Ir al contenido principal

"El principito" traducido al chabacano

Si, al leer el titular del presente artículo, algún lector despistado piensa que me he equivocado escribiendo, o que el clásico de Saint-Exupéry cuenta ahora con una versión quinqui, lamento informarle de que va del todo errado. En efecto, una de las obras más atemporales de la literatura francesa, "El principito",  ha sido traducida al chabacano, una lengua criolla de base española hablada en diferentes lugares de Filipinas. Dicho idioma, que conjuga una sintaxis eminentemente de origen español con unas estructuras gramaticales  malayas, tiene tan peculiar nombre ya que en tiempos de la colonia, a oídos de los españoles, sonaba vulgar y zafio. Sin embargo, lo que para algunos no era más que una especie de "español de trapo" en boca de los nativos del lugar acabó evolucionando y convirtiéndose en una lengua de pleno derecho.

Hoy en día, el chabacano cuenta con cierta vitalidad, especialmente en la ciudad de Zamboanga, situada en la isla de Mindanao. Prueba de ello es que "El principito" haya sido recientemente traducido por partida doble al zamboangueño, la versión local de este habla criolla.

Una de estas adaptaciones es "El príncipe niño", de cuya translación na lenguaje  Zamboangueño Chabacano (sic) se ha encargado Robin Atilano de los Reyes, director del Departamento de idiomas de la Universidad Ateneo de Zamboanga. Esta versión ha sido publicada por la editorial alemana Tintenfass, que ya atesora en su catálogo un total de 94 traducciones a diferentes idiomas y dialectos de la obra de Antoine de Saint-Exupéry. A de los Reyes, quien destaca que la ortografía del chabacano aun no ha sido regulada por ningún órgano, le llevó un total de cinco meses el traducir el famoso relato. Para ello, recurrió a los diccionarios de Bernardino Camins y Rolando Santos, dos conocidos académicos dedicados al estudio del zamboangueño. Asimismo, cuando se encontró con algún tipo de discrepancia entre ambas obras en lo que a ortografía respecta, optó por hacer primar la etimología. De este modo, se ha decantado por soluciones de origen español, tagalo o cebuano a la hora de usar cierta terminología sobre la cual no existe consenso. 

"Ha sido un reto, pero el deseo de querer contribuir a la preservación del chabacano me ha dado energías para terminar la traducción", ha dicho de los Reyes.

El profesor también ha indicado que quiere ayudar a ampliar el acervo del idioma así como conservar el chabacano para las generaciones venideras.

"Es importante porque, si bien es cierto que el chabacano se enseña en las escuelas, los profesores a menudos no cuentan con las herramientas necesarias para llevar a cabo su tarea de manera satisfactoria", ha añadido.

"Espero que los hablantes de chabacano sepan apreciar la belleza del idioma y quisiera animarlos a usar nuestra lengua en otros proyectos".

La otra traducción del clásico de la literatura francesa lleva el nombre de "El diutay principe" y ha sido autopublicada por el activista del chabacano Jerome Herrera. Originario de Zamboanga, Herrera ha trabajado con anterioridad en una multinacional española con oficina en Manila. Asimismo, es el creador de un blog llamado "Bien Chabacano" que recoge diferentes aspectos y curiosidades del idioma de su ciudad natal. En este caso, Herrera se ha basado en la ortografía recomendada por el ayuntamiento de Zamboanga, más alejada de la norma académica española. Además, ha optado por un enfoque más literal a la hora de traducir "El principito", en especial en aquellas partes en que el texto resulta más figurativo, sin renunciar por ello en ningún momento a la naturalidad del texto en su conjunto.

"Espero que en el futuro mi traducción ocupe un lugar destacado en el catálogo de la literatura en chabacano y que ayude a la estandarización del idioma", ha dicho Herrera. 

Ha indicado también que los gastos de la publicación del libro han salido de su propio bolsillo porque quería demostrar a sus potenciales lectores que el chabacano no se trata de un "idioma de segunda clase".

"A menudo, los propios hablantes de chabacano tienen la percepción de que su idioma es inferior al tagalo o al inglés. Creo que eso pasa porque la mayoría de obras publicadas en esos idiomas son de mejorar calidad que las publicadas en chabacano", ha rematado.

"El principito" ("Le Petit Prince" en el original francés) fue publicado por primera vez en 1943 y a día de hoy es una de las obras literarias más traducidas del mundo ya que cuenta con más de 300 versiones en diferentes idiomas y dialectos.

Por medio del corazon lang ta puede mira enbuenamente. 
No puede mira el maga ojos si cosa el deverasan importante.

(El diutay principe, Jerome Herrera)

¿Dónde adquirir las traducciones en chabacano de El Principito?

  • "El principe niño": se encuentra disponible en varías librerías online como Amazon o Iberlibro.
  • "El diutay principe":  es posible adquirir un ejemplar de esta traducción a través de la página de Facebook habilitada por su traductor Jerome Herrera. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Comentarios

Lo más visto de la semana

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Musok: el chamanismo de Corea

Corea del Sur es un lugar heterogéneo en lo religioso. En el país asiático conviven diferentes credos, de entre los cuales destacan el budismo, el protestantismo y el catolicismo. Estos tres grupos suman algo más del 40% de la población surcoreana, mientras que el resto de la población sigue otros ritos (0,8%) o bien no se adscribe a ninguna filiación religiosa (entorno al 55%). Sin embargo, por lo general casi ninguno de estos censos parece dar especial relevancia a una religión, o más bien conjunto de creencias, que se podría considerar como la más antigua y la oriunda del país, y que ha influenciado la idiosincrasia coreana desde mucho antes de que la mismísima concepción de Corea como nación surgiese. Se trata del musok (무속), una religión de corte chamánico que llegó en su forma más primigenia a la península coreana desde Siberia en tiempos prehistóricos, de la mano de los hombres y mujeres que con el paso de los siglos acabarían conformando el pueblo coreano.
Tal y como se ha ind…

El monegasco, la lengua de Mónaco que (casi) nadie habla

Cuando uno visita el Principado de Mónaco, va sin duda con unas ideas preconcebidas de lo que se va a encontrar: lujo y riqueza a espuertas, el casino de Montecarlo, referencias a Grace Kelly y al resto de la familia real monegasca aquí y allá, además de otros tópicos de mayor o menos relevancia que durante años han nutrido el papel couché de medio mundo y que han contribuido a afianzar la imagen de este pequeño país de apenas 2 km² como quintaesencia de la abundancia y el glamur. Sin embargo, justo al cruzar la frontera del diminuto principado, aquellos visitantes más observadores seguramente repararán en los carteles de bievenida en los que se indica, junto al previsible nombre en francés, que se hallan en esos momentos en el "Principatu de Mùnegu". Algunos no le darán mayor importancia al asunto y continuarán con su viaje como si nada. Otros se preguntarán de qué trata aquello, mirarán en Wikipedia y descubrirán que Mónaco cuenta al parecer con una lengua autóctona, aunq…

Soliloquio de Fernanda del Carpio

Rescato en el día de Sant Jordi de hoy este fragmento de la gran obra de Gabriel García Márquez "Cien años de soledad", en el que la altiva y a la vez incomprendida Fernanda del Carpio, mi personaje favorito de la novela, estalla y, a modo de soliloquio en tercera persona, empieza a soltar lo que su viperina lengua ha callado durante tanto tiempo:
Aureliano Segundo no tuvo conciencia de la cantaleta hasta el día siguiente, después del desayuno, cuando se sintió aturdido por un abejorreo que era entonces más fluido y alto que el rumor de la lluvia, y era Fernanda que se paseaba por toda la casa doliéndole de que la hubieran educado como una reina para terminar de sirvienta en una casa de locos, con un marido holgazán, idólatra, libertino, que se acostaba bocarriba a esperar que le llovieran panes del cielo, mientras ella se destroncaba los riñones tratando de mantener a flote un hogar emparapetado con alfileres, donde había tanto que hacer, tanto que soportar y corregir desde …