso familiar suponía un 11% del total, y el uso público no llegaba al 3%.

Ya lo hemos dejado entrever, pero dejémoslo claro: el conocimiento del catalán oral se encuentra en proporción directa con la edad; hasta la edad de 9 años dicho conocimiento tan sólo lo poseen un 5% de personas: y sólo supera el 40% en personas de más de 85 años; proporción que es más o menos la misma incluso dentro del grupo de aquellos que se declaran catalanohablantes de primera lengua.

Por lo tanto, el autor puede describir la situación con términos nada equívocos: en la ciudad de Alicante el catalán se encuentra en fase "terminal", ha llegado al "punto final", es una lengua que ya "no se oye": para el conjunto de la población "ya no es su idioma". O, en boca de diferentes encuestados que aún pueden usar el catalán: "Aquí en Alacant ocurrix aixina", que "sempre mos han parlat en castellà": en el mejor de los casos (en la experiencia de la gente mayor): "Lo típic d'aquí d'Alacant: es pares parlen en valencià però as fill es han parlat en castellà". En resumen, y en boca de un taxista: "En Alacant som castellans". El decano de la sociolingüística, Fishman, establece 8 fases en la decadencia de una lengua; la octava tiene lugar "cuando sólo quedan conocedores parciales de la lengua que ya no son usuarios de la misma"; y la séptima, cuando los usuarios habituales de la lengua constituyen estratos generacionales envejecidos y perfectamente localizables y reconocibles como tales. Alicante se encuentra en el nivel 7. Hemos visto los hechos. Ahora toca ver las causas, no menos interesantes.

FUENTE: Joan Solà i Cortassa, Avui, 15/05/1997
TRADUCTOR: Antonio Tena Corredera

Tras dicho artículo, Solà escribió una segunda parte de nombre "Alacant: les raons", que en breve será publicada en el blog.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:
- La cuestión valenciana 

Comentarios

  1. Hola! Soc d'alacant i acabe de descobrir el teu blog i em sembla super interessant. Per desgràcia els articles que publiques d Alacant son son ver, a la ciutat l'estat de la llengua es molt precari, encara que últimament associacions de joves etc tenen interès en fer viure la llengua, jo entre ells! Mon pare el parla pero a mi i als meus germans ja no ens la va transmetre,encara que porte tota la vida escoltant-la perque tota la meua familia famirna parla valencià. La situació millora als pobles del area metropolitana com sant vicent, que es on vaig naixer, mutxamel,i sant joan sobre tot Campello. Podria parlar moltíssim del que dius al dos articles perque le vist tota la meua vida. Gràcies per fer este blog tant interessant!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

Los tres "idiomas" de Bosnia-Herzegovina

Lingüísticamente hablando, como practicamente en todas los aspectos, Bosnia-Herzegovina se encuentra hoy dividida. Sin embargo, la fragmentación lingüística es solamente simbólica. Hasta la desintegración de Yugoslavia a principios de los 90, el serbocroata era una lengua estandarizada con dos variantes (la occidental o croata, y la oriental o serbia) y dos variedades (la hablada en Bosnia-Herzegovina y la hablada en Montenegro). Las variantes contienen muchas palabras exclusivas e inexistentes en la otra, mientras que las variedades toman elementos de ambas variantes. El serbocroata seguramente se habría dividido en croata y serbio mucho antes si no hubiera sido por la situación multiétnica de Bosnia-Herzegovina. La tesis de "una nación, un idioma" no funcionaba en Bosnia ya que los miembros de todas las naciones hablaban la misma variedad de la lengua bosnia. Nadie podía distinguir a un serbobosnio de un bosnio musulmán o croata tan sólo por su manera de hablar. La lengua …

¿Dónde está el portugués en Macao?

Hace un par de meses, aprovechando una breve estancia en Hong Kong, decidí hacer una escapada de un día a la cercana Macao, antigua colonia portuguesa que retornó a la Madre China en 1999 tras casi cinco siglos de dominación lusa. Lo cierto es que Macao siempre me había llamado la atención: un territorio de apenas 30 km2 en medio de Asia en el que Portugal estaba presente hasta hace apenas quince años. Dado que siempre he sentido atracción por estas singularidades históricas, amén de que mi simpatía por la cultura portuguesa es más que evidente, el viaje a Macao se me antojaba una experiencia fascinante. Una vez llegado en ferry al puerto de Taipa, tras una hora de viaje por mar desde Kowloon (Hong Kong), me maravillé al ver que todas las indicaciones estaban escritas en portugués y chino cantonés. Decidido a hablar en portugués con todo el mundo posible, y haciendo caso omiso a todos los comentarios aciagos que había leído en foros y páginas de internet sobre que el portugués se habí…

El monegasco, la lengua de Mónaco que (casi) nadie habla

Cuando uno visita el Principado de Mónaco, va sin duda con unas ideas preconcebidas de lo que se va a encontrar: lujo y riqueza a espuertas, el casino de Montecarlo, referencias a Grace Kelly y al resto de la familia real monegasca aquí y allá, además de otros tópicos de mayor o menos relevancia que durante años han nutrido el papel couché de medio mundo y que han contribuido a afianzar la imagen de este pequeño país de apenas 2 km² como quintaesencia de la abundancia y el glamur. Sin embargo, justo al cruzar la frontera del diminuto principado, aquellos visitantes más observadores seguramente repararán en los carteles de bievenida en los que se indica, junto al previsible nombre en francés, que se hallan en esos momentos en el "Principatu de Mùnegu". Algunos no le darán mayor importancia al asunto y continuarán con su viaje como si nada. Otros se preguntarán de qué trata aquello, mirarán en Wikipedia y descubrirán que Mónaco cuenta al parecer con una lengua autóctona, aunq…