Ir al contenido principal

Adéu, Canal 9

La Generalitat valenciana, en manos del PP, ha decidido echar el cierre a la radiotelevisión pública valenciana después de que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana haya declarado nulo el ERE que se pretendía hacer efectivo en el ente. La decisión es, cuando menos, salomónica y supone el fin de las emisiones en valenciano. Si a esto se le suma que por el momento parece ser que el acuerdo entre los gobiernos catalán y valenciano para que TV3 pueda verse al sur del río Cenia no ha prosperado, se puede afirmar que las tierras valencianas han quedado huérfanas de programación en su idioma. 

Independientemente de la más que dudosa calidad de muchos de sus programas, de los escándalos de corrupción y manipulación flagrante, del sobreendeudamiento a raíz de la llegada de Zaplana al poder regional y de las políticas cada vez más evidentes por disminuir la presencia del valenciano en sus emisiones, la radiotelevisión valenciana cumple, aunque sea a duras penas, una función vital para la normalización del idioma valenciano. Este cometido peligra ahora con la desaparición de la RTVV, aunque muchos dudan de que eso preocupe realmente demasiado al ejecutivo de Fabra, quien prefiere hacer demagogía al respecto y correr un tupido velo en torno a la nefasta gestión de su partido con la televisión pública autonómica.

En el polo opuesto, instituciones como la Acadèmia Valenciana de la Llengua o Escola Valenciana lamentan la inminente desaparición de la radio y la televisión valencianas. Al respecto, la AVL afirma mediante comunicado que "nuestra sociedad actual y futura no puede entenderse sin Nou y Nou Ràdio, como no puede entenderse el valenciano sin una televisión y una radio propias".  Asimismo señala que esta decisión por parte de la Generalitat valenciana supone "la desaparición de nuestro medio de comunicación de referencia, eje vertebrador e integrador de todo el territorio, de Vinaròs a Orihuela, y motor de difusión de la lengua propia de los valencianos, uno de los principales motivos de su creación y existencia". Y apostilla que "el valenciano pierde el medio de comunicación más potente que ha existido nunca en la Comunidad Valenciana, con el cual desaparece el instrumento fundamental para la pervivencia de la lengua."

Resta por ver si la Generalitat valenciana seguirá los pasos del ejecutivo griego, el cual hace unos meses también decidió cerrar su televisión pública para reaperecer poco tiempo después con un nuevo canal de dimensiones mucho más modestas.


ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Comentarios

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

Hangeul: el alfabeto coreano

A diferencia de sus vecinos chinos o japoneses, a la hora de escribir, los coreanos no utilizan los  ideogramas  que a la mayoría de occidentales se les antojan enrevesados e ininteligibles. En la península coreana cuentan con su propio alfabeto llamado hangeul (o hangul). Se considera uno de los alfabetos más eficientes y concisos del mundo, lo que le ha merecido elogios por parte de muchos lingüistas debido, principalmente, a su funcionamiento científico y racional:

"El hangeul debe ser considerado uno de los mayores logros intelectuales de la humanidad."
Geoffrey Sampson, lingüísta y profesor, Universidad de Sussex

"El hangeul es el mejor sistema de escritura del mundo ya que se fundamenta a partes iguales en principios filosóficos tradicionales y en teorías científicas."
Werner Sasse, profesor, Universidad de Hamburgo

"El hangeul es el sistema de escritura fonémica más avanzado del mundo y se sitúa por delante del alfabeto latino."
Umeda Hiroyuki, recto…

El coreano y el paralelo 38

Al sur de la frontera que lleva dividiendo dos sociedades hermanas durante tanto tiempo, multitud de palabras nuevas llegan rápidamente a rebufo de la globalización. De este modo, para los surcoreanos, términos de origen inglés como "shampoo" (champú), "juice" (zumo, jugo) y "selfservice" (autoservicio), son palabras de uso diario. Para los desertores norcoreanos, en cambio, no significan absolutamente nada. Si se cambian las tornas, también se puede aplicar el mismo principio: la gente de Seúl se extraña al oír palabras tan norcoreanas como "salgyeolmul" (살결물), que literalmente significa "agua para la piel"  (lo que en el Sur sería "skin lotion" o crema hidratante). Dos países, enemigos mortales, unidos por lazos históricos, familiares... y lingüísticos, aunque hasta un cierto punto. La división de la península coreana, que dura ya más de siete décadas, ha creado una creciente barrera lingüística que da lugar a malentendidos…

La otra realidad ibérica: el asturleonés

Iniciamos hoy con el asturleonés un periplo por otras realidades sociolingüísticas ibéricas de las cuales normalmente, y a diferencia de realidades como la gallega o la catalana, poco o nada se sabe.

La situación actual del asturleonés es muy desconocida tanto dentro como fuera de su dominio lingüístico. Aparte de la maraña de nombres que el idioma recibe (asturleonés, asturiano, bable, leonés, etc...), algo que supone que muchos se cuestionen todavía hoy en día la unidad o no de las hablas propias de Asturias y de parte del antiguo Reino de León, son aún muchos -propios y extraños- los que ponen en tela de juicio que aquello se trate realmente de un idioma diferente del castellano. A ello ayuda el hecho de que el asturleonés no sea lengua oficial en ninguna de las comunidades autónomas españolas de donde es propio, aunque si bien es cierto que los estatutos de autonomía de Asturias y Castilla y León lo citan y reconocen expresamente. Por otra parte, ningún movimiento político actual d…