Ir al contenido principal

Canta en catalán Rosalía... y se lía

La tarde del pasado miércoles Rosalía publicaba de manera inesperada un doble sencillo bajo el elocuente nombre de F*cking money man. La sorpresa vino, sobre todo, de la mano de uno de los dos temas que componen su nuevo trabajo, Milionària. Amén de una oda al dinero, la canción en cuestión supone la primera incursión de la cantante de Sant Esteve Sesrovires en la música en catalán. La publicación de Milionària ha sido, por lo general, motivo de celebración para la mayoría: algunos por lo pegadizo del tema; otros, además, por lo que supone que una artista cada vez más reconocida a nivel internacional cante en catalán. El tema está siendo, sin ningún género de dudas, todo un éxito. Cinco millones de visitas en Youtube en apenas tres días así lo certifican.


Los hay, sin embargo, quienes no han podido evitar la tentación para arrimar el ascua a su sardina y, erigidos en una suerte de descendientes del mismísimo Pompeu Fabra o en potenciales candidatos a ocupar un asiento del Institut d'Estudis Catalans, han aprovechado la ocasión para recriminarle en redes sociales a Rosalía que su catalán no es lo suficientemente genuí. ¿La causa? Básicamente el uso del barbarismo cumpleanys (en lugar del preceptivo aniversari) en la letra de la canción. Otro barbarismo que aparece en el tema, y que ha pasado mucho más desapercibido, es bautitzo en vez de batejo

Las críticas de algunos usuarios de redes sociales contrastan, no obstante, con los elogios que la joven cantante ha recibido por parte de lingüistas y filólogos catalanes, quienes prefieren quitar hierro al asunto del cumpleanys. "La canción de Rosalía es una buena noticia, porque con ella la lengua catalana cruza fronteras", ha comentado sobre el asunto Ester Franquesa, directora general de Política Lingüística de la Generalitat, en declaraciones a El Periódico. Por su parte, Neus Nogué, profesora de Lingüística Catalana de la UB, ha declarado según el mismo medio que "cantantes que tienen letras maravillosas, también lingüísticamente, utilizan a veces alguna expresión discutible o calcada del castellano". Asimismo, dice que cree que "es el hecho de que las canciones de Rosalía hasta ahora hayan sido en castellano lo que hace que algunos se escandalicen porque, cuando decide cantar en catalán, usa cumpleanys. Quizá a ella le pedimos algo que no pediríamos a alguien que hubiera empezado a cantar directamente en catalán”.

Puede que razón no le falte. Y algunos internautas deben de ser del mismo parecer, en vista de algunos de los memes que han aparecido en redes sociales, en los que se hace mofa del doble rasero para criticar el cumpleanys de Rosalía, pero no las patadas al diccionario de otros cantantes y grupos que por regla general cantan habitualmente en catalán, como el archiconocido reflexada de Boig per tu del grupo Sau o el uso del barbarismo tamany en la canción Cumpleanys Aniversari de Manel.


¿Existe la creencia de que el catalán es una lengua demasiada encorsetada por las reglas gramaticales y el integrismo de algunos de los agentes que han de velar por ella? ¿Puede que ese sea el motivo por el que no hay más cantantes que se animen a cantar en ese idioma?  Sobre la disyuntiva de cantar o no en catalán ya se expresó en términos similares hace algunos años el grupo barcelonés Pastora en una entrevista para 20 Minutos, lo que le valió no pocas críticas: “en catalán no te puedes permitir ciertas licencias, como decir paquí o pallá, porque ya te dicen que eso no es catalán. Hay una defensa demasiado férrea del idioma. No nos sentimos libres cantando en catalán.” Lo que no fue óbice para que años más tarde se decidiesen a publicar un álbum enteramente cantado en catalán...

La incursión de Rosalía en el catalán también ha tenido su capítulo processista. El diputado Gabriel Rufián se subió al carro de la celebración con un tuit en el que reivindicaba la música de la intérprete, a la vez que criticaba el manifiesto Koiné, que propugna el monolingüismo en catalán en una hipotética república catalana independiente. El comentario provocó toda una lluvia de críticas hacia el republicano, muchas de ellas en forma de insultos de clara estampa clasista y xenófoba por parte de los sectores más hiperventilados del independentismo catalán.


Lingüística y política aparte, Milionària se ha convertido en el más nuevo pelotazo de Rosalía y se puede afirmar, sin ningún género de duda, que va camino de convertirse en la canción en catalán de mayor proyección internacional. Medios musicales como Rolling Stone o Pitchfork ya se han hecho eco del tema y gran parte de las visitas a su videoclip proceden de fuera de las fronteras de España. Así las cosas, ¿qué hay de malo en celebrar un cumpleanys?

Només vull veure bitllets de cent! 

Que jo sé que he nascut per ser milionària
com si plogués llençant els bitllets pels aires
un dia per Mumbai i el següent a Malta
sempre ben escoltada a prova de bala

I el que voldria és tenir un Bentley
de color blanc i un de color verd
però tot això sé que no ho puc fer
fins el dia que tingui molts diners
I el que voldria és tenir... 

Fucking money man
Només vull veure bitllets de cent
Fucking money man
Signe del dollar dintre la ment

Que jo sé que he nascut per ser milionària
perquè em tanquin el Louvre així com el Macba
cada dia celebrant el meu cumpleanys
i dos lleopards corrent pel jardí de casa
I el que voldria és tenir 

Fucking money man
Només vull veure bitllets de cent
Fucking money man
Signe del dollar dintre la ment

Porto dos Audemars
fets a mà coberts de diamants
i un Hublot Black Caviar Bang bang 
que te'l puc regalar

Tinc un xaval contractat
perquè m'obri els regals de nadal
tanco el centre comercial
i em menjo jo sola un gelat

Cava o champagne
popin' botelles
bautitzo el iot
compro una estrella
tinc una illa que té el meu nom 
Però el que voldria és tenir… 

Fucking money man
Només vull veure bitllets de cent
Fucking money man
Signe del dollar dintre la ment

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Comentarios

Lo más visto de la semana

Élite y el absurdo (o no) de su doblaje al español "latino"

El pasado viernes Netflix estrenó la segunda temporada de Élite, una de las series españoles más populares del catálogo de la plataforma audiovisual estadounidense con el permiso, claro está, de La casa de papel. He de reconocer que, a pesar de ser una serie en la que los clichés y los déjà vus con respecto a otras producciones abundan, Élite me tiene enganchado. Esas series en las que actores veinteañeros se hacen pasar por adolescentes que anteponen el fornicio y el libre albedrío a los estudios y la Play, y cuyas vidas se ven constantemente asediadas por preocupaciones y problemas más bien propios de treintañeros (para goce y disfrute del televidente), siempre han sido para mí una suerte de placer culpable. Quizás sea por ello que, al igual que ya sucediera con la primera temporada, los ocho capítulos de esta segunda tanda han sido carne de maratón de fin de semana y han pasado ante mí como un suspiro. El mono hasta el estreno de la ya confirmada tercera temporada va a resultar mu…

La lengua de los reyes de Aragón

Hoy en día hablar de la Corona de Aragón es, por diferentes razones, motivo de encendida polémica. Unos y otros han querido ver en esta figura histórica las justificaciones a sus pretensiones políticas: desde el catalanismo soberanista hasta el españolismo más centralista, pasando por movimientos igualmente asimétricos como el pancatalanismo de algunos sectores políticos de Cataluña y el anticatalanismo, éste último en forma de episodios, más o menos anecdóticos, como el del blaverismo valenciano o el de algunas plataformas aragonesas como No hablamos catalán/No charrem català. Así pues, cualquier aspecto relacionado con dicha unión dinástica, como puedan ser la denominación de la misma, su organización territorial o el idioma que hablaban sus habitantes, puede resultar en la actualidad motivo de afrenta, incluso entre los  más doctos en la materia. La cuestión de fondo, cómo no,  se debe a la pretensión contemporánea de querer hacer política de acontecimientos acaecidos hace ya vario…

Filipinas: el regreso del español en los medios

De la cima a la sima. Nunca una expresión tan sucinta como ésta había resumido tan bien el periplo del idioma castellano en Filipinas. Tras ser la primera (y por entonces única) lengua oficial del país luego de la declaración de independencia en 1898, el español dejó de ser definitivamente idioma oficial en Filipinas a raíz de la promulgación de la Constitución de 1973, y asignatura obligatoria en las universidades del país en 1987, cuando se aprobó una nueva Carta Magna durante el mandato de Corazón Aquino. Todo ello se debió a varios motivos, pero principalmente a la invasión y colonización norteamericana tras la marcha de la administración española y la consecuente imposición del inglés como idioma de cultura y de la instrucción. Hechos como la práctica destrucción durante la Segunda Guerra Mundial del distrito manileño de Intramuros, morada de gran parte de las familias hispanofilipinas, o el régimen de Ferdinand Marcos que forzó a muchos hispanofilipinos al exilio en España y Es…

Galicia vs Galiza

Versión en galego aquí.

Hace unas semanas, paseando por el centro de Vigo me topé con una pintada en gallego que rezaba "29M FOLGA XERAL" alentando a seguir la huelga general que tuvo lugar el pasado 29 de marzo en lo que hasta ahora viene siendo España. La cosa no habría sido más que una anécdota poco memorable si no fuera porque esa misma mañana, y a pocas calles de distancia de donde se encontraba el anterior grafiti, pude leer otro escrito de similar contenido pero visualmente harto distinto: "29 MARÇO GREVE GERAL". El idioma utilizado era de nuevo el gallego, pero en esta ocasión en su versión reintegracionista, es decir, siguiendo la norma ortográfica portuguesa y tomando vocablos propios de aquel habla. Fue llegado a este punto cuando me dio por cavilar acerca de esta especie de "limbo ortográfico", si se me permite tal expresión, en el que se encuentra el gallego en la actualidad a falta del quórum necesario sobre su ortografía: por una parte, se …

Los tres "idiomas" de Bosnia-Herzegovina

Lingüísticamente hablando, como practicamente en todas los aspectos, Bosnia-Herzegovina se encuentra hoy dividida. Sin embargo, la fragmentación lingüística es solamente simbólica. Hasta la desintegración de Yugoslavia a principios de los 90, el serbocroata era una lengua estandarizada con dos variantes (la occidental o croata, y la oriental o serbia) y dos variedades (la hablada en Bosnia-Herzegovina y la hablada en Montenegro). Las variantes contienen muchas palabras exclusivas e inexistentes en la otra, mientras que las variedades toman elementos de ambas variantes. El serbocroata seguramente se habría dividido en croata y serbio mucho antes si no hubiera sido por la situación multiétnica de Bosnia-Herzegovina. La tesis de "una nación, un idioma" no funcionaba en Bosnia ya que los miembros de todas las naciones hablaban la misma variedad de la lengua bosnia. Nadie podía distinguir a un serbobosnio de un bosnio musulmán o croata tan sólo por su manera de hablar. La lengua …