Ir al contenido principal

Los íberos hablaban valenciano

Valenciano antiguo
Semanas después de que el parlamento aragonés aprobara con los votos del Partido Popular su polémica ley de lenguas en la que denominaba al catalán de la Franja LAPAO (Lengua Aragonesa Propia del Área Oriental), el PP vuelve a la carga con su, suponemos, pretensión de revolucionar y replantear las convenciones de la Filología Románica. En esta ocasión, no ha hecho falta acuñar términos nuevos ni abrir frentes hasta ahora inexistentes como en el caso de Aragón; tan sólo ha sido necesario azuzar de nuevo el siempre latente blaverismo que impera en gran parte de las filas del PP valenciano y que tanto rédito electoral ha reportado a dicho partido en tiempos no demasiado pretéritos. A iniciativa de miembros del PP como Jorge Bellver y Rafael Ferraro (filólogos en ciernes...), se pretende llevar a cabo una proposición no de ley que inste a la Real Academia Espoñola (RAE) a cambiar la definición de valenciano que figura en el diccionario de la institución y que reza así:

5. m. Variedad del catalán, que se usa en gran parte del antiguo reino de Valencia y se siente allí comúnmente como lengua propia.

La cuestión no es otra que la del tan manido secesionismo lingüístico y el objetivo, hasta ahora fallido desde un punto de vista académico, de reconocer una supuesta independencia del valenciano como entidad lingüística respecto al catalán. El texto de la iniciativa contiene perlas tales como que "el habla de los valencianos, que parte sin duda de la más profunda prehistoria, se escribe desde el siglo VI antes de Cristo con el lenguaje ibérico". Si en el pasado las hordas blaveras habían defendido un más que improbable origen mozárabe de la lengua valenciana, ahora parece ser que ésta se retrotrae prácticamente más de un milenio. Imaginamos, pues, que los romanos, al arribar a Hispania, no tuvieron grandes problemas de comunicación con los autóctonos íberos, puesto que éstos ya hablaban un idioma neolatino que según la filología internacional no se gestaría hasta muchos siglos después. Qué cosas...

En fin, veremos en qué acaba esta no tan nueva cortina de humo iniciativa que aflige al PP tanto o más que la crisis, Gürtel, Bárcenas y demás berenjenales en los que anda metido este partido de filólogos ocasionales. Por lo pronto, uno ya puede imaginarse la definición que el PP valenciano desea incluir en el diccionario de la RAE:

Valenciano: Idioma primigenio y propio de la Comunidad Valenciana emparentado con el arameo y que muy probablemente hablaba Jesucristo en la intimidad.

Recientes estudios auspiciados por el PP revelan que la Dama
de Elche se llamaba en realidad Empar y era versada en valenciano

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Comentarios

  1. Creo, en efecto, que esto del valenciano es un despropósito. Esa obsesión por diferenciarse es excesiva. Sin embargo es una gota de agua dentro del inmenso océano de despropósitos sobre esta materia.

    No me parece mal que una comunidad de verdadera raigambre histórica como Aragón (cabeza del reino al que estaban subordinados los territorios actuales de Baleares, Valencia y Cataluña, entre otros)pretenda identificar una variedad dialectal como algo propio. Al fin y al cabo, lo es.

    En cambio rechazo los intentos de convertir el castellano o español en una lengua coloquial, residual y minoritaria dentro de Cataluña, al excluirlo de las aulas, las administraciones públicas, los tribunales, la universidad e incluso, prohibiendo los carteles publicitarios, los rótulos luminosos y los nombres de comercio en castellano.
    Sólo es necesario ver el ejemplo de Filipinas donde, tras la invasión yanky de las islas, se impuso por la fuerza en las aulas, la administración y todos aquellos sectores estratégicos donde el español era la lengua madre o, al menos, "lingua franca" de los filipinos.
    Los aragoneses pueden poner el nombre que les dé la gana al catalán fronterizo, pero lo que hacen los gobernantes en Cataluña, no tiene nombre.
    Apoyo a los aragoneses y los valencianos, a fin de cuentas, las lenguas son patrimonio de quienes la hablan y no de los reyezuelos regionales con ansias expansionistas.

    ResponderEliminar
  2. Que la Corona de Aragón se llamase así (de Aragón) no significa que el resto de territorios de la Corona estuvieran subordinados al Reino de Aragón. De hecho, la Corona funcionaba más o menos como concebiríamos hoy en día una confederación. Asimismo, la Corte de la Corona no estuvo en Zaragoza durante gran parte de su existencia, sino en Barcelona, Valencia e incluso Nápoles.

    Por último, se puede discutir mucho lo que se hace o no en Cataluña con sus idiomas y nunca nos pondríamos de acuerdo, pero creo que te equivocas al apoyar las propuestas surgidas en Aragón y la Comunidad Valenciana porque atentan simple y básicamente contra la ciencia filológica y porque, a mi parecer, tienen una finalidad política y no de protección. Hablas de "ansias expansionistas" pero a la vez te refieres a Filipinas en tono victimista en cuanto a la desaparición del castellano ahí y en tono paternalista en cuanto al pueblo filipino. Una postura, creo, muy parecida a la de los pancatalanistas en relación al catalán de la Franja y la Comunidad Valenciana... Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Lo que aquí se lee no és más qué propaganda del nacionalismo catalán con sus delirios de grandeza propio de Megalomanos.El PP se apoderó del Blaverismo,eso no quiere decir que ser Blavero es ser facha o del PP. Ser Blavero es defender la identidad Valenciana, de ladrones de su historia. Cualquiera con sentido común sabe qué el catalán és un simple dialecto, el Valenciano y Balear són Lenguas con historia, gramática y diccionarios propios, peró claro,el sentido común, es el menos común de los sentidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado "Unknown". Gracias por tomarte la molestia de leer mi bitácora y opinar en ella, aunque no sea de la manera más agradable ni científica. Me gustaría que me dijeras, sin embargo, en qué te basas para hacer afirmaciones tales. En cuanto a tu alegato afirmando que lo que se lee aquí es "propaganda del nacionalismo catalán", mucho me temo que me conoces más bien poco. Te invito a leer cualquiera de mis entradas para que te des cuenta de que en la vida (al menos en la mía) no todo es blanco o negro, sino que más bien predomina el gris... afortunadamente. Un cordial saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite , una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel . He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los  déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play , y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable . Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va

"Allévoy": la desastrosa localización de Final Fantasy VII

Allá por 1997 llegó al mercado español un videojuego que habría de hacer historia. El videojuego en cuestión, Final Fantasy VII , supuso en efecto un antes y un después en varios aspectos: fue la aceptación definitiva por parte del gamer  español (y occidental, en general) de un género como el juego de rol japonés (JRPG), hasta entonces con una cuota de mercado más bien reducida; para Sony significó el espaldarazo definitivo para su recién nacida Playstation, que veía consolidado su catálogo con un videojuego que el devenir convertiría en obra de culto; y para los traductores sentó un precedente en la aún incipiente localización de videojuegos. Y no precisamente en el buen sentido... A día de hoy, no hay gamer español que se precie de ser llamado tal al que no le suene el "allévoy" de Cloud, el protagonista del juego. Y es que, por si algún lector despistado aún no se ha percatado, la localización al español de la obra de Squaresoft se convirtió en un ejemplo de cómo no tra

Hangeul: el alfabeto coreano

A diferencia de sus vecinos chinos o japoneses, a la hora de escribir los coreanos no utilizan los  ideogramas  que a la mayoría de occidentales se les antojan enrevesados e ininteligibles. En la península coreana cuentan con su propio alfabeto llamado hangeul (o hangul). Se considera uno de los alfabetos más eficientes y concisos del mundo, lo que le ha merecido elogios por parte de muchos lingüistas debido, principalmente, a su funcionamiento científico y racional: "El hangeul debe ser considerado uno de los mayores logros intelectuales de la humanidad." Geoffrey Sampson, lingüísta y profesor, Universidad de Sussex "El hangeul es el mejor sistema de escritura del mundo ya que se fundamenta a partes iguales en principios filosóficos tradicionales y en teorías científicas." Werner Sasse, profesor, Universidad de Hamburgo "El hangeul es el sistema de escritura fonémica más avanzado del mundo y se sitúa por delante del alfabeto latino." Umeda Hi

Sexoglosia

En un tono más distendido,  y en referencia a una conversación mantenida hace unos días con algunos amigos, rescato hoy del cajón desastre que es mi disco duro una reflexión que escribí años atrás. Hete aquí el texto: Carlos I fue un monarca políglota; de hecho, hay varias citas realizadas por esta ilustre figura del Siglo de Oro español relacionadas con este hecho de conocer y desenvolverse con soltura en diferentes idiomas. Quizás la que más me guste sea la que seguidamente os transcribo: "Hablo italiano con las mujeres, francés con los hombres, alemán con los caballos y español con Dios". Aunque tal y como os he comentado, existen otras versiones que difieren en el uso que dicho rey decía emplear con cada una de las lenguas que conocía. Sea como fuere, está claro que hoy en día dichas funciones lingüísticas han quedado del todo obsoletas para el común de los mortales. Asimismo, y hablando de idiomas, quisiera evocar, a colación del tema de hoy, algún que ot

El español de las telenovelas, ¿une o desune?

Cuando las primeras telenovelas vieron la luz hace unos sesenta años, el contenido local de las mismas era más que evidente, y prueba de ello era el tipo de español que se utilizaba en cada una de ellas dependiendo de su nacionalidad. Sin embargo, vista la proyección transnacional de dicho género, en la última década han proliferado las coproducciones a nivel panamericano, y también transoceánico (principalmente con España), lo que ha desembocado en una progresiva homogeneización del producto que, por supuesto, afecta también al idioma. En efecto, el español utilizado en las telenovelas es cada vez más estándar, y muchas veces sería difícil atribuirle una nacionalidad específica a alguna de estas producciones, dada la casi inexistencia de dialectalismos que hay en los diálogos. Según varios expertos en temas audiovisuales, un recurso de creciente aplicación para mejorar las posibilidades de éxito transnacional de las telenovelas (en el ámbito hispanohablante) es la incorporación de a