Ir al contenido principal

Muerte en Manila

Quien me conozca mínimamente o haya seguido mi blog a lo largo de los años, sabrá de mi interés por los avatares de la colonia española en Filipinas desde la salida de España como administradora del archipiélago asiático en 1898 hasta la práctica desaparición de aquella tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial, que tuvo especialmente en Manila un final trágico. Durante los últimos años he leído varias obras que tratan de manerera parcial o en su totalidad los años de la ocupación japonesa en Filipinas (1942-1945) y de cómo ésta afectó a los hispanohablantes que allí residían. Valgan como ejemplo Los pájaros de fuego de Jesús Balmori, La última de Filipinas de Carmen Güell y Franquistas sin Franco de Florentino Rodao. La primera obra, publicada en 2010 por el Instituto Cervantes de Manila, resulta interesante desde un punto de vista histórico ya que se trata de la única novela en español sobre la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico escrita por un filipino (Jesús Balmori) en contemporaneidad al conflicto. La segunda es una biografía novelizada por la escritora catalana Carmen Güell de la vida de María Elena Lizárraga, una hispanofilipina perteneciente a la conocida como "alta sociedad manileña". Por último, la tercera obra, del profesor e historiador madrileño Florentino Rodao, se trata de un ensayo en el que se narra de manera extensa y minuciosa la rivalidad que surgió desde mediados de los años 30 hasta 1945 entre las diferentes facciones de la Falange española en Filipinas y sus desencuentros con las élites hispanas de Manila. Asimismo, he podido ver el interesantísimo documental "De aliados a masacrados" en el que, mediante el testimonio de supervivientes, se explica cómo los residentes españoles en Manila pasaron a ser víctimas de los ocupantes japoneses, a pesar de las buenas relaciones existentes entre la España franquista y el Japón imperial. Así las cosas, recientemente se ha publicado una novela del español residente en Londres Álvaro del Castaño Villanueva, la cual viene de alguna manera a sumarse a las pocas obras que tratan esta parte tan desconocida y fascinante de la historia reciente de España en ultramar. El libro, de elocuente nombre Muerte en Manila, se centra en la matanza perpetrada por la infantería japonesa en el Consulado de España en Manila el 11 de febrero de 1945; matanza en la que perecieron todos los que allí se habían refugiado tanto de la artillería norteamericana que "liberaba" la ciudad como del fuego indiscriminado nipón, a excepción de una niña de seis años de nombre Anna Maria Aguilella que sobrevivió milagrosamente a los varios bayonetazos asestados por un militar japonés. Este capítulo, poco conocido por el público general, supuso un antes y un después en las relaciones entre la España y el Japón de entonces, de modo tal que incluso el régimen franquista sopesó la idea de declarar la guerra a Japón pocos meses antes de que el Imperio del Sol Naciente finalmente se rindiera a los Aliados en agosto de 1945. 


He de reconocer que tengo sentimientos encontrados en lo concerniente a la obra que hoy me ocupa. La misma me ha resultado interesante desde un punto de vista histórico, pero un tanto gris desde un prisma literario y tendenciosa políticamente hablando. Se puede afirmar sin ningún genero de duda que estamos ante la primera novela que trata de manera amplia y exclusiva este capítulo de la historia reciente de España, y ello ya de por sí resulta motivo de elogio. Sin embargo, el estilo del autor madrileño me resulta maniqueo y, en ocasiones, presuntuoso y cursi. Este último apunte queda patente sobre todo en las innumerables ocasiones en las que el autor apela a un patrioterismo que se me antoja anticuado y trasnochado. Ello es comprensible si se tiene en cuenta que el relato está contado en primera persona desde el punto de vista de un diplomático franquista (José del Castaño Cardona, cónsul español en Filipinas, a la postre abuelo del autor), a excepción de la parte en que se narra la matanza en el consulado español, en la que inexplicacablemente el narrador pasa a ser omnisciente y parece ser conocedor, a pesar de no hallarse en el lugar, de todos y cada uno de los detalles de lo allí acaecido (algunos de ellos bastante cuestionables e incluso innecesarios). Obviando este aspecto, resulta cuando menos sorprendente que todos los personajes de la novela, a excepción de una ama de llaves catalana que resulta hablar con acento más bien andaluz (¿?), parezca que declamen de manera teatrera, en vez de forma natural y consonancia al contexto, independientemente de la edad de éstos, su origen o su clase socioeconómica: desde el cónsul al portero del consulado, pasando por el hijo de 14 años del primero, la vecina australiana o el militar estadounidense de turno. Mención aparte merecen errores garrafales para cualquier escritor (y corrector) que se precie como algún que otro laísmo en la narración o formas incorrectas como "detrás nuestro". Por otra parte, resulta curioso que el autor pida al lector en la introducción que no se lea la novela en clave "guerracivilista" cuando él mismo no se aplica el consejo a la hora de escribirla: el momento en el que se habla de "elementos comunistas" y de la sed de venganza de los rojos "enemigos de España" es prueba de ello. No obstante, una vez más volvere a darle al autor el beneficio de la duda ya que, tal y como he indicado, el cónsul-narrador es en teoría un falangista convencido. 

Por último, quisiera destacar que los informes escritos por el cónsul José del Castaño que se incluyen escaneados al final de la obra me parecen de lo más valioso del libro, ya que resultan de un gran interés histórico y un punto a favor para hacerse con un ejemplar de la obra. En resumidas cuentas, se trata de un libro recomendable para los interesados en este periodo prácticamente ignoto de la historia española en Filipinas; sin embargo, a pesar de lo encomiable que resulta el homenaje que el autor pretende realizar tanto a su abuelo como a su padre con la edición de esta obra, el texto no cumple con unas mínimas expectativas literarias, a pesar de entretener y ser de fácil lectura.


Manila destruida en 1945


BIBLIOGRAFÍA:


Castaño (del) Villanueva, Álvaro (2019): "Muerte en Manila". La Esfera de los Libros, Madrid.


ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Comentarios

Lo más visto de la semana

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

"El principito" traducido al chabacano

Si, al leer el titular del presente artículo, algún lector despistado piensa que me he equivocado escribiendo, o que el clásico de Saint-Exupéry cuenta ahora con una versión quinqui, lamento informarle de que va del todo errado. En efecto, una de las obras más atemporales de la literatura francesa, "El principito",  ha sido traducida al chabacano, una lengua criolla de base española hablada en diferentes lugares de Filipinas. Dicho idioma, que conjuga una sintaxis eminentemente de origen español con unas estructuras gramaticales  malayas, tiene tan peculiar nombre ya que en tiempos de la colonia, a oídos de los españoles, sonaba vulgar y zafio. Sin embargo, lo que para algunos no era más que una especie de "español de trapo" en boca de los nativos del lugar acabó evolucionando y convirtiéndose en una lengua de pleno derecho.

¿Dónde está el portugués en Macao?

Hace un par de meses, aprovechando una breve estancia en Hong Kong, decidí hacer una escapada de un día a la cercana Macao, antigua colonia portuguesa que retornó a la Madre China en 1999 tras casi cinco siglos de dominación lusa. Lo cierto es que Macao siempre me había llamado la atención: un territorio de apenas 30 km2 en medio de Asia en el que Portugal estaba presente hasta hace apenas quince años. Dado que siempre he sentido atracción por estas singularidades históricas, amén de que mi simpatía por la cultura portuguesa es más que evidente, el viaje a Macao se me antojaba una experiencia fascinante. Una vez llegado en ferry al puerto de Taipa, tras una hora de viaje por mar desde Kowloon (Hong Kong), me maravillé al ver que todas las indicaciones estaban escritas en portugués y chino cantonés. Decidido a hablar en portugués con todo el mundo posible, y haciendo caso omiso a todos los comentarios aciagos que había leído en foros y páginas de internet sobre que el portugués se habí…

Filipinas: el regreso del español en los medios

De la cima a la sima. Nunca una expresión tan sucinta como ésta había resumido tan bien el periplo del idioma castellano en Filipinas. Tras ser la primera (y por entonces única) lengua oficial del país luego de la declaración de independencia en 1898, el español dejó de ser definitivamente idioma oficial en Filipinas a raíz de la promulgación de la Constitución de 1973, y asignatura obligatoria en las universidades del país en 1987, cuando se aprobó una nueva Carta Magna durante el mandato de Corazón Aquino. Todo ello se debió a varios motivos, pero principalmente a la invasión y colonización norteamericana tras la marcha de la administración española y la consecuente imposición del inglés como idioma de cultura y de la instrucción. Hechos como la práctica destrucción durante la Segunda Guerra Mundial del distrito manileño de Intramuros, morada de gran parte de las familias hispanofilipinas, o el régimen de Ferdinand Marcos que forzó a muchos hispanofilipinos al exilio en España y Es…