Ir al contenido principal

El Hallyu: la ola coreana

¿Quién no ha bailado en el último año la conocida como "canción del caballito"? Gangnam Style, la sátira del rapero surcoreano Psy al superficial estilo de vida del lujoso barrio seulés de Gangnam, consiguió alzarse a lo largo de 2012 en lo más alto de las listas de éxitos de todo el mundo y ostentar el honor de ser el vídeo más reproducido de la historia de Youtube (más de 1.800 millones de reproducciones). Sin embargo, Psy y su Gangnam Style no son más que la punta del iceberg de lo que hoy en día es una de las industrias más potentes de Corea del Sur, el Kpop o pop coreano. Efectivamente, las cifras que genera esta industria no son para nada un asunto baladí. Para muestra, un botón: según Billboard, el Kpop consiguió generar sólo durante los seis primeros meses de 2012 un total de 3400 millones de dolares (unos 2500 millones de euros). La eclosión del denominado Hallyu (ola coreana) se ha venido gestando durante los últimos 15 años aproximadamente; primero gracias a la proliferación de las telenovelas coreanas por toda la geografía asiática, seguido de la aparición de una industria cinematográfica con gran popularidad en el Extremo Oriente. Luego llegó el Kpop.

Crayon Pop
Al leer estas líneas, cualquiera podría preguntarse cómo es posible que un país tan relativamente pequeño como Corea del Sur, y cuya lengua tan sólo comparte con su inhóspito y orwelliano vecino del norte, haya conseguido que su industria del entretenimiento se expanda en primer lugar a Asia y últimamente también a Europa y América. Para percatarse de ello, tan sólo basta, por ejemplo, con dejarse caer por alguna discoteca de ambiente del centro de Barcelona para escuchar los grandes éxitos de grupos coreanos como 2NE1 o Girls' Generation, o acudir a algunas de las fiestas Kpop que se celebran cada vez más a menudo en la emblemática  discoteca Razzmatazz; por no hablar de los concursos de baile y karaoke Kpop que se celebran en el Salón del Manga de la Ciudad Condal, evento que en un principio se dedicaba en exclusiva a la cultura japonesa. En cualquier caso, la barrera del idioma parece ser lo de menos.

2NE1
A diferencia de las sociedades occidentales, lo que en Asia tienen muy claro tanto creadores como consumidores es que los grupos de Kpop son productos, sin que ello tenga que resultar peyorativo, tal y como ocurre por estos lares. Si durante nuestra tierna infancia y adolescencia, en revistas como Super Pop o Bravo (en el caso de España) se nos afirmaba por activa y por pasiva que grupos como las Spice Girls, los Backstreet Boys o Nsync habían nacido fruto de una sincera amistad entre sus miembros y no como resultado de un cásting de la discográfica de turno, en Corea del Sur es vox populi que sus grupos más populares se forman bajo el amparo de agencias de entretenimiento (las más grandes son YG, SM y JYP), quienes crean, según las necesidades del mercado, multitud de girlbands y boybands con chicos y chicas (conocidos en el mundillo del showbusiness surcoreano como trainees) entrenados expresamente para ello, en algunos casos desde los 12 ó 13 años. Y si para cualquier niño europeo la marcha de Geri de las Spice Girls o de Robbie Williams en el caso de Take That supuso un trauma, no lo es tanto a ojos de un asiático que uno de los miembros de su grupo favorito haga lo propio. En este caso, a rey muerto, rey puesto.

EXO

Varios son los ingredientes que han hecho del Kpop un éxito a nivel global que parece ser que en el futuro tenderá a afianzarse:  grupos de chicos y chicas de veintipocos (muchos de ellos esculpidos a base de bisturí), ropa a menudo estrafalaria, coreografías milimetradas y canciones de estribillo facilón con en ocasiones absurdas concesiones al inglés y las onomatopeyas; todo ello mezclado con vídeos coloridos y vistosos. ¿El objetivo? Vender y llegar al máximo posible de público. Aunque para un europeo o un americano el Kpop pueda resultar un fenómeno relativamente nuevo y (¿por qué no?) también friki, en Asia los grupos coreanos gozan desde hace años de inmensa popularidad. Grupos como Kara o Girls' Generation son incluso más rentables en Japón interpretando sus temas traducidos al japonés que en la propia Corea cantando en su coreano materno. Y es que en términos absolutos, el mercado nipón es tres veces más grande que el surcoreano. Asimismo, parece ser que las agencias de entretenimiento coreanas han puesto el ojo en otro mercado mucho más grande y potencialmente más suculento que el japonés: China. Prueba de ello es la creación bajo el paraguas de SM Entertainment de EXO, una boyband que cuenta con dos subgrupos, EXO- K- de Korea y cuyos miembros son coreanos y cantan en aquel idioma- y EXO-M - de Mandarin, formado por miembros chinos que cantan en mandarín para el inmenso mercado del gigante asiático. Todo sea por la pasta.

Sistar
Lo lógico sería que el siguiente paso del Kpop fuera hacer que sus intérpretes cantasen temas completamente en inglés. De hecho, grupos como las ya mencionadas 2NE1 y Girls Generation (que llegaron, por cierto, al número 64 en la lista de álbumes más vendidos en España) han hecho ya sus pinitos en el idioma de Shakespeare. Sin embargo, muchos kpoppers occidentales son de la opinión de que la gracia de estos grupos no es la misma si no cantan en coreano, idioma aislado que muchos ahora parecen querer aprender animados por la moda del Kpop. Sea como fuere, el tiempo dirá si esta industria del entretenimiento logra implantarse a nivel mundial, al igual que el eje Pacífico en lo que al plano político y económico respecta, o si todo queda en una mera anécdota similar a la de la Macarena allá por los ya lejanos noventa. Mientras tanto, aquí os dejo mi TOP5  particular de éxitos coreanos:


1. SISTAR:

Grupo de cuatro chicas que en cuestión de dos años ha conseguido convertirse en uno de los grupos femeninos más populares del país asiático, con el permiso de las todopoderosas Girls' Genaration. Recientemente representaron a Corea en el último Asiavisión celebrado en Vietnam con el tema "Give it to me". "So cool" fue su primer gran éxito.





2. 2NE1

Se trata, sin duda alguna, del grupo femenino surcoreano más popular en Europa (y seguramente América). Han colaborado con Will.I.am (miembro de los Black Eyed Peas) quien se supone que producirá su primer álbum en inglés. "I am the best" es uno de sus temas más conocidos y populares. Su estribillo, que repite machaconamente algo que para alguien no versado en coreano suena a "Negachei chalaka", es difícil de olvidar.



3. CRAYON POP

A diferencia de la mayoría de girlbands coreanas actuales que potencian un erotismo light, estas cinco chicas se han convertido en el grupo revelación de este año con su estética kawaii a medio camino entre Parchís y los Power Rangers. Para muchos, su éxito "Bar Bar Bar" va camino de convertirse en el sucesor del Gangnam Style. Habrá que ver si es verdad...



4. SECRET

Entre las mayores cualidades de este grupo femenino destaca su versatibilidad en lo que a la imagen respecta, pasando de looks a lo Mata Hari (véase su vídeo Poison) a otros más en la onda de Grease. Han probado asimismo suerte, con relativo éxito, en tierras niponas. "Shy Boy", hasta la fecha su mayor éxito comercial, fue uno de los primeros temas de Kpop que escuché (incluso antes que el Gangnam Style).



5. BIGBANG

Es una de las boybands más famosas entre las adolescentes coreanas y la representación masculina de mi particular lista de éxitos. La primera vez que escuché esta canción, "Fantastic Baby", fue en una fiesta coreana en Razzmatazz.




Entradas relacionadas:

Comentarios

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

La otra realidad ibérica: el asturleonés

Iniciamos hoy con el asturleonés un periplo por otras realidades sociolingüísticas ibéricas de las cuales normalmente, y a diferencia de realidades como la gallega o la catalana, poco o nada se sabe.

La situación actual del asturleonés es muy desconocida tanto dentro como fuera de su dominio lingüístico. Aparte de la maraña de nombres que el idioma recibe (asturleonés, asturiano, bable, leonés, etc...), algo que supone que muchos se cuestionen todavía hoy en día la unidad o no de las hablas propias de Asturias y de parte del antiguo Reino de León, son aún muchos -propios y extraños- los que ponen en tela de juicio que aquello se trate realmente de un idioma diferente del castellano. A ello ayuda el hecho de que el asturleonés no sea lengua oficial en ninguna de las comunidades autónomas españolas de donde es propio, aunque si bien es cierto que los estatutos de autonomía de Asturias y Castilla y León lo citan y reconocen expresamente. Por otra parte, ningún movimiento político actual d…

"El principito" traducido al chabacano

Si, al leer el titular del presente artículo, algún lector despistado piensa que me he equivocado escribiendo, o que el clásico de Saint-Exupéry cuenta ahora con una versión quinqui, lamento informarle de que va del todo errado. En efecto, una de las obras más atemporales de la literatura francesa, "El principito",  ha sido traducida al chabacano, una lengua criolla de base española hablada en diferentes lugares de Filipinas. Dicho idioma, que conjuga una sintaxis eminentemente de origen español con unas estructuras gramaticales  malayas, tiene tan peculiar nombre ya que en tiempos de la colonia, a oídos de los españoles, sonaba vulgar y zafio. Sin embargo, lo que para algunos no era más que una especie de "español de trapo" en boca de los nativos del lugar acabó evolucionando y convirtiéndose en una lengua de pleno derecho.

Galicia vs Galiza

Versión en galego aquí.

Hace unas semanas, paseando por el centro de Vigo me topé con una pintada en gallego que rezaba "29M FOLGA XERAL" alentando a seguir la huelga general que tuvo lugar el pasado 29 de marzo en lo que hasta ahora viene siendo España. La cosa no habría sido más que una anécdota poco memorable si no fuera porque esa misma mañana, y a pocas calles de distancia de donde se encontraba el anterior grafiti, pude leer otro escrito de similar contenido pero visualmente harto distinto: "29 MARÇO GREVE GERAL". El idioma utilizado era de nuevo el gallego, pero en esta ocasión en su versión reintegracionista, es decir, siguiendo la norma ortográfica portuguesa y tomando vocablos propios de aquel habla. Fue llegado a este punto cuando me dio por cavilar acerca de esta especie de "limbo ortográfico", si se me permite tal expresión, en el que se encuentra el gallego en la actualidad a falta del quórum necesario sobre su ortografía: por una parte, se …