Ir al contenido principal

Eurovisión 2019: otro batacazo para España ¿Hay solución?

Una vez pasada la resaca poseurovisiva, ya va siendo hora de hacer balance de lo sucedido este año en el festival de Eurovisión. Tal y como viene siendo la tónica habitual de los últimos años, el representante español de este año, Miki, tampoco consiguió colarse entre los primeros clasificados. Su canción, "La venda", se alzó con el 22º puesto con un total de 54 puntos, de los cuales 53 provinieron del televoto (un nada desdeñable 14º puesto) y tan solo 1 punto por parte del jurado profesional (un sonrojante 25º puesto de un total de 26 países). Los 6 puntos otorgados en un principio por el jurado bielorruso finalmente fueron eliminados debido a una todavía agria polémica fruto de la descalificación de los miembros del jurado de aquel país por publicar sus resultados antes de tiempo.

La última vez que España (o más bien TVE) consiguió entrar en el TOP10 de Eurovisión fue en 2014 con el décimo puesto conseguido por Ruth Lorenzo, puesto que también había repetido dos años antes Pastora Soler en Bakú (Azerbaiyán). Para rememorar un TOP5 por parte de algún representante español, es necesario remontarse hasta nada más y nada menos que 1995, cuando la mítica (y olvidada) Anabel Conde se alzó con un segundo puesto. En total, entre ese año y el que nos ocupa (es decir, 24 años), TVE ha conseguido estar entre los 10 primeros clasificados del certamen musical europeo en tan solo 8 ocasiones: 1995, 1997, 2001, 2002, 2003, 2004, 2012 y 2014. 

Toñi Prieto y Manel NavarroEs obvio que, más allá de las típicas excusas de que en Eurovisión todo es política, algo no se está haciendo bien por parte de TVE. Son muchos los eurofans que llevan años señalando a quien tachan de la máxima culpable de la deshonra española en Eurovisión. Se trata ni más ni menos que de Toñi Prieto, la responsable de entretenimiento de la cadena pública y, a la postre, la encargada última de sentar las bases para la selección del representante y el tema españoles para el concurso musical. Lo cierto es que el currículum de la susodicha, en lo que al festival respecta, cuenta con más sombras que luces y que, si por algo es conocida entre los seguidores españoles de Eurovisión, es por su nula capacidad de autocrítica a la hora de evaluar los pésimos resultados y por escurrir siempre el bulto. Visto lo visto, quizás sería hora de confiar la tarea eurovisiva a algún talento más actualizado dentro de la plantilla de TVE y dejar a Prieto, que lleva en el ente público desde 1977, para otros menesteres. El festival ha cambiado muchísimo en los últimos 15 años. Obviamente hoy en día Eurovisión se halla más cerca de superproducciones televisivas de la talla de los premios MTV que de las trasnochadas galas de Jose Luis Moreno, de quien Toñi es precisamente íntima amiga y principal valedora. Sea como fuere, la actual responsable de entretenimiento de TVE ha demostrado con creces no haber entendido el progresivo pero no menos  drástico cambio de Eurovisión en los últimos lustros, por lo que su desvinculación del mismo podría resultar un revulsivo de cara a mejores resultados.

Por otra parte, nos encontramos ante la preocupante devaluación de la marca Eurovisión entre los artistas españoles. Mientras que el festival aun cuenta con el favor del público (a los índices de audiencia me remito), la mayoría de cantantes profesionales españoles descarta cualquier tipo de participación en el certamen musical por considerarlo más una desgracia que una ventaja en su carrera. Es más, son muchos los que se refieren al concurso musical con sorna e incluso desprecio. Lejos quedan los tiempo de Pasaporte a Dublín, la mítica preselección eurovisiva que TVE organizó en 1970 y que contaba entre sus filas con candidatos de la talla de Nino Bravo, Rocío Jurado, Karina o Junior. Algo similar, pero acorde a los tiempos que corren, sería hoy por hoy del todo impensable en España. Una vez más, TVE vuelve a ser la culpable por no cuidar un producto tan preciado como Eurovisión por el que cualquiera de las cadenas privadas de nuestro país mataría. 

Mientras que en otros países el Melodifestivalen o el mismísimo Festival de Sanremo son las preselecciones nacionales de Suecia e Italia respectivamente, en España nos tenemos que conformar con galas noventeras más bien propias de Noche de Fiesta, copadas de cantantes venidos a menos o totalmente desconocidos, o tirar del concursante del talent show de turno que aun no cuenta con las tablas suficientes como para subirse a un escenario como el de Eurovisión ante al menos 200 millones de espectadores. Así las cosas, lo más sensato sería que por ahora TVE volviera a optar por una preselección interna (conocida informalmente como "dedazo") en la que se eligiera a algún cantante o grupo con una trayectoria medianamente conocida y estable. Eso sí, sería primordial que el artista y la canción se escogieran de manera conjunta y no por separado, tal y como históricamente ha ocurrido con Operación Triunfo, lo que ha dado lugar a casos como el de Beth en 2003, a quien no le gustaba Dime, o más recientemente el de María Villar que, además de aborrecer Eurovisión, tampoco era muy fan del tema que se le asignó, Muérdeme.

Mahmood, Eurovision 2017, ItaliaEn cuanto al idioma, se ha demostrado que cantar en inglés no es siempre sinónimo de éxito. O si no, que se lo pregunten a Barei... Soy de la opinión de que un tema puede ganar u obtener un buen puesto, independientemente del idioma en el que se cante. La cuestión es que guste tanto al jurado como al público. La victoria de Salvador Sobral en 2017 con Amar pelos dois o el impecable palmarés de Italia desde su retorno en 2011 cantando (por lo general) íntegramente en italiano son prueba de ello.

Comentarios

Lo más visto de la semana

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

"El principito" traducido al chabacano

Si, al leer el titular del presente artículo, algún lector despistado piensa que me he equivocado escribiendo, o que el clásico de Saint-Exupéry cuenta ahora con una versión quinqui, lamento informarle de que va del todo errado. En efecto, una de las obras más atemporales de la literatura francesa, "El principito",  ha sido traducida al chabacano, una lengua criolla de base española hablada en diferentes lugares de Filipinas. Dicho idioma, que conjuga una sintaxis eminentemente de origen español con unas estructuras gramaticales  malayas, tiene tan peculiar nombre ya que en tiempos de la colonia, a oídos de los españoles, sonaba vulgar y zafio. Sin embargo, lo que para algunos no era más que una especie de "español de trapo" en boca de los nativos del lugar acabó evolucionando y convirtiéndose en una lengua de pleno derecho.

¿Dónde está el portugués en Macao?

Hace un par de meses, aprovechando una breve estancia en Hong Kong, decidí hacer una escapada de un día a la cercana Macao, antigua colonia portuguesa que retornó a la Madre China en 1999 tras casi cinco siglos de dominación lusa. Lo cierto es que Macao siempre me había llamado la atención: un territorio de apenas 30 km2 en medio de Asia en el que Portugal estaba presente hasta hace apenas quince años. Dado que siempre he sentido atracción por estas singularidades históricas, amén de que mi simpatía por la cultura portuguesa es más que evidente, el viaje a Macao se me antojaba una experiencia fascinante. Una vez llegado en ferry al puerto de Taipa, tras una hora de viaje por mar desde Kowloon (Hong Kong), me maravillé al ver que todas las indicaciones estaban escritas en portugués y chino cantonés. Decidido a hablar en portugués con todo el mundo posible, y haciendo caso omiso a todos los comentarios aciagos que había leído en foros y páginas de internet sobre que el portugués se habí…

Filipinas: el regreso del español en los medios

De la cima a la sima. Nunca una expresión tan sucinta como ésta había resumido tan bien el periplo del idioma castellano en Filipinas. Tras ser la primera (y por entonces única) lengua oficial del país luego de la declaración de independencia en 1898, el español dejó de ser definitivamente idioma oficial en Filipinas a raíz de la promulgación de la Constitución de 1973, y asignatura obligatoria en las universidades del país en 1987, cuando se aprobó una nueva Carta Magna durante el mandato de Corazón Aquino. Todo ello se debió a varios motivos, pero principalmente a la invasión y colonización norteamericana tras la marcha de la administración española y la consecuente imposición del inglés como idioma de cultura y de la instrucción. Hechos como la práctica destrucción durante la Segunda Guerra Mundial del distrito manileño de Intramuros, morada de gran parte de las familias hispanofilipinas, o el régimen de Ferdinand Marcos que forzó a muchos hispanofilipinos al exilio en España y Es…