Ir al contenido principal

Los íberos hablaban valenciano

Valenciano antiguo
Semanas después de que el parlamento aragonés aprobara con los votos del Partido Popular su polémica ley de lenguas en la que denominaba al catalán de la Franja LAPAO (Lengua Aragonesa Propia del Área Oriental), el PP vuelve a la carga con su, suponemos, pretensión de revolucionar y replantear las convenciones de la Filología Románica. En esta ocasión, no ha hecho falta acuñar términos nuevos ni abrir frentes hasta ahora inexistentes como en el caso de Aragón; tan sólo ha sido necesario azuzar de nuevo el siempre latente blaverismo que impera en gran parte de las filas del PP valenciano y que tanto rédito electoral ha reportado a dicho partido en tiempos no demasiado pretéritos. A iniciativa de miembros del PP como Jorge Bellver y Rafael Ferraro (filólogos en ciernes...), se pretende llevar a cabo una proposición no de ley que inste a la Real Academia Espoñola (RAE) a cambiar la definición de valenciano que figura en el diccionario de la institución y que reza así:

5. m. Variedad del catalán, que se usa en gran parte del antiguo reino de Valencia y se siente allí comúnmente como lengua propia.

La cuestión no es otra que la del tan manido secesionismo lingüístico y el objetivo, hasta ahora fallido desde un punto de vista académico, de reconocer una supuesta independencia del valenciano como entidad lingüística respecto al catalán. El texto de la iniciativa contiene perlas tales como que "el habla de los valencianos, que parte sin duda de la más profunda prehistoria, se escribe desde el siglo VI antes de Cristo con el lenguaje ibérico". Si en el pasado las hordas blaveras habían defendido un más que improbable origen mozárabe de la lengua valenciana, ahora parece ser que ésta se retrotrae prácticamente más de un milenio. Imaginamos, pues, que los romanos, al arribar a Hispania, no tuvieron grandes problemas de comunicación con los autóctonos íberos, puesto que éstos ya hablaban un idioma neolatino que según la filología internacional no se gestaría hasta muchos siglos después. Qué cosas...

En fin, veremos en qué acaba esta no tan nueva cortina de humo iniciativa que aflige al PP tanto o más que la crisis, Gürtel, Bárcenas y demás berenjenales en los que anda metido este partido de filólogos ocasionales. Por lo pronto, uno ya puede imaginarse la definición que el PP valenciano desea incluir en el diccionario de la RAE:

Valenciano: Idioma primigenio y propio de la Comunidad Valenciana emparentado con el arameo y que muy probablemente hablaba Jesucristo en la intimidad.

Recientes estudios auspiciados por el PP revelan que la Dama
de Elche se llamaba en realidad Empar y era versada en valenciano

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Comentarios

  1. Creo, en efecto, que esto del valenciano es un despropósito. Esa obsesión por diferenciarse es excesiva. Sin embargo es una gota de agua dentro del inmenso océano de despropósitos sobre esta materia.

    No me parece mal que una comunidad de verdadera raigambre histórica como Aragón (cabeza del reino al que estaban subordinados los territorios actuales de Baleares, Valencia y Cataluña, entre otros)pretenda identificar una variedad dialectal como algo propio. Al fin y al cabo, lo es.

    En cambio rechazo los intentos de convertir el castellano o español en una lengua coloquial, residual y minoritaria dentro de Cataluña, al excluirlo de las aulas, las administraciones públicas, los tribunales, la universidad e incluso, prohibiendo los carteles publicitarios, los rótulos luminosos y los nombres de comercio en castellano.
    Sólo es necesario ver el ejemplo de Filipinas donde, tras la invasión yanky de las islas, se impuso por la fuerza en las aulas, la administración y todos aquellos sectores estratégicos donde el español era la lengua madre o, al menos, "lingua franca" de los filipinos.
    Los aragoneses pueden poner el nombre que les dé la gana al catalán fronterizo, pero lo que hacen los gobernantes en Cataluña, no tiene nombre.
    Apoyo a los aragoneses y los valencianos, a fin de cuentas, las lenguas son patrimonio de quienes la hablan y no de los reyezuelos regionales con ansias expansionistas.

    ResponderEliminar
  2. Que la Corona de Aragón se llamase así (de Aragón) no significa que el resto de territorios de la Corona estuvieran subordinados al Reino de Aragón. De hecho, la Corona funcionaba más o menos como concebiríamos hoy en día una confederación. Asimismo, la Corte de la Corona no estuvo en Zaragoza durante gran parte de su existencia, sino en Barcelona, Valencia e incluso Nápoles.

    Por último, se puede discutir mucho lo que se hace o no en Cataluña con sus idiomas y nunca nos pondríamos de acuerdo, pero creo que te equivocas al apoyar las propuestas surgidas en Aragón y la Comunidad Valenciana porque atentan simple y básicamente contra la ciencia filológica y porque, a mi parecer, tienen una finalidad política y no de protección. Hablas de "ansias expansionistas" pero a la vez te refieres a Filipinas en tono victimista en cuanto a la desaparición del castellano ahí y en tono paternalista en cuanto al pueblo filipino. Una postura, creo, muy parecida a la de los pancatalanistas en relación al catalán de la Franja y la Comunidad Valenciana... Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

El coreano y el paralelo 38

Al sur de la frontera que lleva dividiendo dos sociedades hermanas durante tanto tiempo, multitud de palabras nuevas llegan rápidamente a rebufo de la globalización. De este modo, para los surcoreanos, términos de origen inglés como "shampoo" (champú), "juice" (zumo, jugo) y "selfservice" (autoservicio), son palabras de uso diario. Para los desertores norcoreanos, en cambio, no significan absolutamente nada. Si se cambian las tornas, también se puede aplicar el mismo principio: la gente de Seúl se extraña al oír palabras tan norcoreanas como "salgyeolmul" (살결물), que literalmente significa "agua para la piel"  (lo que en el Sur sería "skin lotion" o crema hidratante). Dos países, enemigos mortales, unidos por lazos históricos, familiares... y lingüísticos, aunque hasta un cierto punto. La división de la península coreana, que dura ya más de siete décadas, ha creado una creciente barrera lingüística que da lugar a malentendidos…

La otra realidad ibérica: el asturleonés

Iniciamos hoy con el asturleonés un periplo por otras realidades sociolingüísticas ibéricas de las cuales normalmente, y a diferencia de realidades como la gallega o la catalana, poco o nada se sabe.

La situación actual del asturleonés es muy desconocida tanto dentro como fuera de su dominio lingüístico. Aparte de la maraña de nombres que el idioma recibe (asturleonés, asturiano, bable, leonés, etc...), algo que supone que muchos se cuestionen todavía hoy en día la unidad o no de las hablas propias de Asturias y de parte del antiguo Reino de León, son aún muchos -propios y extraños- los que ponen en tela de juicio que aquello se trate realmente de un idioma diferente del castellano. A ello ayuda el hecho de que el asturleonés no sea lengua oficial en ninguna de las comunidades autónomas españolas de donde es propio, aunque si bien es cierto que los estatutos de autonomía de Asturias y Castilla y León lo citan y reconocen expresamente. Por otra parte, ningún movimiento político actual d…

Los tres "idiomas" de Bosnia-Herzegovina

Lingüísticamente hablando, como practicamente en todas los aspectos, Bosnia-Herzegovina se encuentra hoy dividida. Sin embargo, la fragmentación lingüística es solamente simbólica. Hasta la desintegración de Yugoslavia a principios de los 90, el serbocroata era una lengua estandarizada con dos variantes (la occidental o croata, y la oriental o serbia) y dos variedades (la hablada en Bosnia-Herzegovina y la hablada en Montenegro). Las variantes contienen muchas palabras exclusivas e inexistentes en la otra, mientras que las variedades toman elementos de ambas variantes. El serbocroata seguramente se habría dividido en croata y serbio mucho antes si no hubiera sido por la situación multiétnica de Bosnia-Herzegovina. La tesis de "una nación, un idioma" no funcionaba en Bosnia ya que los miembros de todas las naciones hablaban la misma variedad de la lengua bosnia. Nadie podía distinguir a un serbobosnio de un bosnio musulmán o croata tan sólo por su manera de hablar. La lengua …