Ir al contenido principal

Eurovisión, TVE y el Spanglish

A finales del pasado mes de diciembre, Televisión Española (TVE) anunció los seis candidatos para representar al ente público en el Festival de Eurovisión de 2016, cuya final tendrá lugar el próximo 14 de mayo en Estocolmo (Suecia), gracias a la victoria del país escandinavo en la pasada edición del concurso. A tenor de la información facilitada en primera instancia, pareciera que, por primera vez en su historia, la cadena pública estuviera dispuesta a que un tema enteramente interpretado en inglés la representara en el famoso certamen musical, ya que tres de los seis candidatos - Electric Nana, Barei y Xuso Jones- habían especificado en varias entrevistas que sus temas eran en dicho idioma. Sin embargo, ayer viernes, en una muestra más de la ya de por sí típica improvisación por parte de TVE en lo que a Eurovisión se refiere,  ha trascendido a los medios que, a pocas semanas de celebrarse la preselección española que ha de elegir al representante español, la cadena pública ha solicitado expresamente a los anteriormente citados intérpretes que incluyan algo de castellano en sus canciones.

No sería la primera vez que TVE recurre al Spanglish a la hora de elegir un tema para el festival. A pesar de ello, si uno echa un vistazo al palmarés obtenido por canciones interpretadas bajo esta fórmula, verá que el resultado ha sido, cuando menos, desigual y, por lo general, decepcionante: 20º lugar para DNASH en 2007, 15º lugar para Rodolfo Chikilicuatre en 2008 (lo de "El Chiki Chiki is a reggaeton, dance in Argentina, Serbia and Oregon" fue inenarrable) o un 24º lugar para Soraya Arnelas en 2009. Se salvan de la quema del Spanglish tan sólo Ruth Lorenzo en 2014 con un meritorio décimo puesto y Rosa López en 2002 con un magnífico séptimo puesto (aunque en esta ocasión, tan sólo había una frase en inglés). ¿Realmente vale la pena seguir esta fórmula? El error, desde mi humilde punto de vista, estriba en el hecho de que ninguno de estos temas nació espontáneamente para ser cantado en Spanglish, sino que a canciones originalmente escritas únicamente en castellano o en inglés, se les añadió con calzador el otro idioma, lo que redundó en algo poco natural. 

Este año parece ser que TVE vuelve a tropezar con la misma piedra, haciendo gala de la poca seriedad que históricamente tantos eurofans le han criticado siempre que se acerca la temporada eurovisiva. Personalmente creo que España no necesita acudir al festival con un tema en inglés para obtener un buen puesto, aunque tampoco creo que recurrir algún año al idioma de Shakespeare sea el fin del mundo (por no llamarlo "bajada de pantalones", según algunos). Sea como fuere, obligar a estas alturas a los candidatos a incluir el castellano a marchas forzadas en sus temas me parece poco formal por parte del ente. 

Por último, y tal y como vengo recalcando desde hace varios años, esta decisión de última hora tomada por TVE no hace más que reforzar el carácter castellanocentrista de nuestro país. Hace unos semanas, cuando aún se rumoreaban los posibles candidatos elegidos por la cadena pública, saltó a la palestra el nombre de un grupo barcelonés, Amelie, que normalmente canta en catalán. Desafortunadamente, todo se quedó en un rumor. Creo, sin embargo, que el simple hecho de incluir una canción en catalán (o en cualquier otro idioma español, aparte del castellano) en una preselección interna para Eurovisión habría sido para muchos un hito, una suerte de reparación histórica después de lo sucedido en 1968 con Joan Manuel Serrat y un gran gesto que, más allá de la polémica que generaría entre ciertos sectores, habría contentado a muchos y acallado a otros tantos en medio del tenso debate territorial que vive España en los últimos años. Lamentablemente, este año tampoco ha podido ser...

Comentarios

Lo más visto de la semana

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

El coreano y el paralelo 38

Al sur de la frontera que lleva dividiendo dos sociedades hermanas durante tanto tiempo, multitud de palabras nuevas llegan rápidamente a rebufo de la globalización. De este modo, para los surcoreanos, términos de origen inglés como "shampoo" (champú), "juice" (zumo, jugo) y "selfservice" (autoservicio), son palabras de uso diario. Para los desertores norcoreanos, en cambio, no significan absolutamente nada. Si se cambian las tornas, también se puede aplicar el mismo principio: la gente de Seúl se extraña al oír palabras tan norcoreanas como "salgyeolmul" (살결물), que literalmente significa "agua para la piel"  (lo que en el Sur sería "skin lotion" o crema hidratante). Dos países, enemigos mortales, unidos por lazos históricos, familiares... y lingüísticos, aunque hasta un cierto punto. La división de la península coreana, que dura ya más de siete décadas, ha creado una creciente barrera lingüística que da lugar a malentendidos…

La otra realidad ibérica: el asturleonés

Iniciamos hoy con el asturleonés un periplo por otras realidades sociolingüísticas ibéricas de las cuales normalmente, y a diferencia de realidades como la gallega o la catalana, poco o nada se sabe.

La situación actual del asturleonés es muy desconocida tanto dentro como fuera de su dominio lingüístico. Aparte de la maraña de nombres que el idioma recibe (asturleonés, asturiano, bable, leonés, etc...), algo que supone que muchos se cuestionen todavía hoy en día la unidad o no de las hablas propias de Asturias y de parte del antiguo Reino de León, son aún muchos -propios y extraños- los que ponen en tela de juicio que aquello se trate realmente de un idioma diferente del castellano. A ello ayuda el hecho de que el asturleonés no sea lengua oficial en ninguna de las comunidades autónomas españolas de donde es propio, aunque si bien es cierto que los estatutos de autonomía de Asturias y Castilla y León lo citan y reconocen expresamente. Por otra parte, ningún movimiento político actual d…

Los tres "idiomas" de Bosnia-Herzegovina

Lingüísticamente hablando, como practicamente en todas los aspectos, Bosnia-Herzegovina se encuentra hoy dividida. Sin embargo, la fragmentación lingüística es solamente simbólica. Hasta la desintegración de Yugoslavia a principios de los 90, el serbocroata era una lengua estandarizada con dos variantes (la occidental o croata, y la oriental o serbia) y dos variedades (la hablada en Bosnia-Herzegovina y la hablada en Montenegro). Las variantes contienen muchas palabras exclusivas e inexistentes en la otra, mientras que las variedades toman elementos de ambas variantes. El serbocroata seguramente se habría dividido en croata y serbio mucho antes si no hubiera sido por la situación multiétnica de Bosnia-Herzegovina. La tesis de "una nación, un idioma" no funcionaba en Bosnia ya que los miembros de todas las naciones hablaban la misma variedad de la lengua bosnia. Nadie podía distinguir a un serbobosnio de un bosnio musulmán o croata tan sólo por su manera de hablar. La lengua …