jueves, 2 de diciembre de 2010

El camino inverso del hebreo

Algunas lenguas desdichadas y pasadas a mejor vida cuentan con hablantes ilustres: Tuone Udaina en el caso del dálmata, Dolly Pentreath en lo que respecta al córnico o Ned Maddrell cuando se habla del manés. Todos ellos han pasado efectivamente a la historia de la lingüística por tratarse de los últimos hablantes nativos de sus respectivos idiomas. Ben-Zion Ben-Yehuda, sin embargo, es toda una rara avis de la sociolingüística, pues será siempre recordado por todo lo contrario: ser el primer hablante nativo de un idioma, en este caso, el hebreo moderno. 

El caso del estado de Israel- y el de la normalización del hebreo moderno- supone seguramente un caso único en la historia sociolingüística reciente. Por un lado, por la intrincada historia, antigua y moderna, de la comunidad judía. Por otro, por la relativa importancia numérica de su comunidad lingüística y el elevado valor cohesionador del hebreo para los diferentes pueblos judíos.

Los primeros textos escritos en hebreo son los textos bíblicos del periodo que va del 1200 al 200 AC. Aún y así, a partir del siglo III dejó de ser la lengua de uso habitual del pueblo judío. Cabe decir, asimismo, que la lengua hebrea nunca ha sido utilizado por ningún pueblo distinto del judío. A pesar de todo, el hebreo clásico jamás dejó de ser leído y escrito. Ciertos ámbitos (sobre todo el religioso) mantuvieron su uso simbólico a lo largo de los siglos; mientras tanto, el arameo, el griego, el yiddish, el castellano, el inglés, el ruso y otros idiomas fueron poco a poco convirtiéndose en las lenguas de las diferentes comunidades judías.

 Texto bíblico en hebreo



La recuperación del hebreo empezó a gestarse en el siglo XIX cuando comenzaron a fundarse en diferentes países europeos (especialmente en Rusia) sociedades lingüísticas, a la par que se publicaban revistas y libros en el idioma sagrado, se abrían escuelas y se establecía, en síntesis, una auténtica infraestructura de enseñanza y uso de la lengua hebrea. Con el paso del tiempo, el hebreo comenzó a ser una lengua también de uso coloquial.

Eliezer Ben-Yehuda
Los primeros judíos establecidos en Palestina a raíz de la Aliyá (retorno a la Tierra Santa) decidieron utilizar el hebreo como lengua familiar y de relación. Eliezer Ben-Yehuda, judío lituano, fue el hombre clave que concibió la vernaculización del hebreo al introducir las bases lingüísticas para la modernización del idioma en 1892 y al enseñárselo a su hijo Ben-Zion Ben-Yehuda, considerado el primer hablante nativo de hebreo moderno. Tal fue la labor de inmersión lingüística por parte de Ben-Yehuda padre para con su hijo, que se dice, entre otras anécdotas, que un día recriminó fuertemente a su mujer al sorprenderla cantando una nana en ruso al bebé.                                                Por entonces la suerte del hebreo ya estaba echada. Durante las primera y segunda Aliyás se fueron estableciendo a lo largo y ancho de toda Palestina escuelas hebreas, en las que las nuevas generaciones se educarían completamente en dicho idioma. Asimismo, en 1909 se fundó la primera ciudad cien por cien hebrea: Tel Aviv. En 1927 vio la luz la Universidad Hebrea de Jerusalén, gracias a la cual el idioma tomaría un cariz aún más académico. El proceso de recuperación culminó en 1948, año en que el hebreo fue proclamado lengua oficial del recién creado estado de Israel. De este modo el idioma adquirió un valor instrumental e integrador en una sociedad multilingüe como la judía, puesto que hizo las veces de interlingua superadora de la diversidad de grupos que se integraron en el nuevo estado, aunque no siempre de una manera demasiado ortodoxa- a muchos judíos que hablaban otros idiomas se les solía increpar con esloganes tales como: יהודי, דבר עברית (¡Judío, habla hebreo!).


Repartición de tierras en 1909 de lo que sería Tel Aviv por parte de judíos colonos


La recuperación del hebreo como lengua usual del pueblo judío se considera como un hecho extraordinario dentro del ámbito sociolingüístico, pues se trataba, ni más ni menos, de volver a utilizar una lengua que había caído en desuso dos mil años atrás... y se consiguió. El hebreo es hoy en día la lengua cotidiana del pueblo de Israel en una proporción elevadísima. Según datos de 2009, de una población de casi 8 millones, 5.200.000 israelíes tienen el hebreo como lengua materna, mientras que otros 2.500.000 lo usan como segundo idioma. Todo un ejemplo a seguir para cualquier departamento de planificación lingüística.

2 comentarios:

  1. Que interesante... !!
    Halunke88 ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola!

    No se si es el sitio adeucado pero la desesperación me ha llevado a este blog como una de mis pocas opciones que manejo para solucionar un trabajo de la uni.
    Estudio Geografia en la UB y me han encargado realizar un apartado de Geografia Humana del Valle del Fergana- Ásia Centra (Uzbeksitan, kirguistan y Tayikistan)- para la Viquipèdia. catalana.
    Si compruebas el link,veras que lo escrito en el apartado de "Lenguas" tengo la sesnación que es confuso y no muy clarificador.

    http://ca.wikipedia.org/wiki/Vall_de_Fergan%C3%A0

    He visto que has escrito sobre la lengua hebrea, y por eso me he animado ha preguntarte si sabes de alguna fuente de información, que me pueda ser útil para realizar el trabajito.

    Aun así, si crees que lo escrito está mal redactado o te resulta confuso, agradeceria que me lo dijieras, más que nada por el bien de todos los ususarios de wikipedia.

    Muchas Gracias por tu atención y por tu curioso blog!

    ResponderEliminar