Ir al contenido principal

¡Yo nunca hablaré inglés!

"Me ne vidn cewsel Sawznek!" o, lo que es lo mismo, "¡Yo nunca hablaré inglés!". Estas fueron las últimas palabras que, según la leyenda, pronunció en su lecho de muerte Dolly Pentreath antes de pasar a mejor vida un aciago día del ya lejano 1777. Pero, ¿quién fue Dolly Pentreath y qué tenía en contra de la lengua de William Shakespeare? De acuerdo a la historiografía oficial, Pentreath se trata de la última persona que habló el córnico de manera nativa. La lengua córnica es un idioma celta del grupo britónico que antaño se habló extensamente en la península británica de Cornualles. Sin embargo, y al igual que el resto de idiomas célticos propios de la Gran Bretaña como el galés o el gaélico escocés, su número de hablantes fue menguando progresivamente a partir del siglo XIV debido a la imposición del inglés primero entre la corte y la nobleza, y luego entre las clases populares. Tan arrollador fue el proceso de sustitución lingüística que en el siglo XVIII apenas quedaba un puñado de personas que pudieran hablar el idioma. De ellas, por lo general se acepta que Dolly Pentreath fue la última nativa de córnico.

Proceso de sustitución lingüística del córnico
a lo largo de la historia
La notoriedad de Dolly vino de la mano del erudito inglés Daines Barrington, quien en 1768 se dejó caer por tierras córnicas en busca de los últimos hablantes del antiguo idioma céltico que aún pudieran existir (lo que recuerda en demasía a la historia de Tuone Udaina y Matteo Bartoli, que ya tratamos en Divagaciones babélicas hace algunos años). Luego de deambular por diferentes lugares de Cornualles, Barrington fue a dar con un lugareño que le habló de una anciana de 82 años llamada Dolly que hablaba córnico y que era conocida por aquellas contradas por su carácter huraño y por insultar en dicho idioma a cualquiera que la molestara. Del encuentro entre ambos poco o nada se sabe, aunque podemos deducir que, contra todo pronóstico, ambos debieron de hacer buenas migas, ya que Dolly Pentreath fue el tema central de un artículo que al poco tiempo Daines Barrington escribiría para el periódico Archaeologia publicado por la Sociedad de Anticuarios de Londres. El ensayo, titulado "On the Expiration of the Cornish Language", versaba sobre la moribunda situación del córnico y otorgaba a Dolly el triste honor de ser la última hablante nativa del idioma. Fue tal la repercusión del artículo que, gracias al mismo, Dolly Pentreath pasó a ser una celebridad local cuya memoria perdura hasta nuestros días. 

Según el mito, Dolly se negó durante toda su vida a hablar inglés (de ahí la famosa frase que en teoría dijo en su último aliento); sin embargo, otras fuentes aseguran que lo hablaba cuando la situación lo requería. Sea como fuere, tras su muerte, el córnico aún pervivió durante unas cuantas generaciones más, aunque raramente como idioma de transmisión familiar, sino adquirido posteriormente, y por lo general de manera muy precaria. Tan sólo a principios del siglo XX surgieron en Cornualles distintos movimientos  de tintes más bien románticos para recuperar y dignificar el idioma. Actualmente algo más de 3000 personas saben hablar córnico, de las cuales unas 500 aseguran tenerlo como idioma materno. 




ENTRADAS RELACIONADAS:

Comentarios

Quizás también te pueda interesar...

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma. su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

“Catalunya, capital Girona”

El president vicario de la Generalitat, Quim Torra, ha afirmado hoy en un acto de campaña de JxCat (la antigua Convergència) que, a su parecer, Gerona (o Girona, como gusten) ha asumido la capitalidad de Cataluña en detrimento de Barcelona, que ha preferido abdicar como tal. Nos encontramos en periodo electoral y lo cierto es que los políticos buscan el titular fácil. Sin embargo, las palabras de Torra no son peccata minuta; no tanto por la afirmación en sí, que resulta de lo más peregrina, sino por lo que se deduce de la misma. Es de sobras conocido el recelo (y, por qué no decirlo, el desprecio) que históricamente el mundo convergente ha sentido hacia Barcelona y su área metropolitana. 
En el imaginario convergente la Ciudad Condal representa el mestizaje, lo charnego; esa ciudad poblada por els altres catalans de Francesc Candel y cuya esencia Pérez Andújar ha sabido captar a la perfección en sus muchos escritos, para disgusto de Toni Albà . En contraposición, Girona es la quintae…

Los tres "idiomas" de Bosnia-Herzegovina

Lingüísticamente hablando, como practicamente en todas los aspectos, Bosnia-Herzegovina se encuentra hoy dividida. Sin embargo, la fragmentación lingüística es solamente simbólica. Hasta la desintegración de Yugoslavia a principios de los 90, el serbocroata era una lengua estandarizada con dos variantes (la occidental o croata, y la oriental o serbia) y dos variedades (la hablada en Bosnia-Herzegovina y la hablada en Montenegro). Las variantes contienen muchas palabras exclusivas e inexistentes en la otra, mientras que las variedades toman elementos de ambas variantes. El serbocroata seguramente se habría dividido en croata y serbio mucho antes si no hubiera sido por la situación multiétnica de Bosnia-Herzegovina. La tesis de "una nación, un idioma" no funcionaba en Bosnia ya que los miembros de todas las naciones hablaban la misma variedad de la lengua bosnia. Nadie podía distinguir a un serbobosnio de un bosnio musulmán o croata tan sólo por su manera de hablar. La lengua …