Ir al contenido principal

Isabel como Fernando, tanto monta, monta tanto


Durante estos últimos tiempos en los que por las Españas se cuestiona el modelo territorial, muchos gustan de rememorar acontecimientos pretéritos para justificar el porqué de las cosas hoy día. A menudo la historiografía, que tiende a edulcorar o dramatizar acontecimientos según convenga, ha querido ver en Isabel de Castilla y Fernando de Aragón el germen de la unidad política y religiosa de España. Tanto es así que históricamente se ha loado en demasía las excelencias del regio matrimonio con el fin de idealizar su figura y causa bajo un halo de épica y romanticismo que muy probablemente jamás existió. Otros más realistas como Juan Eslava Galán alegan que la unión dinástica se debió a cuestiones más terranales: "No fue el de Isabel y Fernando un matrimonio romántico, por amor, sino más bien un arreglo interesado por ambas partes" (Historia de España contada para escépticos). Y que para nada las nupcias supusieron el nacimiento de España, no al menos de la manera en la que la concibimos actualmente: "En realidad, a pesar de la boda de los Reyes Católicos, Aragón y Castilla no se unieron. Hubiera sido cruzar un erizo con un pez: las leyes, el sistema económico y hasta las costumbres eran completamente distintas."

No pretende ser este un alegato a la indisolubilidad o no de España, sino más bien una introducción a una reflexión en clave lingüística que hice hace unos días viendo "Isabel", la serie de TVE que al parecer horroriza tanto al Ayuntamiento de Barcelona por su, dicen, poco rigor histórico a la hora de narrar la vida de los Reyes Católicos. 

La semana pasada parte de la acción de la serie se trasladó hasta la denominada Cataluña vieja (la que va del río Llobregat hasta los Pirineos) para mostrar al espectador el conflicto entre los payeses (remensas) y sus señores. Si bien la factura de la serie es impecable, hubo un pequeño gran detalle que me chirrió y que hizo que esta parte de la trama fuera, a mis ojos, poco natural: los personajes hablaban entre sí castellano y no catalán. En efecto, cuesta creer que en pleno siglo XV unos payeses de la Ribagorza tuvieran conocimientos de la lengua castellana. Sin embargo, esta no es la única incongruencia de la serie en lo concerniente a dicho aspecto. De este mismo modo, resulta también extraño ver al rey Juan II de Portugal intrigar contra Castilla o la familia de Braganza en un perfecto castellano, o más aún escuchar a Boabdil y su madre conspirar con los abencerrajes en el idioma del infiel. Algunos historiadores y estudiosos actuales apuntan a que ya por entonces el castellano hacía las veces de lingua franca en la comunicación entre los distintos reinos de la Península Ibérica. Albert Branchadell, por ejemplo, indica en su amena obra "L'aventura del català" que la mayor parte de la correspondencia de los reyes aragoneses con el emirato granadino se realizaba en castellano, lengua por entonces "extranjera" (pero no ajena) para ambos bandos. Sin embargo, por pura lógica, en la comunicación interna y familiar prevalecía la lengua autóctona (ya sea esta el castellano, el catalán, el portugués o el árabe), algo que no recoge la serie de TVE y que, de haberlo hecho, le habría conferido más realismo.

Algunos dirán que se trata de una ficción y que estas licencias son el pan nuestro de cada día. "Al fin y al cabo, la serie es para que se vea y entienda en toda España", clamarán. Sin duda alguna, estarán en lo cierto. No obstante, y por utópico que suene, creo que esta ha sido otra oportunidad perdida de, subtítulo mediante, dar a conocer y mostrar de un modo natural y lúdico la realidad lingüística peninsular de entonces y ahora. De hacer entender a separadores de aquí, allá y acullá que la diversidad lingüístíca de este país no es algo surgido de la nada a raíz de la Transición, sino un bien preciado que perdura desde hace siglos (aunque algunos hayan intentado erradicarlo) y que así debiera conservarse durante otros tantos.

Los cinco reinos peninsulares

Comentarios

  1. Según tu criterio, en la serie debería hablarse en todas las lenguas de los que intervienen en ella. Es decir, los castellanos en castellano, Boabdil en árabe, el rey de Portugal en portugués, los franceses en francés, los aragoneses en su dialecto y los payeses en catalán ... ¿en catalán?. Más bien en catalán arcaico ¿Se puede doblar al catalán arcaico? ¿Cómo era la lengua que hablaban los payeses que salen en la serie?. La reina Isabel en castellano del siglo XV y los traductores del Senado haciendo su agosto en una serie histórica que sería más fácil ver en castellano porque se hizo para toda España, donde todo el mundo domina el castellano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien habrás podido leer en mi escrito, concuerdo en que la serie es completamente en castellano por una cuestión lógica y práctica. No obstante, y dado que las tramas de los payeses, los portugueses o los granadinos son secundarias, creo que por unas pocas frases en sus respectivos idiomas no hubiera pasado nada malo, sino todo lo contrario. En cuanto a lo de hablar o no en castellano o catalán antiguo, obviamente los actores que hacen de payeses no van a hablar catalán arcaico, al igual que Michelle Jenner, Rodolfo Sancho y el resto de actores tampoco hablan castellano arcaico cuando interpretan a sus personajes, sino una adaptación moderna que pretende asemejársele.

      Eliminar

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite , una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel . He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los  déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play , y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable . Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va

"Allévoy": la desastrosa localización de Final Fantasy VII

Allá por 1997 llegó al mercado español un videojuego que habría de hacer historia. El videojuego en cuestión, Final Fantasy VII , supuso en efecto un antes y un después en varios aspectos: fue la aceptación definitiva por parte del gamer  español (y occidental, en general) de un género como el juego de rol japonés (JRPG), hasta entonces con una cuota de mercado más bien reducida; para Sony significó el espaldarazo definitivo para su recién nacida Playstation, que veía consolidado su catálogo con un videojuego que el devenir convertiría en obra de culto; y para los traductores sentó un precedente en la aún incipiente localización de videojuegos. Y no precisamente en el buen sentido... A día de hoy, no hay gamer español que se precie de ser llamado tal al que no le suene el "allévoy" de Cloud, el protagonista del juego. Y es que, por si algún lector despistado aún no se ha percatado, la localización al español de la obra de Squaresoft se convirtió en un ejemplo de cómo no tra

Hangeul: el alfabeto coreano

A diferencia de sus vecinos chinos o japoneses, a la hora de escribir los coreanos no utilizan los  ideogramas  que a la mayoría de occidentales se les antojan enrevesados e ininteligibles. En la península coreana cuentan con su propio alfabeto llamado hangeul (o hangul). Se considera uno de los alfabetos más eficientes y concisos del mundo, lo que le ha merecido elogios por parte de muchos lingüistas debido, principalmente, a su funcionamiento científico y racional: "El hangeul debe ser considerado uno de los mayores logros intelectuales de la humanidad." Geoffrey Sampson, lingüísta y profesor, Universidad de Sussex "El hangeul es el mejor sistema de escritura del mundo ya que se fundamenta a partes iguales en principios filosóficos tradicionales y en teorías científicas." Werner Sasse, profesor, Universidad de Hamburgo "El hangeul es el sistema de escritura fonémica más avanzado del mundo y se sitúa por delante del alfabeto latino." Umeda Hi

Sexoglosia

En un tono más distendido,  y en referencia a una conversación mantenida hace unos días con algunos amigos, rescato hoy del cajón desastre que es mi disco duro una reflexión que escribí años atrás. Hete aquí el texto: Carlos I fue un monarca políglota; de hecho, hay varias citas realizadas por esta ilustre figura del Siglo de Oro español relacionadas con este hecho de conocer y desenvolverse con soltura en diferentes idiomas. Quizás la que más me guste sea la que seguidamente os transcribo: "Hablo italiano con las mujeres, francés con los hombres, alemán con los caballos y español con Dios". Aunque tal y como os he comentado, existen otras versiones que difieren en el uso que dicho rey decía emplear con cada una de las lenguas que conocía. Sea como fuere, está claro que hoy en día dichas funciones lingüísticas han quedado del todo obsoletas para el común de los mortales. Asimismo, y hablando de idiomas, quisiera evocar, a colación del tema de hoy, algún que ot

El español de las telenovelas, ¿une o desune?

Cuando las primeras telenovelas vieron la luz hace unos sesenta años, el contenido local de las mismas era más que evidente, y prueba de ello era el tipo de español que se utilizaba en cada una de ellas dependiendo de su nacionalidad. Sin embargo, vista la proyección transnacional de dicho género, en la última década han proliferado las coproducciones a nivel panamericano, y también transoceánico (principalmente con España), lo que ha desembocado en una progresiva homogeneización del producto que, por supuesto, afecta también al idioma. En efecto, el español utilizado en las telenovelas es cada vez más estándar, y muchas veces sería difícil atribuirle una nacionalidad específica a alguna de estas producciones, dada la casi inexistencia de dialectalismos que hay en los diálogos. Según varios expertos en temas audiovisuales, un recurso de creciente aplicación para mejorar las posibilidades de éxito transnacional de las telenovelas (en el ámbito hispanohablante) es la incorporación de a